Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-12-2005

La paz de mis sueos

Frei Betto
Rebelin


Tengo una propuesta concreta de paz para el mundo: los Estados Unidos se retiran de Iraq y devuelven a Mxico Texas, California y Arizona, y Puerto Rico a los portorriqueos, suspenden el bloqueo a Cuba y les devuelven a los cubanos la base de Guantnamo.

Francia y Espaa devuelven a los vascos su territorio; Turqua, Irn e Iraq admiten el derecho de los kurdos a una patria; Rusia deja libre a Chechenia; China desocupa el Tibet; las Coreas del norte y del sur llegan a un acuerdo de reunificacin; es creado inmediatamente el Estado Palestino y reconocido por la ONU; Israel devuelve los territorios ocupados y Jerusaln es declarada santuario universal o ciudad internacionalmente independiente, administrada por la ONU:

El papa renuncia al ttulo de Jefe del Estado Vaticano, entregndole su administracin a la Unesco, quedndose slo como pastor universal de los catlicos, sin pretensiones de hegemona religiosa y cultural; el FMI y el Banco Mundial cancelan la deuda de los pases pobres; y la Organizacin Mundial del Comercio condena el proteccionismo y los subsidios agrcolas de los pases ricos.

Se adopta la tasa Tobin en las transacciones internacionales; son considerados crmenes la formacin de carteles y oligopolios, as como la asignacin personal de un salario superior a la media nacional multiplicada por veinte. Se prohbe la propaganda de tabaco y de bebidas y la exaltacin de la violencia y de la pornografa en pelculas y en programas de televisin.

Todos los polticos con cargos electivos son obligados a mantener en Internet la declaracin transparente de sus entradas y sus bienes; las denominaciones religiosas renuncian a todo tipo de fundamentalismo y competencia; el Estado considera crimen horrendo y grave violacin de los derechos humanos el hambre, la miseria y la pobreza.

A cada ciudadano le es garantizada una entrada mnima, as como los derechos bsicos de alimentacin, salud y educacin, y un tope gratuito en el consumo de energa, agua y telfono.

Se superan los prejuicios raciales y antihomosexuales, las discriminaciones tnicas y religiosas, la desigualdad social y el miedo a la libertad.

Habra paz si los pases ms ricos se aliasen no para bombardear un pueblo miserable como el de Afganistn o de Iraq, sino para combatir las causas del terror. Cmo evitar el terrorismo si el capital goza en el planeta de una libertad de circulacin negada a las personas, si un pasajero es sacado de un vuelo por tener cara de rabe, si el gobierno de los EE.UU. no acepta el Protocolo de Kyoto de proteccin ambiental, y se retira de la Conferencia de Durban sobre el racismo?

Cmo evitar sentimientos negativos si los EE.UU. invirtieron muchsimo dinero para que Bin Laden combatiera la invasin rusa de Afganistn en 1991, pero no dieron un centavo para promover el desarrollo de aquella nacin? Y cmo hablar de combate al terrorismo si la CIA protege a Posada Carriles, el superterrorista cubano que hizo explotar en el aire un avin con 73 pasajeros en 1975 y dirigi torturas en El Salvador y en Venezuela?

El atentado terrorista en los EE.UU. el 11 de setiembre fue horrible. Condenable bajo todos los aspectos. Pero debiera servir al menos para que el Occidente meditara acerca de sus relaciones con frica, Asia y Amrica Latina. Qu queda en frica despus de dcadas de colonizacin italiana, belga, francesa e inglesa? Miseria, guerras, epidemias. El vih/sida amenaza hoy la vida de 25 millones de africanos.

No podemos cambiar de planeta, al menos por ahora. Si las naciones ricas quieren vencer el terrorismo slo hay una solucin: vencer las causas que producen terroristas. Lo cual significa invertir sus recursos a fin de que la vida digna y feliz, don mayor de Dios, sea un derecho de todos y no privilegio de una minora.

Predomina en los medios polticos y diplomticos la idea de que la paz puede existir como mero equilibrio de fuerzas, mediante tratados y acuerdos que hagan cesar la agresin, pero sin eliminar el espritu belicista ni las causas que generan los conflictos. La ONU trata de lograr la paz en el mundo, se esfuerza por evitar guerras, pero sin empearse suficientemente en erradicar las desigualdades sociales y asegurar a todos los pueblos condiciones dignas de vida.

Isaas apunta el camino de la paz. El profeta Isaas vivi en Jerusaln en el siglo 8 antes de Cristo. Asiria era entonces la gran superpotencia de Oriente. Buscando la expansin de su imperio, los ejrcitos asirios invadieron territorios de pases vecinos. Siria y el reino del Norte de Israel -Efraim, cuya capital estaba en Samaria- sellaron una alianza para detener a los asirios, pero Acaz, rey de Jud (el reino del Sur), se neg a participar. Se organiz entonces un golpe de estado para quitarlo y poner a otro rey que fuera ms cooperador. Vindose amenazado, Acaz recurri a Asiria, que desbarat la conspiracin y someti a Efraim. Como vasallo de los asirios, Acaz permaneci en el poder en Jerusaln. Una dcada ms tarde el reino del Norte se rebel contra Asiria. El ao 722 a.C. Samaria fue destruida y su poblacin deportada. Efraim-Israel dej de existir. En el 701 a.C. Ezequas, rey de Jud, se rebel contra Senaquerib, rey de Asiria. El reino del Sur fue saqueado por las tropas de la potencia imperialista y Ezequas qued confinado en Jerusaln.

Toda la predicacin de Isaas, contenida en un libro bblico, es eminentemente poltica. Hombre cosmopolita, era consejero del rey de Jud, tanto en la poca de la guerra sirio-efraimita como en el perodo en que Ezequas fue mantenido en el poder pero sin poderes.

Por qu hay tantas guerras?, se preguntaba Isaas. Su perspicacia poltica no se circunscriba a ver los efectos. El profeta denunci las causas de las desigualdades sociales, sobre todo la opulencia de las lites: Pobres de aquellos que, teniendo una casa, juntan campo a campo. As que ustedes se van a apropiar de todo y no dejarn nada a los dems? En mis odos ha resonado la palabra de Yav de los ejrcitos: Han de quedar en ruinas muchas casas grandes y hermosas, y no habr quien las habite. (,,,) Pobres de aquellos que se levantan muy temprano en busca de aguardiente, y hasta muy entrada la noche continan su borrachera! Hay ctaras, panderetas, arpas, flautas y vino en sus banquetes, pero no ven la obra de Yav, ni entienden lo que l est preparando. () Pobres de aquellos que llaman bien al mal y mal al bien, que cambian las tinieblas en luz y la luz en tinieblas, que dan lo amargo por dulce y lo dulce por amargo! Ay de los que se creen sabios y se consideran inteligentes! Ay de los que perdonan al culpable por dinero, y privan al justo de sus derechos! (5,8-23).

Isaas criticaba tambin la ociosidad libertina de las lites, en especial de las mujeres: Muy orgullosas andan las damas de Sin, con el cuello estirado y la mirada provocativa, y caminan a pasitos cortos haciendo sonar las pulseras de sus pies. El Seor llenar de sarna su cabeza y quedarn peladas. En aquel da el Seor arrancar sus adornos: pulseras para los tobillos, cintas y lunetas, pendientes, brazaletes, velos, sombreros, cadenillas de pie, cinturones, frascos de perfume y amuletos, sortijas, aros de nariz, vestidos preciosos, mantos, chales y bolsos, espejos, lienzos finos, turbantes y mantillas (3,16-24).

Como Tolstoi, Isaas aspiraba a una vida de desapego y sencillez. Toda su literatura est impregnada de fuerte connotacin utpica: El lobo habitar con el cordero, el puma se acostar junto al cabrito, el ternero comer al lado del len y un nio pequeo los cuidar. La vaca y el oso pastarn en compaa, y sus cras reposarn juntas, pues el len tambin comer pasto, igual que el buey. El nio de pecho pisar el hoy de la vbora, y sobre la cueva de la culebra el pequeuelo colocar su mano (11,6-9).

Todo el mensaje de Isaas est concentrado en esta afirmacin: El fruto de la justicia ser la paz (32,17). Es intil desear la paz sin erradicar antes las causas que producen conflictos, violencia y guerra. Por eso mismo, l se mofaba de los idlatras, que adoraban objetos hechos por manos humanas, y de los que se crean profundamente religiosos pero sin conceder libertad a los oprimidos: No saben cul es el ayuno que me agrada? Romper las cadenas injustas, desatar las amarras del yugo, dejar libres a los oprimidos, romper toda clase de yugo, y compartir la comida con quien pasa hambre (58,6-7).

Isaas es un caso raro de alguien que convivi con el poder pero que nunca abandon su compromiso con los ms oprimidos. Su visin de Dios no tena nada de maniquesta, ni de fundamentalista. Al equilibrio de fuerzas aada la justicia; y a la justicia le aada el amor. Slo el amor es capaz de superar el derecho y evitar hacer de las diferencias divergencias, pues nos ensea a convivir con quien no es como nosotros ni piensa como pensamos nosotros y, sin embargo, posee la misma dignidad humana.

De las lecciones del profeta podemos concluir que, sin una tica globalizada, el actual modelo neoliberal de globocolonizacin no dejar de poner los intereses privados sobre el derecho pblico, las fuentes de riqueza por encima del bienestar de la poblacin, las ambiciones imperialistas por arriba de la soberana de los pueblos.

Quizs la meditacin de los textos de Isaas nos ayude a recorrer un camino sealado en la geografa bblica hace 2,800 aos. Slo nos queda grabarlo en las entraas del corazn.

Frei Betto es fraile dominico, asesor de pastoral y escritor.

Traduccin de J.l.Burguet




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter