Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-10-2018

Pap y... pap!

Maikel Jos Rodrguez Calvio
La Jiribilla


En fecha reciente llamaron poderosamente mi atencin dos comentarios transmitidos en televisin y emitidos por ciudadanos con participacin activa en los debates relativos al nuevo proyecto constitucional. Dichos comentarios estuvieron relacionados con la posible aprobacin del matrimonio igualitario como parte de los procesos de actualizacin que enfrentar dentro de poco la Ley de leyes cubana. Soy incapaz de reproducirlos textualmente, as que me arrogar el derecho de parafrasear.

Una compaera reclamaba, en caso de efectuarse dicha aprobacin, "un comportamiento de las personas gays en consonancia con los principios de la Revolucin". Otro seor se preguntaba, en caso de que una pareja gay pudiese adoptar un hijo, a quin ese nio habra de llamar pap y a quin mam?

Planteamientos como estos develan el profundo trabajo que an tenemos por delante en la construccin de una sociedad fundamentada en la celebracin de las diversidades y no en la tolerancia a la diferencia, donde todas las facetas del comportamiento humano puedan convivir y dialogar sin demeritarse o agredirse mutuamente.

Las faltas de respeto no son privativas de homosexuales, heterosexuales o lesbianas. Las cometen tanto la travesti que intenta seducir a un heterosexual sin su consentimiento o los gays que violan las normas de conducta bsicas requeridas en un espacio pblico; como un heterosexual normativo que golpea a su esposa a la salida de una discoteca; los desenfadados jvenes, quienes sin remilgos ni ambages se demuestran un amor pornogrfico en los bancos de un parque; o el fantico de reguetn que nos destroza los tmpanos "compartiendo" una cancin donde las mujeres son tratadas como bienes de consumo adquiribles e intercambiables.

La civilidad y la decencia deben de estar presentes en las dinmicas cotidianas de todos los cubanos, ms all de sus estilos de vida u orientaciones sexuales. No deben ser practicadas exclusivamente por gays o por lesbianas, sino por todos aquellos que apuesten por el respeto y la aceptacin del otro ms all de la agresividad y la violencia que nos afecta hoy en da.

Por otro lado, la paternidad y maternidad responsables no dependen exclusivamente de las maternidades y paternidades biolgicas. Ser buen padre o buena madre radica en el nivel de compromiso que una persona establezca con el crecimiento fsico, intelectual y espiritual de un nio. Demostrado est que tos, abuelos, amigos y vecinos pueden ser padres de criaturas que no trajeron al mundo, y que el concepto de familia trasciende ya los estrechos lmites que enmarcan la trada mam-pap-nen, la cual todava reproducimos por los medios de comunicacin y se ha enraizado en el imaginario colectivo de basamento heteronomativo, patriarcal y sexista.

Hace tiempo que convivimos con familias monoparentales o con otros modelos familiares donde padres y madres biolgicos no siempre tienen una participacin activa o constituyen una presencia constante. Cuntos padres biolgicos no han abandonado a sus hijos para recuperar la libertad que les "usurpara" una paternidad responsable? Por qu seguimos responsabilizando a las mujeres con la misin de criar a los hijos, atender al esposo, cuidar a los enfermos? Cundo acabaremos de destronar el molesto mito de que padre es cualquiera y madre hay una sola?

En una pareja de hombres gays que hayan adoptado un nio no tiene que haber necesariamente una mam. En todo caso, habrn dos personas dispuestas a consagrar su tiempo e intelecto para hacer de ese nio otra persona de bien, lo cual, en ltima instancia, es lo ms importante. Las paternidades y maternidades responsables son sinnimos de compromiso, preocupacin, amor, desvelos, educacin. Poco importa la orientacin sexual o el gnero de quienes las practiquen, siempre y cuando las ejerzan con dedicacin y constancia.

A ello se suma el desconocimiento de estos temas por parte de los periodistas, los cuales, movidos por muy nobles intenciones, no siempre seleccionan los criterios ms lcidos para ilustrar los debates generados en un proceso que nos afecta a todos. Asimismo, el excesivo nfasis puesto en el asunto pareciera que es el nico a tratar, cuando el nuevo proyecto de Constitucin abarca otras problemticas igualmente importantes, o incluso ms.

La actualizacin de la Constitucin cubana se nos revela hoy tan til como imprescindible. Sin embargo, nuestra futura Ley de leyes ser excluyente siempre que se fundamente en los trminos Hombre y Mujer. Que no sea una Constitucin para hombres, mujeres, nios y ancianos libres; o para heterosexuales, heteroflexibles, bisexuales, lesbianas, gays, travestis o genderqueer libres. Que sea una constitucin para personas libres, con igualdad de derechos y oportunidades, con las mismas responsabilidades ante la paternidad y la maternidad planificadas e igual ndice de civilidad en sus comportamientos pblicos.

Fuente: http://www.lajiribilla.cu/articulo/papa-y-papa



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter