Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-10-2018

Entrevista a Ariel Petrucelli sobre Ciencia y utopa. En Marx y en la tradicin marxista
Conviene no perder de vista los usos sociales y polticos de las concepciones ticas

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Profesor de Historia de Europa y de Teora de la Historia en la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Comahue (Argentina), Ariel Petruccelli ha publicado numerosos ensayos y artculos de marxismo, poltica y teora de la historia. Es miembro del consejo asesor de la revista Herramienta. En esta conversacin nos centramos en su libro Ciencia y utopa, Buenos Aires, Ediciones Herramienta y Editorial El Colectivo, 2016. Se define como marxista libertario con una amplia participacin poltica en el movimiento estudiantil (en tiempos ya lejanos) y sindical docente. Ha cultivado el humor poltico en un colectivo de agitadores culturales (El Fracaso) que edit a lo largo de ms de una dcada dos publicaciones satrico-revolucionarias: La Poronguita y El Cascotazo.

***

Nos habamos quedado en este punto, estamos en el ltimo captulo del libro. Habla usted de que Marx y Engels insistieron siempre en la relatividad e historicidad de las morales concretas existentes. Cmo deben entenderse aqu los trminos historicidad y relatividad?

Historicidad significa que los criterios morales cambian con el tiempo. Relatividad implica que tales criterios carecen de fundamentacin absoluta, por un lado, y que pueden expresar situaciones diferentes o intereses total o parcialmente contrapuestos, por el otro.

Pero usted cree que es posible que, desde diferentes perspectivas de clase, desde diferentes ideologas o concepciones del mundo, que se pueda coincidir en un conjunto determinado de valores? Por ejemplo, en la validez de los derechos humanos, pongamos por caso, o en el rechazo de la pena de la muerte o de la violencia de gnero. 

S que lo creo. Estoy convencido de ello. 

Aade: Tanto Marx como Engels procuraron revelar los intereses particulares que suelen esconderse tras la fachada de los derechos universales y el inters general? El suelen nos salva un poco, pero debe inferirse de ello que para los dos autores de La ideologa alemana toda moral es sospechosa, que no hay ticas limpias? Mucha retrica vaca, y poca solidez humanista! Si fuera as, tambin valdra para el caso de la propia tica marxista si esta existiera?

Desde luego. Vale tambin para la tica marxista. El riesgo de que un discurso emancipador o, mejor dicho, de intencin emancipatoria pueda ser empleado en sentido contrario est siempre presente. Visto lo visto, hay que aceptarlo como una posibilidad que se ha tornado repetidas veces realidad. Pero una cosa es aceptar esa realidad, otra muy diferentes es creer que se trata de un destino ineludible; que todo discurso liberador devendr necesariamente en opresivo. En todo caso, conviene no perder de vista los usos sociales y polticos de las concepciones ticas. Una vigilancia crtica permanente es indispensable.

Habla con respeto de dos pensadores neokantianos, Cohen y Natorp. Autores que merecen recordarse? 

Dado que en el mundo contemporneo, a diferencia de los tiempos de Marx o de Lenin, los pensadores crticos son usualmente acadmicos o acadmicas slidamente instalados en el campo universitario, quiz sea correcto recordar a dos de los primeros acadmicos socialistas. Kantianos y socialdemcratas, para ms datos. Si adems de recordarlos nos preguntamos sobre la necesidad de leerlos, la cosa es ms discutible; aunque no creo que venga mal hacerlo. En cualquier caso, creo que merece estudiarse al pensamiento marxista de influencia kantiana.

Cita tambin a Karl Vorlnder, un autor poco transitado entre nosotros. El marxismo, en la razonable opinin de este neokantiano, no poda reducirse a una ciencia objetiva ni tampoco a una tcnica poltica. Todo socialismo tena, irremediablemente, un carcter tico. Tambin el de Marx, implcitamente si se quiere, involuntariamente en formulacin de mayor tensin. Vorlnder, seala usted, propona complementar el marxismo con la tica kantiana. Dos preguntas sobre ello: se ha recogido ese planteamiento en otros momentos y por otras escuelas de la tradicin?

Se lo ha recogido poco, por cierto. Demasiado poco. El revisionismo de Berstein tuvo un componente kantiano, desde luego, y la asociacin de kantismo con revisionismo hizo que las izquierdas revolucionarias sospecharan de cualquier enfoque mnimamente kantiano. Sin embargo, a mi juicio, los lazos entre kantismo y reformismo fueron circunstanciales, no esenciales. Lgicamente es posible ser kantiano y revolucionario. Y de hecho ha habido casos concretos de dicha combinacin. Tanto Max Adler como Otto Bauer son autores claramente influenciados por la tradicin kantiana que nunca asumieron posiciones reformistas. Bauer es un autor tan interesante como escasamente conocido. Su abordaje de la cuestin nacional reviste gran actualidad en su contenido (aunque expresado en un lenguaje hoy poco atractivo). Fue marxista y kantiano. Pero, a diferencia de los revisionistas, cuyo kantismo vena asociado a una perspectiva expresamente reformista, Bauer fue siempre un revolucionario.

Ya que habla de revisionismo, qu entiende usted por revisionismo? No es bueno revisar los anlisis e incluso las tesis marxianas por arraigadas que estn entre nosotros? 

Es bueno revisar, desde luego. La revisin crtica debe ser una actitud intelectual siempre viva. A lo que recin me refera es a una corriente terico-poltica especfica: el llamado revisionismo asociado con Berstein. Por supuesto, que el trmino revisionismo haya tenido un sentido negativo no deja de ser sintomtico. Y quiz valga la pena detenernos unos minutos y dedicar unas breves reflexiones al revisionismo. Berstein consideraba que algunas hiptesis y previsiones de Marx (la polarizacin de clases, el declive de la clase media, el empobrecimiento ineludible del proletariado, etc.) se haban demostrado falsas, que otras tendencias se desarrollaban (crecimiento del poder de la clase obrera, ampliacin de la democracia, etc.), y de ello l extraa taxativas conclusiones polticas, que lo llevaban a pensar que el socialismo se desarrollara gradual y pacficamente de las entraas del capitalismo, sin necesidad de una ruptura revolucionaria. Rosa Luxemburgo respondi negando las tendencias empricas en las que se apoyaba Berstein. La discusin se centr, pues, en cules eran las tendencias efectivamente operantes, en el entendimiento de que las conclusiones polticas son una consecuencia sencilla, mecnica, de dicho diagnstico. Pues bien, revisionistas y ortodoxos, reformistas y revolucionarios insistan unilateralmente en ciertas tendencias, y tendan a no ver otras. Berstein, por ejemplo, destacaba las mejoras de la clase obrera a principios del siglo XX, pero era relativamente ciego a las tendencias a la crisis y a la guerra, que haran eclosin en 1914. Visto retrospectivamente, desde el punto de vista fctico ambos bandos acertaban y erraban en proporciones parecidas. Pero lo que me parece esencial es que ni el reformismo de Berstein ni la perspectiva revolucionaria de Rosa eran ni podan ser la mera conclusin de sus diagnsticos. Sus opciones polticas, antes que ser una simple deduccin de la realidad que observaban, en verdad condicionaba su capacidad de observacin, hacindoles muy sensibles a ciertas tendencias y relativamente insensibles a otras.

Me quedaba una pregunta de antes, la segunda: es posible conciliar, en su opinin, la tica marxista y la tica kantiana? Permite el imperativo categrico alguna reformulacin kantiana? 

Creo que s. Bauer, de hecho, ha dado un breve y magistral tratamiento al asunto en tica y marxismo, un artculo publicado originalmente en 1906, en la Die Neue Zeit. Hay una traduccin castellana incorporada como apndice del libro de Karl Kautsky tica y concepcin materialista de la historia, que Pasado y Presente public en Crdoba en 1975 y luego en Mxico en 1980. En ese artculo Bauer separa tajantemente, siguiendo a Kant, el reino de la experiencia (del que se ocupa la ciencia) del reino de la razn prctica. Y esta separacin le permite tambin demarcar su kantismo del kantismo de los revisionistas. Escribe por ejemplo (y disculpe usted el abuso de las citas): Espero que mi investigacin no tenga la desgracia de que se la confunda con las tentativas de algunos revisionistas en el sentido de introducir la ley prctica fundamental en la fundamentacin del socialismo. Pues su tentativa se basa en la constante mezcla de los puntos de vista terico y prctico, que es por cierto el pecado ms grave que pueda cometerse en contra de la filosofa kantiana, ya que nada le interesaba ms a Kant que la tarea de delimitar el reino de la razn prctica del de la experiencia.

Bauer, pues, parte de constatar que son cosas muy diferentes la explicacin de lo que ocurre y la toma de partido. En sus propias palabras: ... el descubrimiento de que el socialismo ha de ser, no me convierte en un luchador por l. Considerado ya no como un problema cientfico sino como un problema de toma prctica de posicin, el problema social es por cierto un problema moral.

Esto no significa para Bauer, sin embargo, que haya que estudiar a Kant para ser socialista. Muy por el contrario: piensa que en la mayora de los casos sera una tarea superflua. Pero a continuacin se interroga: Para qu sirve entonces an la doctrina de Kant? No es entonces completamente intil en el terreno prctico?. Y su respuesta se halla completamente justificada: No del todo. Es el ltimo punto de apoyo al cual nos retiramos cada vez que el escepticismo tico impide aquella ingenua evaluacin moral de las mximas de clase descubiertas por la ciencia. A lo que agrega, precisando con gran perspicacia: Aqul que, confundido por el escepticismo tico, crea entonces que no hay para l normas de eleccin porque concibe la voluntad de todas las clases en su necesidad, le ensearemos a recordad nuevamente las leyes formales de su voluntad, le daremos el criterio que lo capacite para distinguir entre la voluntad de la clase obrera y la de la burguesa segn el valor, y que lo conducir hacia el bando de la clase obrera combativa.

No esta mal, nada mal que nos recuerde a Bauer. La respuesta ortodoxa, seala usted, no tard en aparecer. Karl Kautsky (nos acaba hablar de l) es el autor de Etica y concepcin materialista de la historia; lo escribi pensando en estos filsofos neokantianos. Luego usted lo cita por extenso (pp. 245-256). Le convencen algunos nudos de este planteamiento? Cules seran sus crticas principales?

Permtame aclarar que la respuesta kautskiana responde por un lado a los planteamientos de acadmicos kantianos volcados polticamente hacia la socialdemocracia (un movimiento intelectual muy positivo en ese entonces), y por el otro a ciertos revisionistas (como Bernstein), que desde fuera del mundo acadmico pero desde el interior de la socialdemocracia, formulaban una serie de objeciones a las premisas normalmente aceptadas, extrayendo conclusiones reformistas. Kautsky no responde a Bauer, cuyo texto es posterior y responde de hecho a lo que le parece un tratamiento estrecho del asunto por parte de Kautsky. La ptica de Bauer no es plenamente coincidente ni con los acadmicos devenidos socialdemcratas (como Vorlander) ni con los revisionistas. El elemento kantiano en Bauer se halla inserto en una perspectiva que polticamente es revolucionaria, y claramente subordinado a la comprensin materialista de lo que ocurre (en tanto que los acadmicos kantianos se ocupaban poco del estudio histrico econmico y social); pero juega un papel cuando aparece, en la vida prctica, el escepticismo tico.

En cuanto a Kautsky, el yerro fundamental de toda su argumentacin es que no distingue la explicacin de lo que ocurre de la toma de partido. l opone el mtodo materialista histrico al tico-esttico: y piensa que la socialdemocracia slo necesita del primero, debiendo rechazar el segundo. Cree que una vez que se ha explicado causalmente el origen social e histrico de ciertas concepciones morales ya no hay nada que hacer. Bauer mostr, por el contrario, que ningn conocimiento cientfico puede proporcionarme ninguna norma imperativa de conducta. Y que en ciertas circunstancias, sobre todo en individuos con cierta formacin intelectual, el escepticismo tico puede ser un dique (incentivado eventualmente de forma deliberada por los sectores reaccionarios) contra las posiciones revolucionarias. En tales casos, la tica kantiana puede apuntalar la moral proletaria tanto como condenar al capitalismo: la sociedad que trata a todas las personas como meros medios.

Por cierto, ya que estamos en ello, detecta usted alguna tendencia marxista actual que beba de esa fuente bastante o muy instrumentalista?

En trminos explcitos posiblemente no. Pero es una concepcin subyacente en muchas izquierdas.

Le leo enigmtico. Muchas izquierdas? Nos habla de algunas de estas muchas? 

Aunque menos enfticamente que en el pasado, creo que esta concepcin sigue actuando en las organizaciones de la tradicin leninista en su ms amplio sentido, incluyendo el trotskysmo y el maosmo (en la medida en que sobrevive).

Dmonos un respiro. El captulo tiene muchas aristas. Me quedo aqu, en una larga cita a pie de pgina del Popper -de nuevo Sir Karl!- de La sociedad abierta y sus enemigos.

***

 

Nota de edicin. Conversaciones anteriores:

Entrevista a Ariel Petrucelli sobre Ciencia y utopa. En Marx y en la tradicin marxista (I). "La perspectiva materialista en los trminos de Marx que asumo puede sintetizarse en la sentencia: el ser social determina la conciencia social'" http://www.rebelion.org/noticia.php?id=238338

Entrevista a Ariel Petrucelli sobre Ciencia y utopa. En Marx y en la tradicin marxista (II). "El socialismo como la organizacin de los productores libremente asociados nunca vio la luz, salvo a pequea escala o por momentos fugaces" http://www.rebelion.org/noticia.php?id=238571

Entrevista a Ariel Petrucelli sobre Ciencia y utopa en Marx y en la tradicin marxista (III). "Sobre el marxismo sin ismos de Paco Fernndez Buey tengo la mejor de las opiniones. En realidad la tengo del conjunto de su obra" (*) http://www.rebelion.org/noticia.php?id=238794

Entrevista a Ariel Petrucelli sobre Ciencia y utopa. En Marx y en la tradicin marxista (IV). "Antoni Domnech ha realizado un estudio histrico magistral del concepto de fraternidad" http://www.rebelion.org/noticia.php?id=239177

Entrevista a Ariel Petrucelli sobre Ciencia y utopa. En Marx y en la tradicin marxista (V). "Intento mostrar que Marx tuvo -hasta finales de los sesenta del XIX- una concepcin relativamente ingenua del proceso de expansin capitalista" http://www.rebelion.org/noticia.php?id=239526

Entrevista a Ariel Petrucelli sobre Ciencia y utopa. En Marx y en la tradicin marxista (VI). "Para Marx las cosas verdaderamente valiosas son las que constituyen un fin en s mismas y no un mero medio para otra cosa" http://www.rebelion.org/noticia.php?id=239785

Entrevista a Ariel Petrucelli sobre Ciencia y utopa. En Marx y en la tradicin marxista (VII), "La concepcin usual de la dialctica en la tradicin marxista se basa en generalidades como la negacin de la negacin" http://www.rebelion.org/noticia.php?id=240133

Entrevista a Ariel Petrucelli sobre Ciencia y utopa. En Marx y en la tradicin marxista (VIII). "La pasin poltica es tomar la poltica como una necesidad vital, como un fin en s mismo y en el que se juegan las convicciones" http://www.rebelion.org/noticia.php?id=240735

Entrevista a Ariel Petrucelli sobre Ciencia y utopa. En Marx y en la tradicin marxista (IX). "Marx, en sus ltimos aos, corrige algunas concepciones suyas de aos anteriores; pero no veo una ruptura total o completa". http://www.rebelion.org/noticia.php?id=241240

Entrevista a Ariel Petrucelli sobre Ciencia y utopa. En Marx y en la tradicin marxista (X). "Engels sola ser ms perspicaz que Marx en muchas cuestiones histricas, y en asuntos cientficos, por no hablar de los militares" http://www.rebelion.org/noticia.php?id=241504

Entrevista a Ariel Petrucelli sobre Ciencia y utopa. En Marx y en la tradicin marxista (XI). "Plajanov es un exponente del determinismo tecnolgico: una concepcin que yo no comparto" http://www.rebelion.org/noticia.php?id=242601

Entrevista a Ariel Petrucelli sobre Ciencia y utopa. En Marx y en la tradicin marxista (XII). "No hay ningn vnculo necesario entre clase obrera y socialismo" http://www.rebelion.org/noticia.php?id=242899

Entrevista a Ariel Petrucelli sobre Ciencia y utopa. En Marx y en la tradicin marxista (XIII). Una elite revolucionaria con pocos privilegios materiales sera un gran avance pero no puede ser el objetivo". http://www.rebelion.org/noticia.php?id=243199

Entrevista a Ariel Petrucelli sobre Ciencia y utopa. En Marx y en la tradicin marxista (XIV) "Hasta ahora la historia ha sido mucho ms padecida que racionalmente creada". http://www.rebelion.org/noticia.php?id=243480

Entrevista a Ariel Petrucelli sobre Ciencia y utopa. En Marx y en la tradicin marxista (XV). Hay muchas vetas en la produccin intelectual de Maritegui. Es un autor vivo, y cabe esperar que lo seguir siendo. h ttp://www.rebelion.org/noticia.php?id=243852

Entrevista a Ariel Petrucelli sobre Ciencia y utopa. En Marx y en la tradicin marxista (XVI). Maritegui no rechaza la existencia de una dimensin moral o racial, sino lo que pretenda explicar la miseria indgena por elementos raciales o culturales. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=244104

Entrevista a Ariel Petrucelli sobre Ciencia y utopa. En Marx y en la tradicin marxista (XVII)La de Trotsky es una tica de la igualdad, del lado de los oprimidos y explotados, y de la rebelda. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=245998

Entrevista a Ariel Petrucelli sobre Ciencia y utopa. En Marx y en la tradicin marxista. El hiperrealismo suele estar basado en la aceptacin moral, no solamente intelectual, de un estado de cosas deplorable http://www.rebelion.org/noticia.php?id=246277

Entrevista a Ariel Petrucelli sobre Ciencia y utopa. En Marx y en la tradicin marxista. La libertad era para Marx el mayor bien, nunca estuvo dispuesto a sacrificar el principio de la libertad por consideraciones pragmticas de prudencia http://www.rebelion.org/noticia.php?id=246858


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter