Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-07-2004

La propiedad (intelectual) es un robo

Pedro Miguel
La Jornada


EN SU ENSAYO Qu es la propiedad? (1840), Pierre Joseph Proudhon responda de entrada, y sin medias tintas, "la propiedad es un robo", y pasaba de lleno a la defensa de esa definicin que se volvi consigna universal e incendiaria: "Qu inversin de ideas! Propietario y ladrn fueron en todo tiempo expresiones contradictorias, de igual modo que sus personas son entre s antipticas; todas las lenguas han consagrado esta antinomia. Ahora bien: con qu autoridad podris impugnar el asentimiento universal y dar un ments a todo el gnero humano? Quin sois para quitar la razn a los pueblos y a la tradicin?" Desde el primer momento sus contemporneos, incluidos muchos de izquierda, como Marx, lo denostaron con acritud.

http://www.anarquismo.org/noticias/biblioteca/propriedad.html
http://www.artehistoria.com/historia/personajes/6686.htm
http://www.marxists.org/espanol/m-e/1860s/sp65s.htm

SI ALGO QUEDA de cierto en la homologacin conceptual de Proudhon despus de las ingentes crticas que ha recibido a lo largo de 16 dcadas y desde todos los puntos del espectro ideolgico, entonces la propiedad intelectual tambin es un robo. As lo han considerado numerosas organizaciones del siglo XXI que buscan poner un freno a la voracidad de las corporaciones que gobiernan el mundo y que se apoderan, por medio de patentes, de especies vegetales ancestrales, genomas humanos, iconos religiosos y manifestaciones culturales en las que confluye el trabajo, muchas veces gratuito y desinteresado, de numerosos individuos a lo largo de generaciones. La desmedida ambicin de los emporios corporativos -Microsoft, Monsanto, Disney, Lockheed Martin, Vivendi, Sony, por nombrar slo algunos de los ms destacados- as como de logreros siempre dispuestos a pasarse de listos, ha dado una inesperada vigencia al pensamiento de Proudhon, quien desde la tumba sigue increpando con una candidez brutal a las trasnacionales: "Quin sois para quitar la razn a los pueblos y a la tradicin?"

El siglo XXI empieza sobre una apabullante concentracin de riqueza en unas cuantas manos, legalizada por las instituciones de propiedad industrial e intelectual, que afecta a los indios del Amazonas y a los consumidores de msica en formatos digitales, a los seropositivos de Sudfrica y a los oficinistas de la India, a los fieles mexicanos de la Virgen de Guadalupe y a los acadmicos de Argentina. El Norte emprende campaas, presiones y guerras para obligar a los miserables del Sur a respetar sus copyrights y los sumisos tecncratas de este lado se hacen de la vista gorda ante las mafias de la piratera y la falsificacin de productos, pero lanzan operativos de amedrentamiento para disuadir, con penas de crcel, al potencial usuario de software no registrado o al posible espectador de un disco o de un video copiados sin permiso.

NO VOY A meterme en la discusin de si los transgnicos son buenos, malos o todo lo contrario. Pero hay un dato duro: las trasnacionales que hoy producen semilla de maz transgnico aprovecharon los recursos incalculables invertidos por los pueblos mesoamericanos en investigacin y desarrollo para generar diversas clases de maz comestible. Sin pagar un centavo, usufructuaron esa enorme inversin histrica para producir, a su vez, sus propias variedades, y hoy llegan, con su sonrisita de conejo y sus guardias privados, a pretender cobrar a los descendientes de los autnticos desarrolladores del maz, por la amortizacin de laboratorios y salarios de cientficos.


NO DEJA DE ser un robo el que una empresa de Luisiana (McIlhenny Co.) haya registrado como suyo el nombre de Tabasco y que as lo presuma en su sitio web: "TABASCO is a registered trademark & servicemark exclusively of McIlhenny Co., Avery Island, LA 70513". No hace mucho, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) cometi la tremenda burrada de aceptar la solicitud de registro de derechos presentada por un empresario chino sobre la figura de la Virgen de Guadalupe. "Por sentido comn, una imagen que es propiedad de todos los mexicanos no puede adjudicarse a un particular", dijo entonces el cardenal Juan Sandoval Iiguez. La santa indignacin eclesistica ocultaba, sin embargo, la preocupacin por las implicaciones legales de un contrato celebrado el 31 de marzo de 2002 -un ao antes- entre la Baslica de Guadalupe y la empresa estadunidense Viotran, mediante el cual la primera ceda a la segunda, por un lapso de cinco aos y a cambio de 12.5 millones de dlares, los "derechos de propiedad" de la Virgen de Guadalupe para reproducir la imagen religiosa "en cualquier tipo de artculos que quiera comercializar: carteles, llaveros, estampas, velas, veladoras, relojes, tarjetas telefnicas, chamarras, objetos de oro y plata, etc.", y que incluan en cada objeto una "bendicin especial" del arzobispo Norberto Rivera o de monseor Diego Monroy Ponce, rector de la baslica.

http://www.tabasco.com/international/spanish/history.cfm
http://www.chetumail.com/news.php?newsid=258
http://ias.impi.gob.mx:7778/impi/jsp/indice.jsp
http://www.proceso.com.mx/exclusivas.html?eid=2624
http://www.proceso.com.mx/exclusivas.html?eid=2631

HAY CASOS MUCHO ms graves. "Recoger una planta de un huerto familiar de Ecuador fue suficiente para que la International Plant Medicine Corporation, con sede en Estados Unidos, obtuviera una patente estadunidense de variedad vegetal de una planta sagrada de la Amazonia: la ayahuasca". O bien: "En marzo de 2001, la Organizacin de la Propiedad Intelectual (OMPI) (WIPO por sus siglas en ingls) anunci el lanzamiento de un concurso de ensayo estudiantil en el que se peda presentar trabajos con el ttulo: 'Qu significa la propiedad intelectual en su vida cotidiana?' Cualquiera que escribiera un ensayo en el que dijera que la misma significaba: 'no puedo comprar drogas contra el sida debido a los derechos de patente', o 'como agricultor no puedo acceder a las semillas protegidas por patentes y luego volverlas a sembrar', o 'como profesor no puedo distribuir material a mis estudiantes, debido a las restricciones impuestas por los derechos de autor', no ganara el premio de la OMPI, sin importar qu tan bien sustentado estuviera o vlido fuera su ensayo."

http://www.laneta.apc.org/biodiversidad/documentos/patente.htm
http://www.laneta.apc.org/biodiversidad/documentos/leyes/wipout.htm

QUIENES DESEEN BUCEAR en las crticas al ejercicio y las reglas actuales de la propiedad intelectual pueden encontrar informacin esclarecedora en los lugares enlistados a continuacin.

http://www.ciberzoo.org.uy/revista.137-138/Libro.html
http://periferia50.org/html/propiedad.html
http://www.wipo.int/documents/es/meetings/1998/indip/rt98_4b.htm
http://www.biodiversidadla.org/article/articleprint/1123/-1/11
http://www.comunidadandina.org/desarrollo/5_Panama.pdf
http://www.jornada.unam.mx/1999/ago99/990809/mas-perfil.html
http://www.uruguay.com/laonda/LaOnda/116/A5.htm

LAS EMPRESAS FARMACEUTICAS gringas pretenden que los sidosos de Sudfrica paguen a precios de mercado los medicamentos que les resultan indispensables para seguir vivos: cuestin de propiedad intelectual, aducen. Por su parte, la trasnacional Walt Disney ha ganado unos 15 millones de dlares con la cancin Mbube (len, en zul), del compositor sudafricano Solomon Linda, quien en 1939, en Johannesburgo, la grab en un disco de 78 revoluciones por minuto, en compaa de su grupo musical, The Evening Birds. Diez aos ms tarde, en Nueva York, el legendario Pete Seeger adopt la cancin, la rebautizaron como "El len duerme esta noche" y la lanzaron a la fama mundial. Poco despus Linda se vio obligado a vender los derechos de la pieza a un editor sudafricano que le pag una bicoca. Cuando el compositor muri, en 1962, tena menos de 25 dlares en su cuenta bancaria. Un fragmento de la hermossima cancin en disputa puede escucharse -y salvarse en archivo MP3- en su versin original en el sitio club.vitaminic.

ACTUALMENTE, DISNEY, QUE entr en tratos con el explotador sudafricano de Linda, usa el tema musical en la pelcula El Rey Len (1994), en la secuela El reino de Simba y en la produccin musical Rey Len, en cartelera en muchos teatros del mundo. Tres de las hijas del compositor, por su parte, sobreviven en la miseria en la ciudad perdida de Soweto, cerca de Johannesburgo. En los ltimos diez aos las herederas del msico recibieron unos 15 mil dlares de regalas (el 0.1 por ciento de las utilidades generadas por la pieza), valga decir, menos de 42 dlares mensuales cada una. Pero las hermanas se acogieron a una ley que estaba vigente en la Commonwealth cuando Solomon vendi su obra y segn la cual los herederos de un compositor pueden reivindicar derechos de autor 25 aos despus de la muerte del ascendiente. Con esa base legal, a principios de este mes, demandaron a Disney por 10 millones de rands (un milln 600 mil dlares). Si ganan el pleito y Disney se niega a pagar, la justicia sudafricana podra ofrecer en subasta las marcas registradas de la alicada empresa de entretenimiento, incluyendo al Pato Donald y a Mickey Mouse. Muchos accionistas de Disney y yuppies ejecutivos han de estar murmurando, con la boca torcida por el coraje, que la propiedad es un robo.

http://www.boycott-riaa.com/article/13061

http://www.infobae.com/notas/nota3.php?Idx=123165&IdxSeccion=100445
http://fr.news.launch.yahoo.com/dyna/article.html?a=/040702/202/3y9f2.html&e=l_news
http://msl1.mit.edu/furdlog/
http://stage.vitaminic.com/main/solomon_linda_s_original_evening_birds



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter