Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-10-2018

Entrevista a Francia Mrquez, defensora de los derechos humanos y premio Goldman
"No nos preguntamos si los productos que consumimos estn baados en sangre"

Lula Gmez
Pblico

La activista colombiana denuncia la complicidad del Estado colombiano en la minera ilegal, un cncer que contamina sus ros y deforesta sus tierras.


Francia Mrquez / Foto: Goldman Environmental Prize  

Francia Mrquez / Foto: Goldman Environmental Prize

Negra!, grit la nia al verse en el espejo. //Desde entonces, ese es mi color favorito. Ese fue el verso elegido por Francia Mrquez, la mujer afrocolombiana que ostenta el premio Goldman , considerado como el Nobel del Medioambiente, en la presentacin del libro Horas de guerra, minutos de paz , de Emilio Polo. Era uno de los muchos actos que ha mantenido durante su gira por Espaa para subrayar el abandono de sus comunidades por parte del Estado.

La activista es del Cauca, una de la zonas ms golpeadas por la guerra en Colombia donde a pesar de los pactos firmados entre las FARC y el Gobierno, la guerra persiste. A esa violencia han de sumar la que trae la minera ilegal: un autntico cncer en sus territorios que se est comiendo su tierras que son deforestadas en busca del metal- y ros, envenenados por el mercurio utilizado para separar sustancias. Mrquez empez como activista siendo una adolescente, pero su master como defensora del medio ambiente le lleg tras una marcha que realiz para gritar al mundo, tras un sinfn de denuncias infructuosas, que la minera ilegal estaba acabando con sus tierras. Camin 350 kilmetros durante 10 das junto con otras 130 mujeres y jvenes . Consigui sacar unas mquinas retroexcavadoras de sus tierras, pero solo unas ; las hay por miles. Segn fuentes de la Fiscala colombiana, el 80% de todo el oro minado anualmente en Colombia se produce de forma ilegal con mtodos que causan una devastadora destruccin ambiental. Un reciente estudio de la Universidad Externado de Bogot encontr que hasta 80 ros del pas estn contaminados. La Fiscala tambin seala que diez importantes ros estn a punto de "desaparecer".

Francia Mrquez , que tuvo que desplazarse de su tierra y vive amenazada, dice haberse inspirado en la sabidura de sus mayores, gente que no saba leer pero que le decan: ustedes tiene que cuidar al ro como a su pap y a su mam, porque eso es el ciclo de vida.

Usted denuncia una poltica extractivista por parte del gobierno colombiano que va en contra de las comunidades.

Desde que se empez a vender a Colombia como un pas para la minera, se dispar la minera ilegal en toda la regin del Pacfico. Para m, la minera ilegal es una estrategia para justificar la gran minera y esa poltica extractivista en Colombia que no mira a las comunidades. Porque la minera ilegal ha llegado a nuestras regiones con la complicidad de las instituciones del Estado , que dejan pasar esas mquinas retroexcavadoras por nuestros caminos hasta llegar a los ros. Cmo llegan esas mquinas all, no los ven los retenes de la fuerza pblica? Pareciese que esas gras y dragas fuesen cjas de fsforos se llevan en un bolsillo. Quin permite esa compra de un mercurio que forzosamente debe ser importado del exterior? Con licencias o sin ellas, solo hay que asomarse y ver cmo se estn destruyendo el territorio, pero eso no lo ven ni el ejrcito ni las instituciones ambientales.

Les acusan de ir contra el desarrollo.

En muchos territorios donde el Gobierno ha entregado ttulos mineros a empresas, se nos ha acusado de ser perturbadores de mala fe. Cuando nos dicen que nos oponemos al desarrollo, yo pregunto: al desarrollo de quin? A la gente la han despojado de sus tierras y ahora se ven forzadas a trabajar en latifundios de caa de azcar, monocultivos que solo dan intereses para los grandes terratenientes. De qu desarrollo estamos hablando si para construir una represa han tenido que quedar sepultadas las tierras con las que vivamos del caf, cacao y pltano, la pesca y la minera artesanal?.

El problema de la minera ilegal viene de hace aos, pero adems ahora con el nuevo Gobierno estamos saltndonos la Constitucin del 91 y retrocediendo a la del 86, donde los afrocolombianos no tenamos derechos . Esos derechos fundamentales que nos permitan proteger nuestros territorios, entendidos como espacio de vida, donde podamos recrear nuestra cultura, se han ido menoscabando. Se est presentando un proyecto de ley para que el derecho fundamental de la consulta previa [otorgado para la poblaciones originarias] no sea un obstculo para la lite que defiende que el desarrollo se mida en trminos econmicos y no en bienestar social.

Resulta paradjico que ros en su pas sean sujetos de Derecho y sus gentes no tengan ni agua potable, ni pescado que comer.

Se explica si miras a sus habitantes: somos negros. Y yo no me olvido de nuestra historia, a nosotros nos dijeron que ramos salvajes. A nosotros nos quitaron nuestra humanidad. Y eso est ah: el racismo hace que nosotros seamos considerados como cosas que no merecemos derechos. Y cuando nos dan derechos, se quedan en el papel. Y cuando los exigimos, nos replican: Su derecho no puede obstaculizar nuestro desarrollo.

Estamos hablando casi ms de derechos humanos que de medioambiente.

Es que no se pueden separar. Estn totalmente relacionados. Para m, la naturaleza no se desprende del territorio, que es vida. Y esa es parte de nuestra lucha, luchamos por nuestro modo de vida, luchamos por el ro.

No parece que quede mucho espacio para los derechos humanos hoy en Colombia, a pesar del pacto entre las FARC y el Gobierno.

Es cierto. Como comunidades afro, como campesinas y como mujeres hoy le apostamos a la paz, pero el nuevo panorama es muy duro: est el ELN, las disidencias de las FARC, los paras, los narcos A m se me parte el corazn, porque tena la esperanza de que el conflicto iba a disminuir, y s, ya no hay bombardeos, pero la violencia sigue , entre otras cosas, porque el Gobierno no cumple con su compromiso de implementacin de esos acuerdos de paz.

No podemos hablar de paz cuando vivimos realidades como el horror del desplazamiento forzado. La semana pasada en una audiencia pblica el gobernador de Nario denunciaba que en este ao se han desplazado por el conflicto armado 5.000 personas en su departamento. No lo ven? All no hay que hablar de guerrillas, hay que hablar de gente que lucha todos los das por vivir de una forma digna y que por el contrario, les ha tocado vivir una guerra que no es la suya, una guerra que ha sido introducida por un mismo sistema econmico de muerte.

Yo quisiera que no haya gente muriendo en los territorios, sobre todo porque muchos de los jvenes, de la gente que est en esos grupos armados, son los nuestros. Y se van al ejrcito, a la polica o a los paramilitares por absoluta necesidad. En muchas comunidades el Estado no est en trminos de inversin social. Las vas las levantan la gente a punta de pico y pala. No obstante, s estn para entregar nuestras tierras a empresas multinacionales.

La semana pasada daban el Nobel de la Paz a dos personas que luchan contra la violencia sexual ejercida contra las mujeres en la guerra. Qu pasa en su pas?

Ese tema no es algo que yo haya trabajado, pero por ejemplo en Buenaventura, en el mayor puerto de Colombia, el feminicidio ha sido una estrategia para generar terror en la comunidad y entrar all con un megaproyecto sin tener oposicin.

Qu responsabilidad tiene la comunidad internacional en esa compleja guerra?

Muchas de las presiones econmicas que tenemos sobre los territorios tienen que ver con las empresas que se han lucrado y saqueado nuestros territorios, que son las mismas que esclavizaron a nuestros ancestros y ancestras. Unin Fenosa, entre ellas.

En Europa hay muchas empresas que estn violentando y vaciando nuestros territorios. Y eso pasa en mi pas, en el resto de Latinoamrica y en frica. La gente que se est cruzando el Mediterrneo, que se est muriendo en l, es producto de cmo le han destrozado su casa, de no tener condiciones de vida dignas . Y los que tienen la suerte de llegar y no morir, deben soportar la discriminacin y el maltrato, que les traten como basura.

Luego, cada persona debe ver qu hace y cmo consume. No nos preguntamos si los productos que consumimos estn baados de sangre , si el costo de obtenerlos implica la destruccin de ros y envenenamiento del territorio. Hoy el cambio climtico es una muestra de que es necesario transformar esa visin de vida basada solo en el consumo. Hay que repensarnos la vida. Pero algunos, quienes tienen una serie de privilegios, no quieren verlo: creen que los recursos son ilimitados. Quizs nosotros somos los primeros que nos vamos a morir all, pero el planeta se est apagando da a da. Todos los das esa lucecita se va mermando y va a llegar un momento en donde ya no va a alumbrar ms.

Fuente: https://www.publico.es/sociedad/femenino-plural/entrevista-francia-marquez-defensora-ddhh-premio-goldman-no-preguntamos-productos-consumimos-banados-sangre.html

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter