Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-10-2018

Netanyahu, el veneno de Israel

Higinio Polo
TopoExpress


Israel naci de la ocupacin militar y el robo de tierras ajenas, acompaados de una feroz limpieza tnica que comport la expulsin de centenares de miles de palestinos de sus poblaciones, de la destruccin de sus aldeas y de matanzas como la de Deir Yassin. Fueron los laboristas judos del Mapai, con Ben Gurion, quienes expulsaron a los palestinos de su tierra, en 1948, y quienes expropiaron sus propiedades por la fuerza militar. Esa poltica se mantuvo despus, durante dos dcadas, procurando hacer irreversible la ocupacin, y cuando el Mapai fund, con otras organizaciones menores, en 1968, el Partido Laborista, sus dirigentes siguieron defendiendo el expolio. Referirse hoy a la invasin de nuevos territorios en 1967, rechazada por la ONU, y reclamar el fin de la ocupacin es justo, pero olvida que el origen del conflicto se sita en 1948, en la Nakba.

Israel es un Estado colonial, aunque para su creacin y justificacin posterior se utiliz despus el sufrimiento de los judos perseguidos por el nazismo, como si el horror de Auschwitz disculpase el despojo palestino. La colonizacin, el apartheid y la represin militar del Tsahal israel acabaron con los sueos igualitarios de la izquierda israel, porque el sionismo socialista estaba basado en el expolio palestino. La segunda intifada , los atentados suicidas palestinos, y los constantes asesinatos selectivos cometidos por las fuerzas israeles, inocularon el miedo entre los israeles: los laboristas perdieron influencia frente a la extrema derecha, que consigui presentarse como la garanta de la seguridad de Israel. Los acuerdos de Oslo de 1993 fueron ignorados, y el retorno de Netanyahu como primer ministro, en 2009, supuso el fin de las negociaciones con la Autoridad Palestina, convertida adems en ejecutora del control y la represin en Cisjordania y Gaza.

El corrupto Netanyahu ha conseguido el apoyo de la mayora de la poblacin israel a su poltica de acoso a los palestinos, de asesinatos selectivos extrajudiciales, y de amenazas a Irn, y que defienda, o acepte, la infame poltica de segregacin, despojo y represin. Desde la operacin de castigo contra Gaza en 2014, pasando por la demolicin sistemtica de viviendas palestinas, y con la constante ampliacin de los asentamientos ilegales, el futuro que Israel ofrece a los palestinos es de la expulsin paulatina de sus propias tierras: la desaparicin y la muerte. El ltimo episodio de la infamia es la aprobacin en la Knset de la Ley Estado-nacin por la que se proclama a Israel hogar nacional del pueblo judo, declara a Jerusaln capital del pas y el calendario judo como el nico oficial.

No existe el proceso de paz: slo perdura la limpieza tnica que se inici en 1948. Toda la derecha israel, e incluso los laboristas y otros grupos abonan la persecucin de los grupos polticos y sociales palestinos, y la mayora de la poblacin israel no slo quiere ignorar la segregacin, sino que incluso defienden la expulsin de los que siempre han vivido en Israel. Una de las terribles paradojas del Israel de nuestros das es constatar que los descendientes judos de quienes sufrieron el horror de Auschwitz y de la persecucin nazi se han convertido en defensores de la deportacin y del apartheid.

La mayor parte de los israeles no ha querido ver dramticas escenas como el asesinato por francotiradores del ejrcito de Fadi Abu Salah, en su silla de ruedas, o el de la enfermera Razan al-Najjar, de 21 aos, que recibi un balazo de muerte de otro francotirador mientras atenda a los heridos. Porque, para la gran mayora de los israeles, el sufrimiento palestino no existe, o, si existe, es merecido: incluso la Corte Suprema de Israel ha considerado legal que el ejrcito israel dispare a matar contra manifestantes pacficos. La franja de Gaza es hoy una crcel gigantesca, con el agua contaminada y con unas pocas horas de electricidad diarias; ningn palestino puede salir de all, y un milln de nios estn siendo envenenados lentamente por el agua que consumen, debido al bloqueo israel que impide la entrada de suministros. Acadmicos israeles han calificado a Gaza como el mayor campo de concentracin de la historia.

Se han producido protestas por la matanza, como la manifestacin en Haifa, el 1 de junio, convocada por Hadash y el Partido Comunista israel, denunciando los asesinatos y la ocupacin militar. Ambas organizaciones defienden el derecho al retorno de los refugiados palestinos expulsados de sus tierras, que, junto con sus descendientes, suman hoy casi cinco millones de personas. El Partido Comunista israel defiende el fin de la ocupacin israel, una paz justa basada en dos estados, as como los derechos de los refugiados palestinos. Sin embargo, la izquierda es dbil en Israel, y la mayora de la poblacin prefiere tolerar que Israel se haya convertido en un Estado delincuente y criminal, mientras accede a que sus soldados disparen a matar; elige avalar el robo de las tierras palestinas, soportar el veneno y el odio de Netanyahu, y escoge ignorar el drama palestino, aceptando la segregacin, viviendo en la mentira y la ponzoa.

 

Fuente: http://www.elviejotopo.com/topoexpress/netanyahu-el-veneno-de-israel/

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter