Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-10-2018

El Evangelio y las vctimas no admiten complicidades
Los restos de un dictador no deben estar ni en un templo ni en una cripta

Rebelin

Comunicado de la Coordinadora Estatal de Redes Cristianas


Ante la innecesaria polmica en torno a si se deben inhumar (no exhumar) los restos de Franco en la Baslica de la Almudena y las -a nuestro juicio- desacertadas declaraciones del Cardenal Osoro, desde Redes Cristianas queremos hacer pblica sa Otra voz de Iglesia que se opone a que los restos de un dictador sean enterrados en un templo, no solo por violar las propias leyes vaticanas interpretando torticeramente el Derecho Cannico, sino por el grave valor simblico de enterrar a quien caus tanto dolor y viol los derechos humanos ms elementales, en connivencia con gran parte de una Iglesia y un rgimen nacionalcatlico.

De las muchas razones de sentido comn que podramos argumentar bastara rechazar ste enterramiento ya sea en un templo o en una cripta cristiana- para favorecer la reconciliacin entre espaoles y espaolas as como para desvincular, de una vez por todas, a la Iglesia Catlica del franquismo y del funesto nacionalcatolicismo anterior.

No vale decir Sr Osoro- que la Iglesia "acoge a todas las personas" porque un dictador como Franco no es un bautizado ms, y la inhumacin de sus restos en un templo catlico generara ms divisin y escndalo que en el mismo lugar del que ahora se aprueba su exhumacin. Sera ms que probable que, al estar en el centro de Madrid y en una zona eminentemente turstica, se convirtiera en un lugar de visita y homenaje, que adems de fomentar el odio y la divisin en la ciudadana, sera ilegal por ir contra el espritu y la norma de la ley de Memoria histrica.

Esta pretensin de la familia Franco no se justifica ni desde la tica ni desde la axiologa ms elemental, esa que habla de los valores cristianos y se enraza en el amor como nico mandamiento que heredamos de Jess. Porque es el Amor justo lo contrario a la violencia, las desapariciones, las muertes violentas, las fosas comunes, o la guerra civil que son precisamente los logros de ste dictador. Desde el evangelio tenemos derecho a preguntarnos si una forma de vida as, objetivamente mirada, puede ser considerada como cristiana?.

No nos gusta una Iglesia que sigue apostando y en connivencia con una forma de hacer poltica que no solo no es entendida por muchsima gente, sino que se vincula a una ideologa neoconservadora y a una ultraderecha antisocial que est muy lejos del evangelio y de la orientacin ms progresista del Papa Francisco. Para una sociedad, ya de por s muy secularizada, esto sera una losa ms que achacar a la Iglesia, que herir la sensibilidad de la inmensa mayora de la buena gente que existe en este pas.

Si ante los avaros mercaderes que tomaron el Templo, la entrada de Jess fue con ltigo, hasta los pilares (y criptas) del Templo seguro que los derribara, de cometerse esta felona. Porque ni el Evangelio, ni las Vctimas admiten complicidades con el dictador. Paz y Bien.

Dado y firmado por la coordinadora estatal de Redes Cristianas el 3 de Octubre de 2018



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter