Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-10-2018

Mar para Bolivia en el sistema criminal?

Cynthia Cisneros Fajardo
Rebelin


No s con qu armas van a pelear la Tercera Guerra Mundial pero la Cuarta Guerra Mundial se pelear con palos y piedras A. Einstein lo nico es que en la secuela de una guerra nuclear global no quedara vivo nadie para utilizar tales palos y piedras
Fidel Castro

 

La Corte Interamericana se pronunci el 1 de Octubre del 2018 bajo argumentos cuestionados sobre el fallo que favoreca a Chile a no negociar una salida al mar con Bolivia. Despus de cinco aos de litigio la Corte Interamericana de Derechos humanos vuelve a demostrar que el marco jurdico internacional no es ms que un instrumento del poder que reproduce sociedades del sometimiento y que subvierte la democracia en una guerra que se cubre de paz y en la que el sistema criminal del Imperio, se impone actualmente como parte de un Nuevo Orden Mundial en la destruccin y reemplazo de los Estados nacin por los Estados canalla, que se legitima a travs de estos mecanismos jurdicos institucionales.

Segn el anlisis de Chossudovsky (2016) la nueva dinmica de apropiacin de los recursos naturales por parte de las grandes corporaciones transnacionales angloamericanas principalmente, pasa por la aplicacin de una nueva doctrina militar, al estilo Orwelliano que pretende construir las bases de la paz sobre la guerra y de la verdad sobre la mentira para legitimar un sistema criminal. Si bien el modelo econmico neoliberal de despojo tan criticado desde la academia por el fracaso del modelo desarrollista los ltimos aos, an contina en vigencia, lo cierto es que la legitimacin del reciclaje de este modelo econmico de desarrollo, pasa hoy en da, por una subversin del discurso del orden y la estabilidad democrtica bajo la cual opera todo un sistema de sometimiento criminal que no apela simplemente a grupos delincuenciales para el logro de sus objetivos sino que habra incluido la lgica de un sistema criminal en el mismo aparato estatal en el que los jueces son controlados por estos grupos de poder y donde entonces los jueces son criminales tambin (Chossudovsky 2016:123)

Esta nuevo orden mundial es impuesto por quienes detentan los ltimos avances tecnolgico cientficos y los utilizan como arma, ya no solamente contra los gobiernos que se oponen a la nueva poltica imperial de Gran Bretaa y EEUU y el nuevo reordenamiento territorial mundial en la apropiacin de los recursos naturales estratgicos del planeta, sino que adems conlleva toda un poltica institucionalizada de destruccin social dirigida contra la sociedad misma.

Segn este autor los ltimos adelantos en armas nucleares de destruccin masiva, dado el contexto del dao que podran ocasionar, ha generado que estos pases se vean en la necesidad de desarrollar armas de destruccin media, es decir EEUU acaba de realizar pruebas con armas nucleares sub crticas, (lo que) significa el empleo de un arma nuclear sin desplegar toda la energa que pueda alcanzarse con la masa crtica potencial(sta es) denominada subcrtica porque no desata reacciones nucleares en cadena (Chossudovsky, 2016:113). Sin embargo con el avance de la tecnologa el uso de armas ya no se limita al uso de armas convencionales o nucleares o sub nucleares, sino que adems incorpora toda una ingeniera de alcance electromagntico.

LA TECNOLOGA EN EL USO DE LAS ARMAS

El autor seala que esta estrategia remite a un accionar parecido al de la Inquisicin en el cual todo vale para destruir al adversario ya no importa incluso la destruccin total. Todo se justifica en la imposicin del nuevo sistema, incluso el uso indiscriminado de elementos nocivos a mediano y largo plazo en la salud de las personas. Por esto, si bien desde la ciencia y la tecnologa, el uso de armas electromagnticas y las nuevas caractersticas del manejo de las sustancias con la nanotecnologa y la bioingeniera gentica, han abierto un mundo nuevo de manipulacin de los cuerpos, que trae consigo nuevas consecuencias en los seres vivos, en su hbitat y en el mundo de la tecnologa misma a todo nivel, su desconocimiento desde la ciudadana ha dado lugar a una ventaja significativa del poder en las nuevas formas de sometimiento a nivel mundial.

Estas armas que podran ser utilizadas para desestabilizar los sistemas de comunicacionesinhabilitar la generacin de electricidad, socavar y desestabilizar el mando y control la infraestructura pblica y el transporte. Dentro de la misma familia de armas se podran tambin aplicar tcnicas de modificacin ambientales (guerra climtica) que fueron desarrolladas en el Programa de Investigacin de Alta Frecuencia Activa Auroral (HAARP). Estos sistemas de armamento son plenamente operativostodos forman parte de un conjunto integrado de tecnologas que puede proveer un aumento sustancial de la capacidad de EEUU y una degradacin de la capacidad del enemigo para lograr la concienciacin, el alcance y el poder global. (El subrayado es mo) Una radiacin electromagntica que permita perjudicar la salud a distancia (Chosudovsky, 2016:159)

La radiacin electromagntica se constituye para algunos autores en el mayor experimento realizado en el cerebro humano a nivel mundial, tal y como afirma el cientfico Olle Johanson (2015) cuando se refiere al uso indiscriminado de las ondas electromagnticas, ya que de acuerdo a sus experimentos, en el Instituto cientfico de Karolinska, en Estocolmo, esto no solo genera problemas de cncer, asma y otro tipo de alergias por el nivel de elevacin de toxinas en la sangre, sino que adems est relacionado con la penetracin de la barrera hemato enceflica, el dao neuronal, los niveles de stress debido a la alteracin del sueo en las personas, el dao permanente al sistema neurolgico que incrementa la ansiedad y la conducta de miedo en las personas, pero que adems genera demencia juvenil en los adolescentes y el incremento de la violencia, tal y como tambin seala la co laureada al premio nobel recientemente, Dra. Devra Davis.

Esta arma de contaminacin electromagntica se viene utilizando en Bolivia efectivamente desde Septiembre del 2017 en las vsperas de las elecciones a magistrados, sin embargo ni la clase poltica, ni la ciudadana fue capaz de entender este experimento debido al desconocimiento sobre la manipulacin de las nuevas tecnologas de contaminacin electromagntica y la sobre saturacin de antenas de internet y WIFI de uso domstico y la relacin directamente proporcional que esto ha tenido sobre el incremento de la violencia y la criminalidad en la sociedad. Adems se debe recordar, que por lo mismo existe una reducida capacidad de respuesta institucional en el control del espectro electromagntico y su uso indiscriminado en Bolivia.

Como seala Chossudovsky (2016) la ventaja que tienen las grandes corporaciones angloamericanas que detentan esta tecnologa es altamente significativa ya que ante el desconocimiento de la clase poltica as como de la sociedad en su conjunto y de cmo opera esta nueva microfsica del poder, no existe mayor oponente ante este despliegue de fuerza. Por lo que a la poblacin solo le toca padecer los golpes sin entender cul es el sentido y origen del caos y la violencia a su alrededor y a la clase poltica que carece de un conocimiento a cabalidad sobre los alcances de estas armas electromagnticas o les resta credibilidad, le toca ser reemplazada por grupos criminales que obedecen a los intereses de estas grandes corporaciones. De ah la ventaja significativa de estos grupos de poder en una estrategia de desestabilizacin poltica, donde las sociedades les toca sufrir los efectos de sta nueva estrategia de desestabilizacin.

EL NUEVO LIDERAZGO POLTICO

Chossudovsky (2016) resalta adems que esta nueva estrategia se caracteriza por el uso de escuadrones de la muerte que a diferencia de los aos 70 en Amrica Latina, no solo ayudan a desestabilizar el pas sino que luego se hacen del poder estatal. Esta estrategia se viene desarrollando con xito desde fines del siglo pasado por grupos de poder angloamericanos que financiaron el desmembramiento de la ex Yugoslavia. Tal es el caso de Albania con el nombramiento del dirigente del ELK (Ejrcito de Liberacin de Kosovo), Hashim Thaci un Luchador por la Libertad de 29 aos Occidente utiliz a estos tteres del ELK para apoyar un acuerdo que transformara Kosovo en un territorio ocupado bajo administracin occidental (Chossudovsky 2016: 193) Lo ms lamentable, sin embargo, es que estos vnculos con el crimen organizado son de conocimiento pblico a nivel nacional e internacional, por ejemplo en el caso de Thaci, que es un delincuente y quien antes de ser primer ministro era buscado por la Interpol, ya que era conocido por dirigir una organizacin tipo Mafia involucrada en el trfico de drogas, armas y rganos humanos (Chossudovsky 2016: 207), y los casos suman y siguen en todos los pases en los que se realiza la intervencin humanitaria por el control de los recursos naturales, donde se repite este mismo patrn. Tal es el caso de Libia en frica donde se encuentran importantes yacimientos de petrleo, o Palestina donde se encuentran importantes reservas de gas natural segn el anlisis de Chossudovsky.

Estas organizaciones criminales van as dirigidas a consolidar el nuevo sistema de despojo a travs de las transnacionales, varias compaas de petrleo occidentales como Shell British Petroleum y Occidental haban puesto los ojos en los abundantes y todava vrgenes depsitos de petrleo de Albania. Los inversores occidentales tambin miraban con codicia las inmensas reservas de cromo, cobre, oro, nquel y platino (Chossudovsky 2016: 202) y la sociedad despojada de sus recursos naturales, sumida en el caos y dirigida por el crimen organizado rinde sus frutos los albanos tnicos son ahora el grupo ms prominente en la distribucin de herona a los pases consumidores de Occidente es decir no slo se consolida el despojo a favor de intereses extranjeros sino que el Estado soberano adems deja de ser un Estado nacin que vela por el inters de los ciudadanos para constituirse en un Estado canalla que mantiene la destruccin social y la postergacin de la sociedad como mano de obra barata.

CONSOLIDACIN DE LA ESTRATEGIA DE DOMINACIN

Si bien Golinger (2005), haca referencia a la estrategia del golpe suave comparando la situacin de Yugoslavia antes de su desmembramiento y el modus operandi con la capacitacin de jvenes entrenados para sembrar violencia y caos bajo una bandera de nacionalismo exacerbado - a travs de la NED (Fondo Econmico para la Democracia por sus siglas en Ingls) - adems de la cooptacin de lderes sindicales para enarbolar demandas corporativas que obedecan a intereses regionales o particulares y donde la guerra meditica a travs de las tecnologas de la comunicacin se converta en la herramienta principal de esta estrategia del golpe suave en tanto consolidaba la subversin del lenguaje y distorsionaba la realidad. Con Chossudovsky (2016) se resalta la presencia de estos grupos ya no slo como un sector de apoyo, sino como la nueva cabeza del aparato estatal bajo una institucionalizacin del crimen organizado, que se extiende a importantes organismos internacionales, La OTAN aleg que el bombardeo se haba realizado para salvar las vidas de los neonatos. No atacaron la seccin del hospital en que se encontraban los bebs, sino el edificio en que estaba ubicado el generador de energa para todo el hospital. Muchos de los nios/as murieron. Estos crmenes de guerra fueron ejecutados de manera selectiva por las bombas inteligentes de la OTAN. En Yugoslavia el principal objetivo fue la economa civil: hospitales, aeropuertos, edificios gubernamentales, fbricas e infraestructura para no mencionar iglesias del siglo diecisiete y el patrimonio cultural e histrico del pas Chosudovsky (2016: 192) No obstante esta estrategia fue anunciada por los medios de comunicacin como una misin humanitaria de mantenimiento de la paz... Slobodan Milosevic fue demonizado y descrito como un dictador despiadado, mientras que al Ejrcito de Liberacin de Kosovo (ELK) se le present como un digno movimiento nacionalista que luchaba por el derecho de los Albanos (Chossudovsky 2016: 192).

De la estrategia del golpe suave de Golinger (2006) pasando por la Doctrina del Shock de Naomi Klein (2007) y el sometimiento de los cuerpos, aterrizamos con Chossudovsky en una poltica propia de Estados criminales en la que el terrorismo meditico consuma la mentira bajo el discurso de verdad y la criminalidad bajo el discurso de democracia. Tenemos una nueva microfsica del poder que atraviesa no solo el aparato y la institucionalidad estatal, en el aspecto poltico, o la racionalidad que la subyace sino que adems penetra el ncleo de la sociedad desde lo social, poltico, econmico, cultural, religioso hasta el imaginario colectivo que la sostiene, y los valores que la constituyen es decir su identidad misma bajo una nueva ingeniera del poder, siendo el objetivo final, el reordenamiento mundial, la reapropiacin indiscriminada de los recursos naturales y la destruccin del Estado Nacin como Estado soberano, adems de la destruccin social que ya no slo implica una doctrina del shock que se aplica espordicamente sino que se convierte en una doctrina de estado de shock permanente en los ciudadanos, con la imposicin de la nueva Inquisicin de los Estados criminales.

APRENDIZAJE DE LA CRISIS POLTTICA DEL 2008 Y EL FRACASO DEL GOLPE CVICO PREFECTURAL EN BOLIVIA

Esta situacin nos recuerda la racionalidad subyacente en la estrategia de desestabilizacin que se aplic en Bolivia con la crisis poltica del 2008 en la que la principal herramienta fue el poder meditico que desvirtu los acontecimientos reales en torno a la discusin sobre Autonoma y Capitala en la fase final de la Asamblea Constituyente para evitar la aprobacin de la Carta Magna. Aunque en los hechos no se pudiera concretar lo que el Vicepresidente lvaro Garca Linera denominara como el Frustrado Golpe Cvico Prefectural, a pesar de la violencia con la que se intent la toma de instituciones, o con la presencia de grupos vandlicos y terroristas, la especulacin de la canasta bsica familiar, y el intento de magnicidio que culmin con la expulsin del embajador de EEUU en Bolivia, Philip Goldberg quien habra sido ex embajador de EEUU en la ex Yugoslavia, y que dirigi la estrategia de desestabilizacin y el financiamiento de grupos terroristas para el efecto.

En ese contexto y a diferencia de la ex Yugoslavia no se tuvo el xito esperado debido a que la oposicin no contaba con que la demanda de la Asamblea Constituyente era en realidad la demanda de otra racionalidad que les era ajena, a pesar de ser reconocida por los pueblos indgenas en la participacin de la construccin de un nuevo proyecto pas, la incomprensin de esta racionalidad que subyace a la demanda de una reconfiguracin del marco jurdico nacional impidi a la oposicin concretar el golpe cvico desde la unidad de las diferentes gobernaciones del pas que se autodenominaron el sector de la media luna ya que sus demandas se limitaron a un problema regional, si bien legtimo, no llegaba a interpelar la demanda nacional de la construccin de un nuevo proyecto pas que se respaldaba en la cosmovisin andino amaznica y la nueva visin de pas de una nacin clandestina.

Por otro lado el grupo terrorista que actu en Bolivia dirigido por Rosza quien tambin particip en los grupos militares que llevaron al desmembramiento de la ex Yugoslavia, nos remite a la cooptacin y preparacin de jvenes que en medio del caos y del crimen organizado, buscaron un sentido de vida que se mune de mltiples elementos (religiosos, polticos, culturales) y que justifican su accionar criminal a travs de una ideologa de mercado, y que tambin desconoca la racionalidad que acompaaba a la Asamblea Constituyente y que por lo mismo no lleg a sumar. Todo ello aunado a la bsqueda de un nuevo protagonismo en la historia en tanto apropiacin del poder, un sueo tpico de mercado en la bsqueda del xito inmediato que no era propio de la racionalidad que sostena el proceso de cambio de las grandes mayoras del pas, en ese momento.

Si bien en Bolivia este golpe no lleg a concretarse debido a la amplia presencia de un 68% de la poblacin que se considera de extraccin indgena y un amplio porcentaje de la poblacin que estaban cansados de la impunidad y la corrupcin del aparato estatal y que ha permitido a Evo Morales mantenerse en el poder, lo cierto es que hoy en da con la penetracin de ideas y valores altamente sofisticada que se realiz a travs de la tecnologa meditica este sostn ideolgico que nutre las bases de los movimientos sociales que respaldan al gobierno, sufri por primera vez un revs el 21 de Febrero del 2016 cuando la poblacin dijo no a la repostulacin de Evo Morales con un 51.34 % .

LA ESTRATEGIA DE MANIPULACIN DE LAS CONCIENCIAS: 21F EL DA DE LA MENTIRA

Nuevamente el uso de la tecnologa meditica permiti crear a partir de rumores una realidad aparente con visos de corrupcin en el gobierno. Sin embargo esta vez logr lo que no se pudo lograr el ao 2008, que la gente cambiara su percepcin sobre la gestin de gobierno a travs de una campaa de manipulacin de las conciencias en una escalada de acusaciones y rumores sin comprobacin, frente a la inercia del aparato estatal y del gobierno del MAS que an tiene como principal debilidad de su gobierno el no haber transformado lo suficiente la dinmica institucional y la cultura clientelar que por aos se habra enquistado en el seno del aparato estatal.

Sin embargo, sta vez fue la soberbia del gobierno frente a sus logros y el aire exitista sobre el crecimiento econmico, lo que le impidi reconocer la nueva estrategia de desestabilizacin poltica y meditica y las nuevas tecnologas comunicacionales como herramienta principal de esta nueva estrategia de desestabilizacin efectivamente utilizada en los pases vecinos, y crear una estrategia comunicacional propia para hacerle frente, lo cual deriv en la prdida de votos ante el electorado.

sta estrategia de desestabilizacin ha demostrado logros importantes reconfigurando el panorama poltico de Amrica Latina y los cambios realizados por los gobiernos progresistas en la regin. Por ejemplo, en Brasil, la misma estrategia de desestabilizacin fue aplicada pero con mayor xito debido a la campaa meditica en torno al Impeachment de la presidenta de Brasil Dilma Rousseff y el terrorismo meditico en la espiral de rumores de corrupcin del gobierno. Si bien una de las lecciones aprendidas es que a pesar de las medidas sociales adoptadas por el gobierno en favor de los sectores ms vulnerables del pas, lo cierto es que no se supo construir conciencia social sobre los beneficios de la poltica asumida. Una de las lecciones ms importantes es que una gran parte de los beneficiarios de estos programas sociales atribuyeron su xito econmico y social no a las polticas de gobierno sino a su propio esfuerzo, ante el desconocimiento de la poltica nacional e internacional y la incidencia de la poltica de gobierno en las mejoras de su condicin econmica, tal y como lo expres la ex presidenta de Brasil Dilma Rouseff en el programa televisivo del ex presidente de Ecuador Rafael Correa el presente ao. Por ello se puede ver cmo, con el gobierno de Temer recin el pueblo logr entender el fracaso social y econmico al no apoyar de forma masiva al gobierno que les permiti obtener una estabilidad econmica, de ah el respaldo contundente posterior a Lula cuando ste fuera encarcelado.

El aprendizaje tambin de Argentina nos remite con Macri a un retorno del modelo econmico neoliberal reciclado bajo el sistema de crimen organizado pero que sin embargo, no permite entender la racionalidad criminal que lo sostiene con la imposicin del modelo econmico del FMI y las medidas econmicas aplicadas por este gobierno, respaldado por la mentira democrtica que lo legitima, as como tampoco permite al pueblo articularse en la defensa de su democracia, de ah que urge tomar conciencia del nuevo campo poltico de confrontacin de fuerzas y reconocer el impacto de los nuevos avances cientfico tecnolgico que la acompaan.

De igual manera el bloqueo econmico contra Venezuela se evidencia como parte de este plan de desestabilizacin de Amrica Latina para la reapropiacin de sus recursos naturales y la demanda de mano de obra barata. La migracin masiva que ha desencadenado en Venezuela como resultado de esta estrategia de desestabilizacin, ha generado una importante resistencia del pueblo venezolano al golpe de EEUU, que se viste de intervencin humanitaria y que Amrica Latina desde sus pueblos y ante la ausencia de sus gobiernos, debe denunciar para evitar el colapso de Venezuela y el sometimiento de la regin.

Esta misma estrategia de desestabilizacin nos toca presenciarla en Nicaragua luego de un crecimiento sostenido del PIB del 4.5 y 5% los ltimos aos reconocidos por el FMI y la consecuente campaa de desprestigio contra el presidente Daniel Ortega, as como la escalada de violencia y el caos que se han venido detonando como parte de la estrategia meditica y violenta a travs de grupos criminales contra la sociedad civil, y la campaa comunicacional que demoniza su gobierno como dictatorial.

Estos aprendizajes deben ser considerados en un contexto que nos remite a una Amrica Latina ya no solamente depauperada, destruida social y econmicamente sino tambin actualmente criminalizada, y recoger experiencias de sociedades como la Salvadorea que nos remiten a Estados donde la criminalidad est a la orden del da no solo en las estructuras de poder sino tambin en la cotidianeidad y donde por poner un ejemplo, las violaciones sexuales ya no slo van dirigidas contra adolescentes mujeres sino tambin contra adolescentes varones en una inseguridad ciudadana que fcilmente conduce a la desesperacin y a la migracin masiva. Solo que en este caso ni la migracin, ni las razones que la respaldan, van acompaadas del gran aparato meditico.

Todo esto slo puede evidenciar la consolidacin en la regin de la nueva poltica criminal que se ejerce contra Amrica Latina por la reapropiacin de sus recursos naturales y principalmente contra los gobiernos denominados progresistas, en los que la ciudadana consciente juega un rol determinante.

MAR PARA BOLIVIA

De ah que no sea extrao que la Corte Interamericana de Derechos Humanos de la Haya responda a esta racionalidad del despojo con el veredicto que favoreci a Chile y que se desarrolla como parte de la imposicin de los Estados canalla o Estados criminales, donde nos toca presenciar una nueva poltica ya no en funcin de la sociedad, sino del lucro y del despojo a travs de la institucionalizacin del crimen organizado.

En esta caricatura de lo que debera ser la justicia, los grupos de oposicin en Bolivia y fuera de ella, son ahora quienes se visten de una moral subvertida en el acatamiento pasivo del fallo de La Haya, pero tambin se alinean en esta estrategia de desestabilizacin al demandar al gobierno capacidad en el manejo poltico del pas, sin reconocer el contexto y la nueva racionalidad poltica que lo sostiene, pero adems con un discurso que revela nuevamente tintes de racismo y discriminacin colonial.

La lucha por recuperar el mar para Bolivia es una lucha que no va a claudicar, es cierto, pero tambin es cierto que nos movemos en un sistema criminal que se respalda en estos mecanismos jurdicos. Este aprendizaje para nuestra querida Bolivia permite al pas por primera vez a nivel mundial, denunciar la falta de legitimidad del sistema judicial y evidenciar un accionar que no obedece a una justicia para el pueblo, sino que se consolida como instrumento que legaliza el atropello de este sistema criminal de despojo de los pueblos.

Sin embargo, esta oportunidad permite tambin a Bolivia un protagonismo importante no solamente en la bsqueda de un derecho humano esencial para el desarrollo de nuestros pueblos, sino que adems y debido al amplio respaldo a nivel mundial ante esta demanda, se constituye en un ejemplo histrico de demanda de Justicia para los pueblos del mundo que creen en la democracia y el sistema judicial que lo sostiene. Con la denuncia de manipulacin grotesca de la justicia, no slo se refuerza la dignidad de la demanda martima sino que tambin se refuerza a nivel mundial la necesidad de los pases del mundo de contar con un sistema judicial que no se someta al sistema criminal actual.

De ah que es comprensible que se intente defenestrar la figura de Evo Morales a nivel mundial como un lder incapaz de entender la nueva diplomacia del sistema criminal. Evo es el pueblo que a pesar de la ilegalidad con la que actan las instituciones del cuestionado aparato estatal a nivel internacional, sigue creyendo en la democracia, pero esta vez el pueblo que lo acompaa ya no pide construir el nuevo marco jurdico de Bolivia, el pueblo a nivel mundial ha sido duramente golpeado por esta Inquisicin del sistema criminal como refiere Chossudovsky. Por lo tanto el desafo para Bolivia es demostrar la verdadera cara del sistema jurdico internacional, y el desafo para los pueblos del mundo que acompaan esta demanda legtima ser presionar para que la corte de Justicia internacional responda a la credibilidad y a la legitimidad que la sostiene ante el mundo antes que a una legalidad cuestionada. Este es el mal ejemplo que no se debe permitir al mundo, pero que Bolivia est dando.

Por ello es comprensible tambin que la oposicin se empecine en denunciar que Evo Morales debe acatar el fallo de La Haya y no cuestionarlo porque hacerlo es dejar en evidencia ante el mundo la manipulacin de estos mecanismos jurdicos como parte de la microfsica del poder de los Estado criminales como los denomina Chossudovsky.

CONCLUSIN

En esta nueva estrategia de desestabilizacin que se presenta como una guerra silenciosa de ltima tecnologa, y que remite a una nueva Inquisicin del sistema criminal segn el autor que analizamos, es necesario considerar nuevas estrategias de respuesta, que no permitan su profundizacin en Bolivia a riesgo de seguir el camino de los pases destruidos que deja a su paso este nuevo sistema, esto depender del nivel de comprensin no solo desde el gobierno sino tambin desde la sociedad, de cmo opera esta estrategia en sus primeras etapas para impedir su consolidacin.

En una primera etapa estn la violencia meditica con momentos de caos, violencia y confrontacin con tintes raciales en Bolivia, que sirven de antesala para la creacin de grupos de choque que generen desestabilizacin en el pas, adems del uso de las nuevas tecnologas de destruccin masiva a travs de las armas electromagnticas dirigidas contra la poblacin (atentando a su salud fsica y mental) en momentos determinantes para la desestabilizacin poltica y social del pas, pero adems la confrontacin detonada desde y entre los propios bolivianos con nuevas caractersticas bajo la lucha por la democracia y en defensa de la patria que legitima el uso de la violencia.

Para ello la estrategia meditica va a atacar sistemticamente las bases que sostienen a este proceso y tratndose de un sistema criminal inmoral lo lgico es que comience por cuestionar la moral del proceso y la racionalidad que subyace al Vivir Bien en el proceso de cambio que vive Bolivia, y atacar en ambos frentes simultneamente el del gobierno y el de los ciudadanos, ms an cuando en su primer intento el ao 2008 fracas por no entender la racionalidad con la que se enfrentaba. En el caso de los ciudadanos sea a travs de la penetracin meditica cultural globalizante (msica, literatura alienante, cine, etc.) o bien a travs de mecanismos de manejo de la conciencia a partir de la subliminalizacin y/o subversin del lenguaje (en la perversin de los valores que subyacen al Vivir Bien y que se distorsionan en los valores del mercado a travs de redes sociales principalmente) tanto dentro y fuera de las filas del MAS en lo que respecta a las organizaciones sociales y otras asociaciones, as como en todos y cada uno de los ciudadanos. Adems del uso de armas electromagnticas, la crisis climatolgica y la creacin de pandemias para debilitar la salud de las personas.

El cuestionamiento moral contra el gobierno ya lo hemos visto como en el caso Zapata pero que ahora se basa en hechos reales como el caso de funcionarios que habran demostrado poca responsabilidad institucional como en el caso de la medalla presidencial o de corrupcin como en el caso del Banco Unin, y/o negligencia institucional como en el caso de Jhiery Fernndez y el cuestionado sistema judicial.

Por ello no slo el gobierno, sino tambin la sociedad debern tomar consciencia que el primer atentado contra este sistema criminal es la moral que sostiene el proceso de cambios en Bolivia y con ello la lucha de los pueblos por la dignidad y la vida que enarbola un Vivir Bien que ahora se pretende subvertir porque esto atenta contra la racionalidad misma del sistema criminal no slo a nivel local sino tambin a nivel mundial. La fuerza del proceso de cambio debe ser principalmente recuperar el sentido de la lucha que lo sostiene, esto es el vivir Bien y la racionalidad de valores que lo acompaa en la construccin de un proyecto pas en un Estado nacin soberano.

Adems de recoger las principales enseanzas de la desestabilizacin de los gobiernos progresistas en la regin, as como tomar consciencia del contexto social poltico, econmico, cientfico tecnolgico y cultural que atenta contra el desarrollo de este proceso de cambios boliviano tanto para el gobierno como para el pueblo que lo respalda.

Por ltimo ser un desafo histrico para el gobierno del MAS demostrar que la Corte Internacional de Justicia de la Haya no se constituye en una Justicia para los pueblos y que perdi legitimidad ante el mundo con su veredicto en favor de Chile, pero ser tambin un desafo para la sociedad boliviana impulsar nuevamente la demanda martima dentro y fuera de Bolivia como una demanda legtima del pas ante la cual los tribunales internacionales deben manifestarse en resguardo del derecho de los pueblos y no de intereses corporativos. As como tomar consciencia del contexto mundial social poltico y econmico en el que se sita esta demanda y la trascendencia de la misma como una demanda legtima de los pueblos. Pero tambin y sobre todo asumir con la misma madurez que asumieron los abuelos en la vigilia de la Asamblea Constituyente apostando pacficamente por la democracia en la que siempre creyeron, y vigilar porque el proceso de cambios que trajo crecimiento econmico para el pas no retroceda hasta la poca negra de neoliberalismo reciclado bajo una guerra silenciosa que trae muchos ms muertos consigo de lo que trajeron la primera y la segunda guerra mundial, slo que esta vez bajo las riendas del crimen organizado institucionalizado en el aparato estatal en el sistema globalizado actual y velar por que el Vivir Bien se consolide no solo como discurso sino como la base de la nueva sociedad que se quiere construir no slo en Bolivia sino tambin a nivel mundial.

BIBLIOGRAFA

Michel Chossudovsky. La Globalizacin de la Guerra. Managua. PAVSA. 2016

Eva Golinger. El Cdigo Chvez. Descifrando la Intervencin de los EEUU en Venezuela. Caracas. AGENCIA LATINOAMERICANA DE INFORMACIN Y ANLISIS 2 (Alia2). 2005

Naomi Klein. La Doctrina del Shock. Barcelona. PAIDS. 2007

Cynthia Cisneros. La Contaminacin Electromagntica: Un Tema Urgente de Regular en Bolivia. 2018 https://www.linkedin.com/in/cynthia-cisneros-fajardo-654968a4?originalSubdomain=bo

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter