Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-10-2018

Bolivia, Chile y la salida al mar: algunas notas para la reflexin

Andrs Borrello
Rebelin


ANTECEDENTES

La razn histrica acompaa a Bolivia en el reclamo, puesto que en 1879 (cuando muchos de los Estado Nacin latinoamericanos empezaban a consolidar su territorio a base de sangre y fuego sobre poblaciones nativas y preexistentes, bajo la presin de un capitalismo en expansin), Chile realiza una ocupacin de territorios al norte, en lo que en su momento era el Litoral Boliviano, para proteger los intereses chileno-britnicos de la Compaa de Nitrato y Ferrocarril de Antofagasta. Con la ocupacin el pas trasandino se apropi de 120 mil km2 de territorio y 400 km de litoral, en beneficio de los empresarios del nitrato, ingleses en su mayora, aunque tambin se favoreci la consolidacin de grandes salitrales en el norte.

El conflicto se desat en una guerra, conocida popularmente como la Guerra del Pacfico, donde Bolivia y Per se enfrentaron a Chile. Detrs se hallaban intereses de las principales potencias imperialistas de fines del siglo XIX, con intereses contrapuestos: Estados Unidos e Inglaterra. La guerra termin en 1883, y el tratado de paz se firm en 1904, donde se establecen los actuales lmites territoriales, donde Chile monopolizaba el control de la costa y Bolivia quedaba as cercenada de su posibilidad de acceso al mar.

Durante todo el siglo XX existieron distintos contactos entre los gobiernos de Chile y Bolivia de encontrar puntos en comn para consolidar y comulgar en torno a una mirada comn y beneficiosa para ambas partes.

De las distintas experiencias, quiz la ms ilustrativa es la que se conoce como Abrazo de Charaa, donde los dictadores de cada pas se fundieron en, justamente, un abrazo para intentar encontrar resultados. S, Augusto Pinochet y Hugo Banzer, usurpadores del poder ejecutivo de Chile y Bolivia, respectivamente, asumieron en el ao 75 el compromiso histrico de contribuir en una solucin a la solicitud boliviana de una salida al mar. En esta ocasin fue Per, la tercera firmante en el tratado de paz de 1904, quien se opuso.

Llama poderosamente la atencin que sea durante los gobiernos militares (y una de las dictaduras ms reaccionarias de Amrica Latina) uno de los momentos ms proclives a satisfacer la demanda del pas vecino. Fue, de hecho, el intento ms serio de proveer de una salida al mar a Bolivia hasta el presente. Pese a que se podra haber apelado al nacionalismo extremo, la soberana y la identidad nacional, las dictaduras de ambos pases consideraron seriamente la posibilidad de cooperar para solucionar el conflicto.

Hay que aclarar que Chile muy lejos est de perder soberana. Tiene s, muchsimo para ganar si llega a un acuerdo con Bolivia. Por ejemplo, fortalecer los vnculos latinoamericanos y la complementacin econmica, el proveer de agua y gas natural al altiplano y as fomentar el desarrollo del norte.

SOLICITUD DE BOLIVIA

La situacin debe quedar bien clara desde el inicio: Bolivia no exige un pedazo concreto de tierra o de mar. Bolivia exige que Chile asuma el compromiso de dialogar y negociar una salida al mar, en donde a travs de esos canales diplomticos ambos Estados estn conformes. Nada ms.

Los bolivianos sostienen que Chile se neg sistemticamente a negociar con ellos, de ah que el reclamo sea en especfico para que las negociaciones comiencen cuanto antes, e intentar encontrar un resultado favorable a ambas partes.

FALLO DE CIJ

La Corte Internacional de Justicia, pese a todo pronstico, se posicion en contra a la solicitud de Bolivia. La repblica de Chile no contrajo la obligacin legal de negociar un acceso soberano al ocano Pacfico para el Estado Plurinacional de Bolivia, argument el presidente de la CIJ. S invit la corte a continuar con el dilogo y los intercambios entre ambos pases para atender a las cuestiones y su posible solucin. Bolivia no renunciar nunca una salida al mar dijo el presidente Evo Morales, quien asumi la necesidad de continuar con el dilogo, pese a la resolucin de la CIJ que vena desde 2013.

Al da siguiente public el siguiente mensaje en sus redes sociales: Quiero decirle al pas que, pese al informe de la # CIJ, que ha sido injusto, la lucha del pueblo boliviano sigue. Lo importante en este momento es que, aun siendo un resultado que no hace justicia, hay una Corte Internacional que reconoce que existe un tema pendiente con Chile (Twitter de la cuenta oficial de Evo Morales)

REFLEXIONES FINALES

Quedar para el futuro esperar que los Estados sientan la necesidad de una vez el compromiso de una salida diplomtica que satisfaga a ambas partes. Pero no tenemos que dejar de ver el escenario en el cual se monta este panorama, por dems de complejo, y que tiene como eje la geopoltica latinoamericana y el rol de los EEUU, quien desde las sombras prestidigita los movimientos y supervisa los pasos de muchos pases de la regin.

La postura chovinista y arrogante de Piera de no ceder ni un centmetro cuadrado, ms que buscar dar respuestas a un reclamo, entendemos que buscar marcar una barrera en la cual diferenciarse. No podemos comprender la totalidad del conflicto entre Chile y Bolivia si no entendemos que, lo que est detrs, es el intento de varios pases latinoamericanos (adems de Chile, Colombia y Mxico o incluso la misma Argentina, todo supervisado por EEUU) para desarticular y desestabilizar procesos democrticos alternativos que se desarrollan en contextos adversos.

No podemos terminar de entender la negativa a una salida al mar, si no lo encuadramos en un proceso geopoltico de guerra econmica desarrollada en Venezuela contra Maduro y la Revolucin Bolivariana. De igual manera, si no traemos a colacin los ms de 40 aos de bloqueo y embargo econmico que sufre Cuba, y que le impiden desarrollar su sistema econmico y poltico con plenitud.

Lo que est en el fondo de estas intentonas polticas desestabilizadoras es la desarticulacin de la UNASUR, quiz de los proyectos ms ambiciosos de Amrica Latina del siglo XXI, que busca construir y consolidar una identidad latinoamericana independiente, construyendo lazos de solidaridad y fortaleciendo la integracin entre los pases de una manera equitativa y democrtica.

Como fuere, Chile y Bolivia seguirn siendo vecinos hasta el fin de los tiempos. Habr que esperar que nuevos gobiernos utilicen los canales diplomticos de negociacin para encontrar una salida favorable a los Estados en pugna, directamente, y a toda la regin de manera colateral.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter