Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-10-2018

Bofetada

David Brooks
La Jornada


Foto

Protesta en Union Square, el sbado en Nueva York, contra la ratificacin del juez Brett Kavanaugh en la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos. Foto Afp.

La derecha acaba de tomar el poder de las tres ramas del gobierno federal.

Un hombre acusado de hostigamiento y hasta de violacin por 19 mujeres logr colocar a otro hombre elitista acusado por tres mujeres de abuso sexual en uno de los puestos ms poderosos del pas mientras miles, tal vez millones, de mujeres coreaban: vergenza, vergenza.

Por 50 a 48 votos en el Senado, el margen ms pequeo en ms de un siglo, el juez Brett Kavanaugh fue ratificado como uno de los nueve jueces en la Suprema Corte; nombramiento vitalicio que tendr severas consecuencias por mucho ms tiempo que esta presidencia.

Con ello hubo doble bofetada a este pas: una a todas las mujeres conscientes, especialmente a cualquiera que haya sido vctima de violencia sexual, y otra a la integridad del sistema judicial.

A pesar de que miles de mujeres se manifestaron y realizaron actos de desobediencia civil en los ltimos das cientos de ellas arrestadas en el Capitolio y en edificios de las oficinas del Senado, de que ms de mil 200 profesores de leyes, varias escuelas de leyes (incluidas Harvard y Yale, alma mater del nuevo juez de la Suprema), la Asociacin de Abogados de Estados Unidos (ABA) y hasta un juez supremo retirado (algo sin precedente) expresaron su oposicin a Kavanaugh tanto por las acusaciones contra l como por su comportamiento partidista que anul la cualidad profesional de imparcialidad necesaria para cualquier juez, ste fue ratificado el sbado.

Con ello se logr el sueo de Trump y los lderes legislativos republicanos de consolidar una mayora conservadora en la Suprema Corte, y por ahora conquistar el control de las tres ramas del gobierno.

Todo esto poco despus de una audiencia ante el Comit Judicial del Senado donde la profesora universitaria Christine Blasey Ford tuvo la valenta de recontar pblicamente un da traumtico hace 36 aos: el intento de violacion sexual por un Kavanaugh borracho. En una masiva expresin de solidaridad, miles de mujeres compartieron por redes sociales y medios sus propias historias como vctimas de ataques sexuales y promovieron la consigna yo s te creo ante una ola derechista cuestionando la credibilidad de Ford (quien recibi tantas amenazas que ella y su familia tuvieron que mudarse y vivir en una especie de clandestinidad en estas semanas).

Trump y sus cmplices fueron cautelosos al inicio al cuestionar la credibilidad de la vctima, pero no se aguantaron mucho y empezaron a burlarse de Ford y sus defensores y con ello, ilustrando las razones por las cuales las mujeres evitan reportar casos de violencia sexual a las autoridades o polticos. Los republicanos, incluido el juez, acusaron que las protestas, las expresiones de repudio y los polticos opositores eran parte de un complot de la izquierda para descarrilar la ratificacin de Kavanaugh. Trump de inmediato busc usar este triunfo con fines electorales y tuite: no le das poder a una chusma enojada de izquierda. Los demcratas se han vuelto demasiado extremistas y peligrosos para gobernar. Republicanos creen en el imperio de la ley; no en el imperio de la chusma. Voten republicano.

En todo esto hay indicios claros de algo ms peligroso que una pugna poltica sobre la aprobacin de un juez. Algunos expertos siguen advirtiendo sobre los paralelos histricos de regmenes fascistas, y lo dicen tanto conservadores tradicionales como liberales. El cineasta y activista Michael Moore alerta que todo est en juego en esta prxima eleccin intermedia, y que si la oposicin a Trump no logra el triunfo esta podra ser la ltima eleccin libre en este pas.

Despus de la histrica Marcha de Mujeres que enfrent a Trump el primer da de su presidencia, el estallamiento de movimiento #MeToo que est tumbando a hombres poderosos en todos los mbitos, en esta eleccin hay un nmero sin precedente de mujeres candidatas al Congreso y otros puestos de eleccin.

Tal vez las mujeres podrn rescatar al pas de este precipicio el 6 de noviembre en las elecciones intermedias donde toda la Cmara de Representantes, un tercio del Senado y varias gubernaturas estn en juego.

Fuente: http://www.jornada.com.mx/2018/10/08/mundo/031o1mun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter