Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-10-2018

Blowin in the wind

Miguel Casado
Rebelin


La pasada primavera se cumplieron cuarenta y dos aos de la muerte de Ulrike Meinhof en la crcel de Stammheim-Stuttgart. Mientras una multitud esperaba en el exterior para acompaar el entierro, el jefe de polica Herold, que encabez la campaa contra la llamada Fraccin del Ejrcito Rojo, al parecer formul la evidencia: Ha nacido un mito. De ello daran fe las pelculas, piezas musicales, performances y pinturas, textos que, durante estas cuatro dcadas, han vuelto a ello una y otra vez; as, la serie October 18, 1977 (fecha en que,tambin en Stammheim, murieron otros tres miembros del grupo), pintura en blanco y negro, que representa la obra de Gerhard Richter en la coleccin del MoMA; o la accin de Joseph Beuys y Thomas Peiter en la Documenta de 1972, cuyos carteles Durero, yo acompao personalmente a Baader+Meinhof por la Documenta quiz seran penados por la actual ley espaola.

Ulrike Meinhof naci en 1934, nia de la guerra, hurfana temprana que creci junto a una colega de su madre, Renate Riemeck, personalidad del pacifismo difcil de los aos 50, entre las coacciones de la guerra fra. Meinhof vivi esa militancia desde muy joven, as como los lmites sufridos por la izquierda alemana (por ejemplo, el Partido Comunista fue ilegalizado en 1956). Como redactora jefe del semanario Konkret, participante en debates televisivos, se convirti en referencia de la crtica social y la denuncia del imperialismo (la guerra del Vietnam entonces, y su poder de polarizacin),con notable prestigio entre las lites intelectuales y profesionales; en castellano puede leerse el anlisis que hizo Manuel Sacristn del trnsito de sus columnas desde un humanismo crtico a una postura revolucionaria. En 1968, a la par de los movimientos estudiantiles, renuncia a su posicin y se consagra al trabajo social entre las jvenes de los correccionales, que protagonizarn su Bambule, guion flmico en torno a los motines espontneos de las internadas, a la violencia y la contraviolencia.

En ese momento conoce a Andreas Baader y Gudrun Ensslin, al asistir como reportera al juicio que los encausa por el incendio de unos grandes almacenes. Madre de dos hijas ya, Ulrike lleva seis aos a Gudrun, nueve a Andreas; su reunin es tambin encuentro entre el legado de la izquierda radical y la nueva contracultura de los jvenes. Y cristaliza en lo que ella llama el paso a la prctica desde la teora: su fuga por una ventana, durante una accin de comando para liberar a Baader, que est detenido, simboliza su entrada en la clandestinidad; proponen crear una guerrilla urbana, defienden que la revolucin social ha de ser armada. Una cascada de ataques bombas y tiroteos contra cuarteles americanos, contra policas, fiscales y empresarios busca desmentir la presunta invulnerabilidad del sistema. Muertes en los dos lados, detencin de la mayora del grupo; la propia Meinhof, en junio de 1972. La periodista estrella es ahora terrorista.

Su lema, unir todas las fuerzas del pueblo contra el sistema de polica / poder / violencia / familia / escuela / fbrica / oficina / trena / correccional / manicomio, ya sugiere, en cierto modo, las capas sociales desestructuradas y marginales que les darn apoyo junto a sectores intelectuales con conciencia crtica. Segn datos de la polica, entre los menores de treinta aos, uno de cada cuatro simpatizaba con ellos. La gran coalicin de la derecha con los socialdemcratas, a partir de 1966, haba reducido aun ms el campo de una oposicin posible; la continuidad de antiguos nazis en numerosos puestos directivos o el decreto de los radicales de 1972, que prevea la exclusin por causas ideolgicas de la administracin pblica, desde los profesores a los bomberos (unas ochenta mil personas tenan ficha), componan un cuadro asfixiante. El apoyo internacional (Sartre, Foucault, Beauvoir, Genet, Deleuze) lo confirma; as, el linchamiento meditico sufrido en Alemania por Heinrich Bll, a causa de un moderado artculo sobre las garantas del estado de derecho, fue respondido con el Premio Nobel de Literatura en 1972. Cuando ahora se ve el sentido de que obtenga este premio un escritor chino o una bielorrusa, se olvida el que igualmente tuvo en el corazn del llamadomundo libre. El proceso celebrado en la misma crcel de Stammheim (vase la pelcula homnima de Reinhard Hauff) es quiz el gran banco de pruebas de la continua, y aun activa, erosin de los derechos en Europa.

En el ltimo manuscrito de Ulrike Meinhof se lee: El miedo es reaccionario. Tengo miedo, pero es reaccionario; antes de entrar en la crcel escriba: En cualquier cosa que se hace, se permanece en gran medida extrao a uno mismo. Una buena parte de nuestros actos nos queda cerrada, como ininteligible. De ese desdoblarse y de la tortura del aislamiento extremo habla el poema de Vctor M. Dez Discurso privado, referido a Meinhof: Ella blanca sobre un fondo / persigue la huella, su mente, la huella. / Los pies desaparecen, ella encerrada / como un azcar en la leche. Y: A veces me recorto con tijeras, / recorro toda la silueta con delicadeza. / Me despego para hablarme, me tiendo / sobre la cama para hablarle. / Y le echo palabras a ese hueco que dejo / de m misma.

Es difcil pensar sobre todo ello; de algn modo este repaso se hace parcial en la conciencia de la dificultad. Pero un mito es siempre una concentracin de sentido y por tanto, aunque de modo oscuro, puede ofrecerse como espacio de reflexin. Ms all de lo obvio la inmadurez y la inutilidad del empeo, las muertes injustas algo, sin duda, queda por pensar. Los lmites tan difusos entre la democracia y un rgimen autoritario. Las races insoportables del sistema y de la vida. La imposibilidad de cambiar todo eso sin que haya alguna clase de torsin. Y algo singular: el carcter generacional, lo que sentamos los jvenes de aquellos aos. Propondra releer algunas pginas de Roberto Bolao: su discurso de Caracas, el primer prrafo de Estrella distante, el fantasmagrico final de Amuleto. O recordar los trazos oblicuos, lluvia abstracta, de Ulrike, una exposicin de Manuel Sierra en Simancas a principios de los 80. O la cancin, tan conocida, que suena al final de la pelcula de UliEdel, RAF. Fraccin del Ejrcito Rojo: blowinin thewind, la respuesta, amigo mo, est flotando en el viento.

 

Lecturas.

Ulrike Meinhof, Bambule. Traduccin de Francesca Martnez. Barcelona, Icaria, 1978.

Grupo Baader-Meinhof, El moderno estado capitalista y la estrategia de la lucha armada. Traduccin de Pedro Madrigal. Barcelona, Icaria, 1977.

VV.AA., Terrorisme en Allemagne. Documents, nmero especial doble 2/3, 1975.

Alain Lacroix, Ulrike Meinhof. Rennes, Pontcerq, 2014.

Heinrich Bll, Ulrike Meinhof. Un artculo y sus consecuencias. Traduccin de Feliu Formosa y Juan del Solar. Barcelona, Seix Barral, 1976.

Manuel Sacristn, Intervenciones polticas (Panfletos y materiales III). Barcelona, Icaria, 1985.

Vctor M. Dez, Discurso privado. Len, Eolas, 2013.

Roberto Bolao, Estrella distante. Barcelona, Anagrama, 1996.

, Amuleto. Barcelona, Anagrama, 1999.

, Entre parntesis. Barcelona, Anagrama, 2004.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter