Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-10-2018

Las aerolneas tienen que aguantar su vela

Santiago Gonzlez Vallejo
Rebelin


Uno de los latiguillos populares, ms interesadamente publicitado, es que nadie quiere pagar impuestos. Por lo menos, los que tienen amplios ingresos y que potencialmente deben pagar ms impuestos.

Pero otra frase hecha, opuesta a la anterior, ya ms acadmicamente aceptada, es la necesidad de ampliar el nmero de contribuyentes, eliminar agujeros e ingenieras fiscales que eludan o defraudan el pago de impuestos.

Esos elementos de elusin y fraude fiscal estn inmersos en sectores nuevos, como las empresas de plataformas, comercio y servicios digitales, por su planteamiento de evitar fijar establecimiento o sede permanente formal en los pases donde operan, donde jurdicamente se puede indiciar el domicilio fiscal del beneficio, pero tambin, en sectores maduros que por razones histricas nacieron con privilegios y ayudas que se han mantenido en el tiempo.

En este ltimo caso se encuentran las compaas internacionales de aviacin.

Las compaas emiten billetes de transporte como una exportacin, sin IVA, estn exentos de impuestos en los combustibles, pagan, eso s, tasas por el uso de instalaciones aeroportuarias, y sus beneficios solo son gravados en el pas de bandera de la compaa. Esto ltimo es as porque la generalizacin de los tratados de doble imposicin recoge esa particularidad. De hecho, por ejemplo, ms del 96 % de las compaas areas que operan en el aeropuerto de Madrid-Barajas son de pases con los que Espaa tiene tratados de doble imposicin.

Hasta hace unas dcadas, las compaas areas eran de propiedad estatal, se recogan en tratados internacionales los acuerdos sobre trayectos, se compartan trficos y otras muchas caractersticas simtricas que hacan tener una cierta lgica los acuerdos fiscales sealados.

Pero, dada la actual situacin, tras la directiva europea de cielos abiertos y la proliferacin de compaas areas con banderas de conveniencia, la privatizacin de las compaas, la unidad de mercado europeo, el avance competitivo de otros modos de transporte y otras circunstancias, se tendran que revisar esos acuerdos fiscales y la argumentacin econmica de su existencia.

Y, dado que las compaas areas son privadas y que responden ante sus accionistas y fondos de inversin, algunas estn adquiriendo las malas y perniciosas prcticas de muchas empresas multinacionales para evitar contribuir al bien comn, haciendo todo lo posible para reducir su factura fiscal y social. Desde alquilarse sus propios aviones por compaa interpuesta y as drenar ingresos e impuestos, a otras frmulas de evitar impuestos sobre sus beneficios. Y lo mismo en su poltica laboral, contratando a sus pilotos y personal de cabina a travs de unas empresas propias subcontratistas, haciendo falsos autnomos, escogiendo el sistema de trabajadores desplazados y la sede social formal en un pas que, adems de ser paraso fiscal, tenga mnimos requerimientos socio laborales.

Por todo esto, hay que cambiar esta situacin: revisar exenciones fiscales y obligar a contar con sede permanente donde realizan su actividad.

Ahora que se est implantando la declaracin fiscal pas a pas, las compaas areas, teniendo en cuenta sus caractersticas similares a empresas digitales que rehyen de sus responsabilidades fiscales y laborales, deberan ser de las primeras en ser estudiadas por las autoridades fiscales, para consolidar sus balances y estudiar si realizan actividades de minimizacin de su factura fiscal en algunos pases y, por ende, dumping y competencia desleal. Obligarlas, en fin, a tener sede social en los pases donde operan y tributar por sus beneficios.

Por ltimo, desde la esfera de minimizar el impacto ambiental y la bsqueda de la eficiencia, habra que ver a nivel europeo la fiscalidad de la energa que consumen todos los modos de transporte en los servicios internacionales y nacionales.

Es discutible, pero razonable, que por eficiencia energtica y de polucin o accidentabilidad, renta, etc., se estimule un modo de transporte sobre otro y que la fiscalidad no sea neutral y que haya o no exenciones fiscales, pero no amparadas en privilegios histricos y s por la formulacin de objetivos econmicos, medioambientales, etc.

 

Santiago Gonzlez Vallejo, economista. USO, Plataforma por la Justicia Fiscal.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter