Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-10-2018

Yo quiero que la ley primera de la Repblica sea tambin el culto del pueblo cubano a la educacin plena de los hombres y las mujeres

Dayron Roque Lazo
La Cosa


El debate de la nueva Constitucin en Cuba llega a todas las esferas y aunque hay aspectos ms novedosos, polmicos motivadores de ms comentarios que otros, creo que no deberamos dejar de mirar qu implicaciones tiene para la educacin y la poltica educacional el actual proceso de reforma constitucional.

Mi punto de partida en el anlisis es sencillo: en el horizonte de la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la dignidad plena del ser humano horizonte que para m es el comunismo; la educacin y la poltica educacional son poderosos instrumentos de transformacin, aunque por s solos no obran milagros, ni crean per se el hombre o la mujer nuevas o la sociedad comunista. Desde esa perspectiva, la mirada que le hago al proyecto constitucional no comulga ni con las visiones (neo)liberales de la educacin; ni con las que la conciben como un aparato ideolgico del Estado lo que no significa que no haya funcionado como tal en Cuba, pero eso es otro asunto; ni con las visiones hippie-progres, de la cual ha bebido cierta izquierda, y que, en rigor, pudieran ser reclamadas por fundamentalistas de toda laya. Mi visin es, por una parte, la de la educacin al servicio de la felicidad de las personas, como ejercicio de libertad y ciudadana; y, por otra, de la Constitucin, socialista, de la Repblica de Cuba como sealizadora del horizonte que ello implica.

  1. Lo que dice la actual Constitucin

Me ahorro los aspectos generales sobre la Constitucin cubana de 1976, reformada en 1978, 1992 y 2002, porque han sido abordados en otros espacios y sera redundante. El contenido sobre educacin y poltica educacional en la actual Constitucin est regulado en, al menos, cuatro captulos.

El captulo I, Fundamentos polticos, sociales y econmicos del Estado, aclara en su artculo 9, numerales a y b que El Estado realiza la voluntad del pueblo trabajador () y asegura el avance educacional, cientfico, tcnico y cultural del pas y El Estado, como poder del pueblo, en servicio del propio pueblo, garantiza () que no haya nio que no tenga escuela, alimentacin y vestido; que no haya joven que no tenga oportunidad de estudiar; que no haya persona que no tenga acceso al estudio, la cultura y el deporte.

El captulo V, llamado Educacin y cultura, condensa las principales ideas en torno al tema en los artculos del 39 y 40. El primero se inicia con la reafirmacin de lo expresado en el artculo 9, en relacin con la responsabilidad del Estado con la educacin, la cultura y la ciencia y lo concreta en los postulados de: la fundamentacin ideolgica de la poltica educacional en los avances cientfico-tcnicos, el ideario marxista y martiano y la tradicin pedaggica; la enseanza como funcin del Estado y su carcter gratuito, con la aclaracin de que est basada en los aportes de las ciencias y su vnculo con la vida, el trabajo y la produccin, para lo cual se disea la estructura y funcionamiento del sistema nacional de educacin y las facilidades para el estudio por ejemplo, el sistema de becas y la promocin de la educacin patritica y formacin comunista y la preparacin para la vida social. El artculo 40 asigna a la escuela, adems de la familia y otras agencias, el deber de prestar especial atencin a la formacin integral de la niez y la juventud.

Cerrado ese captulo, el siguiente, relativo a la Igualdad, consagra en el artculo 43 que todos los ciudadanos sin distincin de raza, color de la piel, sexo, creencias religiosas, origen nacional y cualquier otra lesiva a la dignidad humana () disfrutan de la enseanza en todas las instituciones docentes del pas, desde la escuela primaria hasta las universidades, que son las mismas para todos, para ello, apostilla en el artculo 44 que el Estado garantiza que se le ofrezca a la mujer las mismas oportunidades y posibilidades que el hombre, para lo cual se organizan instituciones tales como crculos infantiles, seminternados e internados escolares.

Sin embargo, no es hasta el captulo VII de Derechos, deberes y garantas fundamentales, que en su artculo 51 se declara de manera solemne Todos tienen derecho a la educacin, con la explicacin de cmo se garantizara este derecho en las condiciones cubanas. Este artculo, ncleo de la poltica educativa, enuncia los principios de gratuidad y universalidad, incluyendo la educacin de adultos. Cabe destacar que el artculo siguiente atribuye al sistema nacional de educacin la responsabilidad de garantizar, de igual manera, el acceso a la educacin fsica, al deporte y la recreacin.

De igual manera, hay un nmero mayor de cuestiones consagradas en la actual Constitucin que guardan alguna relacin, mayor o menor, con la educacin y la poltica educacional: por ejemplo, se debe inferir que el artculo 10 relativo a la responsabilidad de actuar en los lmites de su competencia y la obligacin de observar la legalidad socialista, versin cubana del concepto Estado de Derecho, por parte de los dirigentes, funcionarios y empleados o el 26 sobre la proteccin ciudadana frente a daos o prejuicios de funcionarios o agentes del Estado, tendran igual validez para el ministro de Transporte que para una directora de escuela primaria; lo mismo podra afirmarse del artculo 15, que declara la preeminencia de la propiedad estatal socialista de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de produccin, y, aunque no lo menciona de manera explcita, las escuelas seran de esos bienes que no pueden trasmitirse en propiedad a personas naturales o jurdicas.

No existe una ley orgnica de educacin, a pesar de que es un mandato existente desde el I Congreso del PCC (1975) y que la propia Constitucin demandaba artculo 39, numeral b. Ello ha tenido, entre otras consecuencias, que el lugar de esa ley ha sido ocupado por un sinnmero de resoluciones ministeriales que han regulado la estructura y funcionamiento del sistema nacional de educacin, los contenidos de la enseanza, los planes de formacin magisterial y profesoral, los mecanismos de ingreso y egreso, los ttulos y calificaciones a otorgar, los calendarios escolares y un largo etctera. De tan copiosa produccin normativa, una parte es publicada en la Gaceta Oficial de la Repblica de Cuba, y otra emerge y desaparece en las penumbras de los ministerios de Educacin y Educacin Superior.

Las realizaciones prcticas de la educacin cubana merecen un anlisis aparte. Baste decir solo que la Constitucin del 76, en lugar de proyectar un horizonte educativo, consagr lo ya conquistado para entonces que no era poco, dicho sea de paso; lo cual vendra a suponer una limitacin, incluso en la concepcin y la prctica del derecho humano a la educacin, pues no es lo mismo reclamar el derecho al escolarizacin que es, bsicamente, lo que prescribe el actual texto constitucional, y es, a la vez, mucho ms de lo que muchos pueden aspirar o tener en otros lugares, que el derecho a una educacin pblica, gratuita y de calidad que sera, por poner un caso como ejemplo, una aspiracin que debera trazarse el actual proyecto.

  1. Lo que dice, e incluso lo que no dice, el proyecto de nueva Constitucin

Hay pautas no escritas como tales en el texto constitucional, pero que son referentes, nortes esenciales para la educacin. El Prembulo prefigura una determinada cosmovisin de la historia y de la nacin misma que luego trasciende a la enseanza as sucede con la actual Constitucin; por eso llama poderosamente la atencin que ya no se declare que somos conscientes de que los regmenes sustentados en la explotacin del hombre por el hombre determinan la humillacin de los explotados y la degradacin de la condicin humana de los explotadores o que la entera dignidad del ser humano se alcanza en el socialismo y el comunismo. El asunto no es menor, ni es retrico tener claridad de para cules horizontes aspiramos a educar a nuestras generaciones resulta un tema del mayor inters: saber que educbamos a nuestros hijos e hijas, y nosotros mismos, para construir y vivir en una sociedad donde sea inmoral la explotacin de unas personas por otras, era un perspectiva estratgica que, por lo menos a m, me daba deseos de vivir en el pas ah dibujado y as se los trasmit siempre a todas y todos los que han sido mis estudiantes. Hoy, no quedo descolgado con la ausencia de marras, pero s preocupado, porque me parece que educar a las personas en y para la libertad y la justicia, que en nuestro entorno, a pesar de los errores y las limitaciones, recibe el nombre de socialismo y comunismo, es una estrella polar que no deberamos perder.

Salvada la anterior catarsis emocional se puede apreciar que el proyecto de nueva Constitucin que, y perdonen la insistencia, por ninguna parte aclara que es una Constitucin socialista alude, de manera directa a la educacin y la poltica educacional en los artculos 13 fines del Estado, uno de los cuales sera asegurar el desarrollo educacional; 41 la responsabilidad de educar en el principio de igualdad entre todos; 67 funciones de la familia, o de las familias, que sera lo ms correcto; 70 deberes de los padres; 84, que sera la declaracin solemne de que la educacin es un derecho de todas las personas y una responsabilidad del Estado, la sociedad y las familias, con la peligrosa declaracin de su carcter gratuito solo hasta el nivel de pregrado, as como otras especificaciones; 85, que amplia este derecho para el caso de la educacin fsica; todo el Ttulo V, de Principios de la poltica educacional, cientfica y cultural, en especial su artculo 95 reafirma la responsabilidad del Estado en la orientacin, fomento y promocin de la educacin; y ms adelante, en relacin con las asambleas municipales del poder popular y su rgimen de administracin, en el artculo 186 y su corolario en el 196, le asigna la responsabilidad de controlar la actividad educacional en su demarcacin, en correspondencia con lo establecido por el Consejo Ministros y el Gobierno Provincial de lo que se infiere que el organismo central, el Mined y su direccin provincial, organizaran el funcionamiento del sistema; el artculo 194 lo reafirma, a nivel de consejos populares.

Resalta, de modo especial, que el artculo 95, en sus numerales a y b, 270 y 271, ya no menciona al marxismo como uno de los fundamentos de la educacin de hecho, este artculo ha mudado sus pilares ideolgicos, desde 1976, pues en la redaccin original, artculo 38, numeral a, esta se basaba en la concepcin cientfica del mundo, establecida y desarrollada por el marxismo-leninismo, en el numeral c, promova la formacin comunista de las nuevas generaciones; para la reforma de 1992, ahora artculo 39, la educacin pas a basarse en los avances de la ciencia y la tcnica, el ideario marxista y martiano y la tradicin pedaggica progresista cubana y universal y la promocin de la educacin patritica y la formacin comunista de las nuevas generaciones. En el actual proyecto no solo queda abandonado el marxismo, sino, adems al ideario martiano como fundamento de la educacin. Es una ausencia lamentable y, en realidad, inexplicable; sobre todo si tomamos en cuenta que Mart es la cumbre del pensamiento cubano de todos los tiempos; y el marxismo, despojado de un uso doctrinario e interesado, representa un cuerpo de pensamiento para la emancipacin humana, de obligada referencia para la escuela republicana socialista.

Como apunt ms arriba, resulta peligrosa la declaracin de solo proteger la gratuidad de la educacin hasta el nivel de pregrado. Espero que el asunto no sea que algn sector de la tecnocracia neoliberal se est haciendo agua la boca con el hecho de que las actividades de posgrado involucran en Cuba, cada ao lectivo, ms de medio milln de personas, segn datos de la ONEI. Tal acotacin de la gratuidad es sumamente peligrosa. Ese es un camino que no debemos, ni por asomo, pensar en recorrer; lleva al infierno. Con el modelo que se ha propuesto de formacin profesional en Cuba en el que se han acortado los tiempos del pregrado y se impone la necesidad de hacer msteres, especializaciones y doctorados (PhD); abrir las puertas de algn tipo o nivel de privatizacin limitara el acceso a esas titulaciones. En los lugares donde se impuso un modelo parecido (por ejemplo, en Europa, el Plan Bolonia propuso el modelo 3+2; tres aos de licenciatura o grado, a precios pbicos gratuitos en nuestro caso ms dos aos de maestras a precio de mercado, que, en el tiempo, es lo que sucedera si se deja abierta esa posibilidad de no gratuidad; termin en la elevacin de los precios de la licenciatura los pblicos y la multiplicacin exorbitante de los msteres; en Espaa, los estudiantes lucharon por un 4+1, pero no han podido impedir la descomunal subida de precio de los msteres; mientras que en Francia han denunciado que tal modelo llega a comprometer incluso la independencia de la investigacin cientfica) el resultado ha sido desastroso y ha invertido la lgica de que las futuras generaciones lleguen a la universidad. No nos engaemos: abrir las puertas del mercado en algo tan delicado como esto no tiene ninguna garanta de hacer ms rentable o costeable los servicios educativos, ni siquiera que se eleve su calidad y para esto no hay que ir a Europa, pinsese en lo que ha sucedido por ejemplo con el pago, simblico es cierto, pero pago al fin, del seminternado en la escuela primaria; y s solo de elitizar el acceso a la educacin postgraduada, en un escenario donde las diferencias sociales se han acentuado. Si de verdad queremos hacer nuestra propia versin de educacin a lo largo de toda la vida, debemos mantener invariable, el principio de gratuidad. En eso, como en otras ms cosas, no podemos permitirnos retrocesos.

De manera indirecta, hay otro nmero de artculos que estaran relacionados con la educacin y la poltica educativa, por ejemplo:

Por ltimo, aunque no menos importante, todo lo relacionado con la estructura del Estado y el sistema poltico del pas implica tambin una relacin ms o menos directa, pero, de manera definitiva decisiva, sobre el sistema educacional, entre otras, por las razones siguientes:

  1. Los postulados sobre educacin y poltica educacional que pudieran mejorar en la nueva Constitucin

Si bien los postulados sobre educacin y poltica educacional de la Constitucin cubana de 1976, no parecen ser atrasados para la poca con la salvedad comentada que enunciaban realidades ya logradas, de la mayor importancia, pero no establecieron nuevos horizontes, s lo son para la altura de 2018; lo curioso es que el texto del proyecto, no tanto de manera directa que no cambia mucho en relacin con este aspecto, como de manera indirecta, no parece reflejar el asunto. En tal sentido, debera ser objeto de regulacin constitucional, entre otros, los siguientes elementos:

La educacin y el derecho a la misma es una de las grandes conquistas de la Revolucin triunfante en 1959 de ello nadie tiene dudas. Sin embargo, hoy la educacin en Cuba se encuentra frente a desafos inditos no abordados aqu que hacen necesaria su proteccin en el texto constitucional que se somete a consulta popular por estas semanas. Las anteriores ideas tienen la pretensin de participar del debate sobre el asunto, enfocndose en el sector educativo como uno de los que merece una visin renovada en la Constitucin socialista para la Repblica de Cuba.

Dayron Roque Lazo. Profesor de Historia y Patrimonio Histrico Cultural. Educador popular. Investiga sobre historia de la educacin en Cuba.

Fuente: http://jcguanche.wordpress.com/2018/10/08/yo-quiero-que-la-ley-primera-de-la-republica-sea-tambien-el-culto-del-pueblo-cubano-a-la-educacion-plena-de-los-hombres-y-las-mujeres/#more-1943



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter