Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-10-2018

Del existencialismo y otros demonios

Miguel Alejandro Hayes Martnez
Rebelin


La primera sospecha vino al apreciar el auge del existencialismo. No solo de forma explcita y anunciada, sino en todo aquello en lo que este se estaba empleando sin ser visto, ni detectado. Su presencia oculta, me pareci extraa.
Primero, porque como advirti Nietzsche las fuerzas que estn detrs del pensamiento pueden ser peligrosas, y oscuras. Y el hecho de desconocerlas, de no saber sus resultados, consecuencias, puede ser la seal de ir sobre un camino que desconocido, el cual siempre es peligroso.

Segundo, y casi que peor, era y es an- alarmante la acogida, repercusin y el acoplamiento del existencialismo con el mundo del pensamiento. El simple hecho de que una filosofa encaje tan bien en un mundo que se nos presenta como formas, y el sentido comn as lo procesa, daba indicios de cierto espritu de razonamientos formales.

Por ello, sin acusar, sin pecar de pasional, intento rastrear si tales sospechas sobre el existencialismo, son portadoras de objetividad.

Dado el peso de la razn, de la racionalidad del hombre en toda la filosofa moderna, la apuesta est en averiguar en ella algunos indicios de ese existencialismo, o cualquiera de sus formas.

Claro est que todo empez, como siempre, con Parmnides y la escuela Eleata. Sin embargo, la historia puede empezarse ms ac, con la aparicin del empirismo.

Esta filosofa que cont con Hume y Berkeley, represent un gran paso de avance para la ciencia moderna. Con ello, frente a todo racionalismo conocido hasta entonces, el conocimiento vena ahora del hombre. As, se renunciaba a la idea de Dios poniendo y otorgndole la razn al hombre, para considerar que es este propio hombre, con sus sentidos, su experiencia, construye su conocimiento, sin intervencin divina.

No obstante, no es nada casual el papel de la figura de Berkeley. l, es impulsor del idealismo subjetivo. Y despus de todo, el empirismo no es ms que un tipo de idealismo subjetivo.

Este ltimo toma al individuo, a su subjetividad como nexo con el mundo. As esta, formada a partir de las propias experiencias, le construa a cada cual su propia verdad. Lo importante aqu, era, cmo todo parte de la relacin de ese yo con el mundo, del propio individuo y su subjetividad.

Esto devino- o mejor dicho, influy- en formas ms complejas como el tan clebre existencialismo. Tal corriente da continuidad-lleva consigo- al idealismo subjetivo y convierte la ciencia, es decir, la filosofa, en la bsqueda que realiza un individuo de su verdad, donde como dice el propio Abbagnano: La filosofa es el hombre haciendo as mismo el problema.

Todo eso, a pesar de lo positivo, encerraba en s, en mi modesta opinin, un grave problema: la sobrevaloracin del yo, en este caso, de la subjetividad individual. As, la nocin de la objetividad de la idea (que nada tiene que ver con verdades absolutas), se convierte en la objetividad que la idea posee en cada persona, es decir, en su subjetividad. Se despliega entonces, todo un sinnmero de subjetividades, diversas y difciles de unir.

Con ello se pierde la deseada objetividad y se convierte esta en una quimera, y la lgica es borrada de los ojos, para convertirse en esa simple bsqueda; que si bien es necesaria en cada individuo, todo queda resumido en una especie de inquietud espiritual. De ello desprende, que la grandeza de Kant habita en sus preguntas, en todos esos dolores de cabezas que leg a posteriores, y no precisamente en agotar el esquema de identidades en el que se basaba la filosofa hasta entonces.

Por otro lado, aparece un determinismo circunstancial que conduce a la infinitud de las subjetividades. Es decir, como cada experiencia individual depende de las circunstancias, y estas son tan ricas y diversas, entonces las experiencias y por ende las subjetividades, son casi irrepetibles- o irrepetibles-.

No llego incluso a dudar de que ciertos irracionalismos (corriente) deriven de ah, dado que la irrepetibilidad de caracteres hace que conocer el mundo, y sobre todo la sociedad, parezcan tarea de titanes (imposibles). Donde generalizar, llevar a una unidad de anlisis ms all del sujeto pensante, parece ser un problema, primero por la diversidad de este en sociedad, y segundo porque despus de todo, esa es su experiencia personal y puede ser esto un riesgo para generalizar.

Es vlido eso de que cada persona tiene su propio sentido del mundo y de cmo se ve dentro de este, y que su propia experiencia construye su conocimiento, y que es a travs de su subjetividad que se relaciona con el mundo.
Pero, nada de ello escapa del pensamiento. Al realizar el ejercicio del pensar (con la experiencia, pasiones, bsquedas individuales), este, que no es catico, adquiere- se mueve- con determinada estructura. Y eso es lo que todo ese idealismo subjetivo devenido en existencialismo est dejando fuera.

Cada pensar reproduce una lgica, pero como solo importa la subjetividad individual no se echa a ver esta lgica que se reproduce, cuando en realidad ella va implcita en todo momento.

Entonces toda esa riqueza de subjetividades est reproduciendo una idea objetiva: una lgica.

Debido a que solo importa la experiencia, los conocimientos fomentados y basados en estas y la aprensin de las circunstancias, nuestro sentido comn lo asume lo ms sencillo posible( formalmente), a travs de identidades, porque el mundo que se presenta formalmente ante los sentidos, ser racionalizado de la misma manera generalmente.

Y pensado que se escapa de toda absolutizacin o de verdades a priori, se asume el pensamiento formal, del cual no se salir. Por eso, considero vlida la sospecha lanzada al existencialismo.

El idealismo subjetivo, hizo de la lgica abstraccin, y comenz a reproducirla dotando solo de verdad al movimiento de esta en la individualidad.

La expresin contempornea ms acabada, el existencialismo, lleva bien en alto (escondida) esa cuestin. Su esencia de bsqueda, tapa las estructuras de pensamiento que la sustentan, desviando la atencin del mtodo en el cual se arma el pensamiento. Actitud que es muy propia del positivismo.

Esta estructura formal de pensamiento que reproduce el existencialismo (visto indiscutiblemente en su carcter ontolgico) me conduce a que efectivamente, el acoplamiento del existencialismo con el mundo, era precisamente por su pensamiento con estructuracin formal, y que esto es precisamente esa oscuridad que oculta esta corriente.

Las razones de la actitud que asumo tras tales conclusiones y su gravedad debera ser preocupacin de muchos. La lgica formal es aquella que enfrenta un problema a la hora de explicar el mundo en movimiento, y es justamente el de poder reflejarlo.

Esta gener la respuesta de Hegel, con su lgica dialctica, que es el idioma y el esquema de pensamiento que hablaba Marx en El Capital, y que despus de todo se separa mucho del idealismo subjetivo.

El pensamiento dialctico, enfrenta al formal en todo momento. Pensar dialcticamente, lleva consigo escapar de todo pensamiento formal. Pero este ltimo es sobre los que se constituye el idealismo subjetivo y el existencialismo. De ah la confirmacin de la peligrosidad de estos para el marxismo.

El desenvolvimiento de un marxismo dialecto va acompaado entonces de un distanciamiento de estos pensamientos que han penetrado la ciencia actual. Estudiarlos, para identificarlos y no caer en ellos, es parte entonces del deber de un marxista.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter