Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-10-2018

A 526 aos del inicio del holocausto en Abya Yala

Ollantay Itzamn
Rebelin


Holocausto es un trmino de origen hebreo que significa sacrificio, matanza masiva de personas por motivos raciales, polticos o religiosos. Despus de la Segunda Guerra Mundial se populariz este trmino para denunciar la desaparicin forzosa de seis millones de judos en campos de concentracin nazi alemn.

En 1492, cuando los misioneros del Rey de Espaa, bajo la conduccin de Cristbal Colon, fueron recibidos amigablemente por los habitantes de las islas caribeas de Abya Yala, en este continente convivan, segn clculos generales, cerca de 80 millones habitantes. De esta cantidad, para mediados del siglo XVII, slo quedaban apenas un promedio de 5 millones de habitantes, segn crnicas de ese entonces.

En las minas de plata de Potos, Bolivia, fueron aniquilados cerca de 10 millones de indgenas, incluso provenientes de Centroamrica. Sucesos como la matanza de decenas de miles de indgenas en Txcatl, Mxico, el 20 de mayo de 1520 (como venganza espaola por una derrota militar), grafican a brocha gorda el invisibilizado holocausto en Abya Yala. O la matanza de miles de indgenas, junto al Inca Athahuallpa, en Cajamarca, Per, en mayo de 1533.

Masacres por venganzas, trabajos forzados, virus europeo, guerras, entre otras, fueron las razones del innombrado holocausto indgena en Abya Yala.

Cmo estamos los indgenas despus de cinco siglos del inicio de aquel holocausto?

El holocausto implic, no slo la aniquilacin fsica de decenas de millones de indgenas, sino tambin el despojo de la condicin humana del ser indgena. Es decir, la constitucin ontolgica del indgena como agente de obligaciones, mas nunca como sujeto de derechos, es la mayor evidencia del holocausto continuado.

Esta negacin de la condicin antropolgica del indgena se constituy en la Colonia europea, y se afianz durante los dos siglos de colonialismo interno republicano. Al grado de configurarnos psicolgicamente a los indgenas como seres cuasi humanos, cuasi piezas de museo. Psicolgica y polticamente casi imposibilitados para ejercer y exigir el cumplimiento de nuestros derechos, establecidos en el derecho internacional. En especial los derechos polticos.

El holocausto psicolgico/cultural que sobrevino al holocausto fsico hizo que de los cerca de 50 millones de indgenas que cohabitamos en Abaya Yala actualmente, casi la totalidad estemos en situacin de empobrecimiento y de desnutricin. Arrinconados y, ahora, asediados por agentes empresariales. Sin mayor posibilidad de defendernos porque legalmente (al no habrsenos restituido an nuestros territorios) subsistimos en estas repblicas ajenas como extranjeros en nuestros propios territorios.

Los histricos esfuerzos por ampliar las oportunidades para ejercer y disfrutar de nuestros derechos colectivos, emprendidos en Bolivia, Nicaragua (ms del 30% del territorio nacional ha sido restituido a los pueblos indgenas), ahora, son flagrantemente saboteadas por las oligarquas nacionales e internacional que histricamente jams quisieron admitir nuestra condicin de seres humanos. Sujetos colectivos con historia.

Por nuestra tendencia de apertura hacia la trascendencia (espiritualidad) acogimos las creencias cristianas. Obedientes a dichas creencias subsistimos por 526 aos. Pero, los mercenarios de la fe cristiana, ahora, Biblia en mano emprenden procesos de resubordinacin de resistencias indgenas. All tenemos Honduras, Guatemala, Brasil, cuyos predicadores gobernantes, con Dios en los labios, continan imponindonos el sistema neoliberal anti indgena, como lo hacan Pizarro y el cura Valverde all, cuando en Cajamarca era mayo de 1533.

Pero, las creativas resistencias individuales, comunitarias y territoriales indgenas ante este holocausto tambin fueron, son y sern permanentes hasta conseguir nuestras autodeterminaciones como pueblos, y hacer florecer el buen convivir entre todas y todos, como hijos e hijas de nuestra Madre Tierra.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter