Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-10-2018

Rendirme yo, que se rinda su abuela!

Adolfo Condarco Mario
Rebelin


Gracias compaero presidente, gracias!

El fallo emitido el da de ayer por Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre la demanda martima de Bolivia a Chile, nos muestra que este organismo de Justicia aun no dispone de herramientas jurdicas para obligar a un Estado a sentarse de buena fe y solucionar las grandes injusticias. Sin embargo, el solo hecho de haber acudido a la Corte de Justicia ms avanzada creada por el hombre en esta civilizacin y sentar en el silln de los acusados, a un pas que se consideraba a si mismo como inexpugnable, ya es un gran triunfo. Pero adems Bolivia necesitaba indefectiblemente explorar el campo jurdico para buscar solucin a esta injusticia.

Han sido 5 aos de sacrificada lucha, empezando desde el interior mismo del pas, donde existe una oposicin intransigente, orgnica a la oligarqua chilena y servil al poder transnacional, que es quien en buena medida la financia, hasta en mbitos externos. Fueron arduos y extenuantes viajes del Presidente del Estado Plurinacional por diferentes pases y continentes llevando la bandera de nuestra causa martima.

Hoy el mundo tiene una visin diferente de lo acontecido en esta parte del continente. El pas invasor se encarg de escribir por ms de un siglo una historia ficticia, con un guin inspido, autoritario, desptico, pero histricamente endeble. Dicen que no hay mal que dure 100 aos ni cuerpo que lo resista. As fue.

A la oligarqua chilena se le cay el embauque, no por su propio peso, sino por esa grandiosa campaa de esclarecimiento de los hechos realizada por ese hombre con nombre bblico (Evo), que sali desde la ms profunda miseria, en la Bolivia gobernada por una oligarqua racista, incapaz y subordinada, que la haba convertido despus de 181, en una repblica dependiente de las limosnas extranjeras, como lo expres el ex presidente, Carlos Mesa.

Realizando una breve retrospeccin de nuestra historia, veremos que la diplomacia boliviana, desde el infausto da de la invasin chilena al puerto boliviano de Antofagasta en 1879, hasta el ao 2005, siempre sucumbi ante las imposiciones de Chile. Por ejemplo, el irnicamente llamado Tratado de Paz de 1904, fue una imposicin flagrante y leonina. Pero todo tiene una explicacin. Chile en su afn expansionista se encarg de desplegar un ejrcito de infiltrados desde la poca del gobierno de Mariano Melgarejo en 1866, cuando sigilosamente fueron enviados a Bolivia, delegados polticos, inversores y ciudadanos comunes, quienes realizaron tareas de espionaje, antes y despus de la invasin del Pacfico.

Incluso en la dcada de los 70 se denunci y confirm por miembros del ejrcito boliviano, la existencia del Plan Alpaca, que segn investigaciones consista en la penetracin sistemtica de ciudadanos chilenos, de los cuales un buen porcentaje se concentrara en acciones de inteligencia estratgica, destruccin sistemtica de instituciones bolivianas, creacin de conflicto interno y entre regiones de Bolivia con el propsito de provocar una intervencin externa. Este plan estaba inspirado en la tesis de Augusto Pinochet. Por tanto no fueron casuales los intentos de Gonzalo Sanchez de Lozada de entregar el gas a Chile, impedido por valientes bolivianos que ofrendaron sus vidas en la masacre de Octubre negro, posteriormente las ansas de balcanizar el pas, cuando el 2008 grupos fascistas trataron de desintegrar a Bolivia, creando la Nacin Camba.

Ayer en Santiago, despus que el fallo de la Corte Internacional fue anunciado, el Presidente Piera, un oligarca con profundos nexos con los servicios de inteligencia norteamericana, adems de ser hijo de un colaborador-agente de este oscuro organismo de la inteligencia estadounidense, expres que Chile no tiene nada pendiente con Bolivia. Nada ms lejos de la verdad. El fallo de la CIJ en la parte final de la conclusin dice textualmente, La Corte les manifiesta que no se ha de entender que su fallo impida a las partes, la continuacin de su dialogo y sus intercambios en un espritu de buena vecindad, para atender las cuestiones relacionadas con la mediterraneidad de Bolivia, cuya solucin ambas han reconocido constituir una cuestin de inters mutuo

Es decir que la Corte asume que el tratado de 1904 no resolvi el problema de fondo, que es la mediterraneidad de Bolivia. Aunque el dictamen no conmina a Chile a la obligatoriedad jurdica de entablar una negociacin con Bolivia, s exhorta a la continuacin de negociaciones dentro del marco de la buena voluntad y vecindad para solucionar este problema que ambos pases han reconocido una cuestin pendiente y de inters mutuo. Adems, ayer el magistrado de la Corte Internacional hizo mencin a que Bolivia naci a la vida independiente con una costa de 400 kilmetros lineales. Uno de tantos datos que Chile haba ocultado en el bal de su triste clebre historia.

Chile no tiene obligacin jurdica, pero si moral, y estas deudas, ineludiblemente en algn momento se las deben pagar. Mientras tanto el sentimiento de reivindicacin martima de todos los bolivianos es inclaudiclable y sempiterno.

Ref.:  

Documentos de la CIA prueban la proximidad de Piera a Pinochet y la vinculan con su enorme fortuna. Rebelin

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=89118

EL PLAN ALPACA O LA GEOPOLITICA DE CHILE CONTRA BOLIVIA Y PER

https://es.scribd.com/document/344415264/EL-PLAN-ALPACA-O-LA-GEOPOLITICA-DE-CHILE-CONTRA-BOLIVIA-Y-PERU

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter