Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Las venas abiertas de Nicaragua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-10-2018

Nicaragua
Una carrera de desgaste

Correo Colectivo Nica


Hace un mes que enviamos el ltimo correo colectivo, cuando la situacin en Nicaragua estaba medio estancada, que no estabilizada. La situacin ha siguiendo igual, pero lgicamente degradndose da a da. Quizs no hay noticias para grandes titulares pero sigue la represin, ms selectiva, pero no por ello menos dura.

Hay manifestaciones continuas, con diferentes y sugerentes ttulos (Las banderas, Las Madres, Por los presos polticos, Juntos somos un volcn) con tendencia a desplazarse a los barrios perifricos de Managua, contra-manifestaciones de apoyo al gobierno para parte de empleados del estado obligados a ir bajo amenaza de despido, detenciones continuadas (muchas de ellas sin orden judicial), informaciones sobtre torturas, ms gente huyendo del pas entre ellos el lder estudiantil Lesther Alemn, que tena orden de detencin. Han comenzado fuertes amenazas contra periodistas independientes y algunos presentadores de diferentes medios han tenido que trasladarse a la Radio Catlica. Tambin han sido expulsadas dos periodistas extranjeras, una brasilea y una alemana que trabajaba para una agencia suiza.

Han seguido, pero sin demasiado efecto, las condenas internacionales del Consejo de Seguridad de la ONU, de la Unin Europea y de instancias internacionales de Derechos Humanos, a las que no se ha dejar entrar a ninguna prisin. Incluso fue expulsada del pas una misin de la ONU. Han seguido las notas de condena y preocupacin de muchos pases europeos y latinoamericanos. El presidente ha hecho varias entrevistas, todas desde su casa de El Carmen y rodeado de banderas de Nicaragua, sin ninguna rojinegra, que s estn presentes en todas partes incluso actos oficiales del gobierno, del ejrcito y de la polica. En cada entrevista ha dado una versin diferente de quien son los paramilitares, desde que son policas voluntarios, hasta que estn financiados por las ONG, pasando por otras pintorescas variantes.

Ha resultado curiosa la no presencia de Daniel a la Asamblea General de la ONU, despus de ser anunciada por el gobierno a bombo y platillo. Parece que no se ha atrevido a salir de El Carmen por miedo a que le montaran algn nmero en Nueva York.

Hay un cierto alarmismo econmico-financiero, con informaciones confirmadas de la retirada de reservas del Banco Central, rumores sobre un posible corralito y limitacin de retirada de dlares de los bancos (que realmente podra provocar una quiebra general del sistema bancario). Ha habido una cada brutal de las inversiones y un aumento de fuga de divisas, algo perfectamente comprensible. Hay unas 350.000 personas ms en paro que en abril cuando empezaron las revueltas, y 100.000 personas menos cotizando a la seguridad social. Huelga decir que se mantiene el colapso total de sector turstico.

Una novedad, quizs folklrica pero novedad, ha sido el lanzamiento diario de miles de globos (chimbombas) blancos y azules en las manifestaciones y otros lugares, con los policas y paramilitares intentando reventarlos en medio del cachondeo general (algo parecido a los lazos amarillos catalanes, pero ms peligroso porqu aqu te pueden matar por tirar globos).

La Unin Cvica ha publicado un documento estratgico que, sin llegar a ser una hoja de ruta, intenta estructurar un poco sus acciones con el trasfondo de preparar una candidatura nica para unas posibles elecciones constituyentes o de un gobierno provisional y temporal, que pueda convocar en un periodo razonable unas elecciones realmente democrticas, despus de sanear todas las instituciones del pas... dicho as parece muy fcil.

Un dato importante es que estn empezando clases en las universidades, con una buena parte del profesorado y alumnos expulsados. Se ha encargado a los miembros del sindicato oficial de estudiantes controlar quin entra cada da en las aulas. Dudamos que en estas condiciones pueda empezar un curso normal.

Otro hecho contradictorio ha sido la ocupacin de tierras promovida por el gobierno para asustar a los propietarios, pero que ha acabado con la ocupacin de terrenos de los propios sectores gubernamentales, convertidos ahora en terratenientes. Mientras las ocupaciones de terrenos de los opositores han sido protegidas por la polica y paramilitares, no hay que decir que en estas ltimas los ocupas han sido desalojados por la misma polica, con el correspondiente desconcierto y la retirada de pancartas de apoyo a Daniel... Realismo mgico.

Estamos en una carrera de desgaste por las dos partes, cada una con sus fortalezas y debilidades. Sinceramente no sabemos a favor de quien corre el tiempo. El desgaste del rgimen, llammosle as, es muy fuerte da a da. Cada vez hay ms silencios, continan las dimisiones, ceses y sustituciones de altos cargos por personas de absoluta confianza personal de la pareja (hay que recordar que los jefes del ejrcito y de la polica son consuegros de la pareja presidencial). Cada vez son ms penosas las manifestaciones a favor del gobierno, en gran parte como decamos con gente obligada. En las rotondas suele haber unos centenares de manifestantes haciendo un plantn, con caras inexpresivas y sin entusiasmo alguno. La poca capacidad de convocatoria del gobierno es evidente y no se entiende como siguen insistiendo en esta muestra de debilidad.

Por otra parte no detectamos fisuras, al menos importantes, en la polica y el ejrcito, aunque s silencios muy prolongados de elementos claves del Frente, Humberto Ortega, Bayardo Arce, Nicho Marenco Cabe sealar por otra parte, la desintegracin orgnica y representativa del FSLN, donde desde hace ms de 10 aos no ha habido un Congreso, una Asamblea General, asambleas territoriales (departamentales, municipales, barriales,) ni sectoriales (obreros, campesinos, estudiantes). Todas las reuniones que hay en varios niveles, no son para debatir ningn asunto, ni quiera Dios para hacer la ms pequea autocrtica, sino simplemente para bajar consignas, o orientaciones como dicen ellos. Aquello del centralismo democrtico qued ampliamente superado.

En el otro lado, entre la poblacin convive un desgaste por miedo, cansancio, esfuerzos sin resultados aparentes y deterioro econmico familiar, con un aumento de la indignacin y la extensin de las protestas en los barrios perifricos de Managua y los departamentos, con el peligro de que las manifestaciones pacficas actuales puedan degenerar en hechos violentos y venganzas personales contra los secretarios polticos del Frente en los barrios y otros infiltrados que todo el mundo conoce, que son los encargados de denunciar y sealar a los lderes y lideresas barriales y sus domicilios. No hay que descartar pues la evolucin violenta de la revuelta como respuesta a la violencia de la represin y una polarizacin de la sociedad entre la gente que por diferentes motivos est apoyando al gobierno y la mayora restante de la poblacin.

Sigue con gran intensidad la actividad de los medios digitales que de momento no han podido detener. La declaracin de ms de 400 firmantes sobre el papel de la izquierda, y el posicionamiento de la coordinadora de asociaciones feministas de Espaa, han sido ampliamente difundidos por estos medios, as como los posicionamientos de personajes mundiales como Chomsky, Pepe Mjica, Leonardo Wolf, Patricia Hart, Jos ignacio Gonzlez Faus, Adolfo Prez Esquivel, entre otros.

Sigue siendo ambiguo el papel del empresariado, beneficiado hasta ahora por las polticas neoliberales del gobierno pero atemorizados por la crisis econmica que tenemos y la que puede venir. Parece claro que en este sector querra un gobierno con las polticas del actual pero sin Ortega: Se vogliamo che tutto rimanga com`, bisogna che tutto cambi.(*)

As est la cosa, degradndose por momentos la situacin econmica y financiera, social, cultural (hace cinco meses que no hay actividades pblicas de este tipo), institucional, de seguridad personal y sicolgica. Veremos cmo se podr arreglar todo esto a partir del da despus, que tarde o temprano tiene que llegar.

(*) Es necesario que todo cambie si queremos que todo siga igual El gatopardo (Il gattopardo) de Giuseppe Tomasi di Lampedusa.

Fuente: http://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2018/10/01/nicaragua-correo-colectivo-nica-30-9-2018/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter