Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-10-2018

Costa Rica
A casi un mes de la huelga general indefinida

Jos Solano
Rebelin


Todo proceso de confrontacin social conlleva un desgaste natural y esto es as en las fuerzas beligerantes. Tanto el movimiento sindical como el gobierno, se han visto enredados en una serie de aciertos y desaciertos en todo lo relacionado con la aprobacin del combo fiscal en Costa Rica. Sera extenso empezar a enumerar aqu cada uno de esos tropezones y avances certeros, pero al menos es necesario tener un somero balance de lo que lleva hasta ahora este conflicto.

Tras la primera gran manifestacin de repudio al combo fiscal hace ya cuatro semanas en las calles de San Jos, se vuelve a hacer una gran concentracin en la capital para volver a hacer una demostracin de fuerza poltica. Ms all de los nmeros, el tamao de esta s fue bastante mayor que la anterior, lo cual responde a que en dos semanas de huelga, muchos otros sectores se fueron sumando cada vez ms: indgenas, estudiantes (aunque no como en otros tiempos), campesinos y, muy en especial, las comunidades rurales, el verdadero msculo social de este movimiento fuera del centro del pas y que han puesto a los detenidos, gaseados y agredidos por la polica. En suma, la huelga rebas a la organizacin sindical para transformarla en un movimiento social.

Despus de esto se dio el rompimiento del dilogo entre los sindicatos y el gobierno ante la ineficacia de este procedimiento pues el gobierno jams cedi a sus pretensiones de negociar el proyecto de ley. La ltima semana se destac por dos hechos importantes: el primero, el bochornoso espectculo del gobierno a la salida del Teatro Nacional donde el presidente fue expuesto a los manifestantes quienes le gritaron e insultaron; el segundo, la votacin en primer debate* del proyecto de ley del combo fiscal, el cual tuvo 35 votos a favor y 22 en contra, en medio de un proceso plagado por vicios de inconstitucionalidad.

Bajo este escenario quedan de manifiesto dos cuestiones: la primera, el desgaste del proceso como tal para ambas partes, manifestado especialmente en el centro del pas donde el pensamiento clasemediero conformista tiene un peso ms relevante, no as en las zonas rurales donde las condiciones sociales caracterizan de manera muy distinta el conflicto. De igual forma, puede notarse un gobierno igualmente quebrado, a pesar de que los medios corporativos tratan de vender la imagen heroica de un presidente atribulado. Sin embargo, la presin popular pudo generar una inflexin en el poder legislativo, tanto as que se rompieron las alianzas y los partidos.

El segundo criterio, es que este proyecto vino a traer divisin social: por un lado, un pequeo sector de la poblacin que defiende a capa y espada al gobierno de Carlos Alvarado y acepta irremisiblemente un combo fiscal aunque este le afecte directamente. En este pequeo grupo se encuentran tambin sectores poderosos que no se veran afectados ni por la crisis ni por el paquete de impuestos: el empresariado y los liberales. Por otro, un sector social que volvi a salir a las calles despus de muchos aos de pasividad y que termin por rebasar la organizacin sindical, haciendo que este ltimo se siga sosteniendo en huelga durante tanto tiempo y, adems, mantenindolo unido como haca dcadas no se vea en el pas.

El panorama sigue en tensin, pero ahora se mantiene en suspenso. La huelga no se ha depuesto. El proyecto de ley, debido a sus vicios, deber ser consultado a la sala constitucional para que esta dictamine si se lleva a segundo debate por medio de reformas o si se archiva definitivamente y, de esta forma, se obliga al presidente Carlos Alvarado, a llamar, ahora s, a un dilogo nacional para el saneamiento de las finanzas pblicas. De lo contrario, la estabilidad econmica para el pas se volver incierta. De igual forma, los diputados evanglicos (segunda fuerza parlamentaria) sacaron bastantes rditos de esta votacin al posicionarse en contra del combo fiscal (esto ltimo requiere un anlisis ms pormenorizado para otro momento).

En esto, tambin est en juego el llamado gobierno de unidad de los presidentes Carlos Alvarado y Rodolfo Piza. Lo ms probable es que, de no avanzar el combo fiscal, tanto Piza como su equipo econmico (que hoy dicta la poltica econmica del gobierno) se retiren de esa alianza, dejando a Carlos Alvarado en una posicin deslegitimada, encontrndose ahora con una oposicin ms severa en la Asamblea Legislativa. Mucho est en juego para la semana venidera.

* Nota: En Costa Rica los proyectos de ley se votan tras dos debates parlamentarios. El proyecto como tal estuvo primero en una comisin que lo pas al plenario legislativo para su debate. Tras haberse votado en este primer debate, se pasa ahora a la Sala Constitucional para su revisin, tras eso se vuelve a discutir en la Asamblea y se vuelve a votar. De ah pasa al poder ejecutivo quien lo firma o lo veta.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter