Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-10-2018

Producir S, desnacionalizar No

Elas Jaua Milano
Aporrea


Desde mediados de los aos 80, del siglo XX, se desarroll una poltica sistemtica de desinversin en las empresas del Estado que merm su funcionamiento, sumado al abandono de cualquier mecanismo de control fiscal, lo cual permiti el desmantelamiento de las mismas a travs de diversos mecanismos de corrupcin. Se crearon as las condiciones para que una feroz campaa de medios mediante titulares, editoriales, programas especiales y articulistas, justificara el proceso de privatizacin a precio de gallina flaca, durante el periodo neoliberal, en la dcada de los 90.

En los ltimos das hemos visto el inicio de una campaa parecida en importantes medios impresos y en redes sociales. No hay duda que algunos sectores parecen interesados en abrir el debate sobre la privatizacin, con el fin de ponerle las manos a los activos que son de todos los venezolanos y venezolanas.

Al respecto debemos recordar los resultados del proceso privatizador en la dcada neoliberal: despidos masivos y tercerizacin de trabajadores y trabajadoras; no contribuy a la reduccin del dficit fiscal, dado que el Estado debi mantener un apoyo financiero constante a las empresas privatizadas, caso Sidor; muchas empresas vendidas fueron cerradas por sus nuevos dueos que solo les interesaba sacarlas del mercado, caso emblemtico VIASA; no hubo mayores incrementos de la produccin y cuando los hubo, sta fue dedicada principalmente a la exportacin y en el caso de las telecomunicaciones, las mejoras se lograron a partir de la exclusin de importantes sectores de la poblacin de los servicios de telefona. El que tenga memoria que reflexione.

Una de las causas que explica la emergencia histrica de la Revolucin Bolivariana, es precisamente la reaccin de la sociedad de los aos 90 contra ese nefasto proceso de desnacionalizacin. As est expresado en los distintos documentos del Movimiento Bolivariano 200 (MBR 200) y del Movimiento V Repblica (MVR), principalmente en la Agenda Alternativa Bolivariana de 1996, propuesta de Hugo Chvez para salir del laberinto neoliberal. De all que uno de los principios consagrados en nuestra Constitucin Bolivariana de 1999, vigente, es la proteccin de la propiedad sobre los activos nacionales.

El proceso de renacionalizacin planificado y desarrollado por nuestro Comandante Chvez a partir del ao 2006, tuvo como objetivos recuperar los bienes de la Nacin que haban sido subastados u ocupados ilegalmente; dejar de sostener el funcionamiento privado de las mismas, mediante la transferencia de divisas y auxilios financieros del Estado; as como democratizar el acceso a bienes y servicios de la poblacin.

Donde quieran y con quien quieran, cifras en manos, podemos verificar la estabilidad o el crecimiento sostenido de la produccin y expansin de los servicios de las empresas nacionalizadas, en todos los sectores, por lo menos hasta el ao 2014. En tal sentido, recomiendo leer en mi blog, Horizonte en Disputa, el artculo "Solo el Pueblo Salva el Pueblo", del 9 de julio de 2016, donde se explican las causas, logros y errores cometidos en el proceso de nacionalizacin.

Necesario es un balance del proceso de las llamadas alianzas estratgicas iniciado en el ao 2016, donde se transfiri la gestin de un nmero indeterminado de empresas estatales a sectores privados; as como de la poltica de intervencin con funcionarios externos de otro nmero importante de empresas estatales. No es cierto que dichas empresas estn dirigidas, en la actualidad, por sus trabajadores.

Desde el punto de vista pragmtico, afirmamos que la privatizacin de nuestros activos no es la solucin a los problemas de produccin. En primer lugar, porque el peso de la mayora de estas en el abastecimiento, salvo las estratgicas, no es determinante en el mercado nacional; en segundo lugar, porque no contribuiran en nada a reducir el dficit fiscal, ya que seguiran demandando dlares y financiamiento del Estado para funcionar; y en tercer lugar, porque tendran un impacto social y poltico en nuestros trabajadores, trabajadoras, campesinos y campesinas.

No hay que equivocarse en el diagnstico, si el origen del desabastecimiento se ubicara en el rgimen de propiedad social, cmo explicar la falta de medicamentos, siendo la industria farmacutica privada. La explicacin est en que sta depende, al igual que las empresas pblicas, la Polar y otras "exitosas" empresas privadas, de los dlares del Estado. Desviacin estructural del modelo capitalista venezolano, origen principal de las distorsiones de nuestra economa.

Compatriotas no nos dejemos seducir, como en los 90, por un espejito con brillo. La solucin real est en producir. Por eso celebro las recomendaciones emitidas por el Congreso Constituyente de la clase trabajadora y aprobadas por el Presidente Nicols Maduro para la gestin de las empresas pblicas. Ahora hay que batallar, para que los interesados en la privatizacin, permitan que estas acciones se ejecuten.

Respecto a ese plan aprobado, me atrevo a aportar algunas recomendaciones, que he presentado en diversas instancias del partido y del gobierno para lograr un proceso de la recuperacin de la produccin comunal, privada y estatal:

  1. Desarrollar un programa de estmulo y apoyo transparente a la produccin de todos los sectores econmicos del agro y de la industria (financiamiento, libre acceso a los insumos, asistencia integral, garanta de comercializacin legal, seguridad pblica).

  2. Desmontaje y penalizacin de las mafias que han ocupado la produccin y comercializacin tanto en el sector pblico como en el privado.

  3. Direccin de las empresas pblicas con el personal tcnico profesional formado a lo largo de aos en la gestin de las mismas y que en el periodo de la revolucin Bolivariana tuvo la oportunidad de especializarse en Venezuela y en distintos pases del mundo. Ellos y ellas saben cmo y sobre todo quieren recuperar nuestras empresas.

  4. Un programa de recuperacin de la disciplina laboral consciente, a travs de la formacin, pero tambin del ejercicio de los mecanismos de autoridad previstos en la Ley Orgnica del Proceso Social del Trabajo y de los Trabajadores y Trabajadoras.

  5. Libre intercambio de divisas entre los privados. Garanta de acceso a divisas, insumos y repuestos, ligados a metas de produccin, a las empresas pblica y comunales.

  6. Desarrollar un sistema de precios y subsidios cruzados, a los productores, en rublos agrcolas y bienes industriales de consumo priorizados.

  7. Programa de innovacin cientfica tecnolgica y financiamiento del escalamiento de las experiencias exitosas, en Escuelas Tcnicas, Universidades e institutos de ciencia y tecnologa, para la sustitucin de importaciones.

Finalmente, quiero puntualizar en tres consideraciones finales para la recuperacin productiva. La primera es la necesidad de recuperar la convivencia democrtica en nuestro pas; la segunda es que la preservacin de nuestras empresas nacionales, no est reida con la inversin del sector privado internacional y nacional realmente existente, no es tarea de la revolucin crear nuevos empresarios, en los mismos sectores donde stas se desempean, salvo en los no permitidos por nuestra Constitucin Bolivariana y la tercera es que debemos seguir perseverando en el impulso y expansin de una economa comunal socialista, en los territorios donde el pueblo ha desarrollado experiencias exitosas, como no los encomend nuestro Comandante Chvez.

 

 

Una economa mixta, transparente, honesta, inclusiva de todos los sectores, es el camino para un buen porvenir. Ese es el camino que prefiguramos los revolucionarios, las revolucionarias desde la dcada del noventa, proyectado a este siglo XXI. El camino de Chvez.

* Elas Jaua Milano es dirigente del PSUV. Ocup varios ministerios en el gobierno de Hugo Chvez y en el gobierno de Nicols Maduro. Actualmente Ministro de Educacin.


Fuente: https://www.aporrea.org/actualidad/a270541.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter