Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Turqua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-10-2018

Como amigo de Jamal Khashoggi y una de las ltimas personas en verle antes de que desapareciera, esto es lo que pienso

Daud Abdullah
The Independent


Sentados en la cena despus de la conferencia, Jamal me ense algunos de los tweets en su contra que publicaron sus crticos saudes. Como otros muchos compatriotas, l haba criticado ciertas polticas saudes, aunque amaba a las gentes de la regin.

Cuando nos dimos la mano y nos despedimos enfrente del Hotel Ambassadors el sbado 29 de septiembre, nunca hubiera imaginado que nunca volvera a ver a Jamal Khashoggi. Acabbamos de terminar de cenar en un restaurante turco de Bloomsbury, Londres, con amigos e invitados que participaron en nuestra conferencia ese mismo da.

Ha pasado ms de una semana desde que Jamal desapareci tras entrar en el Consulado saud de Estambul. Aunque todo el mundo que sigue esta historia espera lo mejor, cada vez est ms claro que puede que haya sucedido algo horrible.

Despus de haberle recibido en su ltima aparicin pblica, siento una especie de deber especial de plasmar mis propios sentimientos y opiniones respecto a esta notable persona.

Tras un contacto cercano, la primera impresin que te llevas de Jamal es sobre su energa intelectual y su motivacin. Su participacin en nuestra conferencia no estaba considerada en nuestro planteamiento inicial, as que cuando le llam a Estambul para invitarle era como invitado, no como conferenciante.

Con una tremenda humildad, acept la invitacin. En aquel momento decid que tena que aprovechar su presencia y pedirle que participara en un panel.

Tras sus tantos aos de experiencia cubriendo los principales acontecimientos en Oriente Medio, Jamal estaba altamente calificado para hacer una contribucin incalculable a nuestra conferencia, lo que hizo con aplomo y distincin.

Acerca de la participacin de su pas en Palestina, enfatiz el apoyo inquebrantable del pueblo saud, a diferencia del de su actual liderazgo poltico. De hecho, record con nostalgia los principios de la dcada de los 70, cuando Arabia Saud, bajo el rey Faisal, estaba a la vanguardia del apoyo rabe e islmico a la causa palestina y de la defensa de los sitios sagrados amenazados por la ocupacin militar de Israel.

En 1972, el difunto rey fund la Organizacin para la Cooperacin Islamica (OIC) y, el ao siguiente, jug un papel importantsimo en el embargo de petrleo de la OPEP contra pases que apoyaron a Israel durante la guerra de octubre de 1973. Dos aos despus, Faisal fue asesinado.

Jamal Khashoggi era un realista. Saba que, incluso con su enorme riqueza y prestigio religioso, Arabia Saud no tiene la ltima palabra sobre el futuro de Palestina. Afirma que esto qued demostrado a principios de este verano de 2018, cuando los lderes polticos saudes dieron un paso atrs frente al acuerdo del siglo de Trump, que reconoce a Jerusaln como la capital de Israel y propone a Abu Dis como la capital del futuro Estado de Palestina.

El pueblo palestino no aceptar esta frmula; ninguna autoridad poltica o religiosa podr imponrsela.

Sentados a la cena despus de la conferencia, Jamal me ense algunos de los tweets negativos publicados por sus crticos saudes. Como otros muchos compatriotas, Jamal haba hablado en contra del bloqueo saud sobre Qatar; sobre su apoyo a los gobernantes militares de Egipto; y sobre la encarelacin de cientos de figuras religiosas, profesores universitarios, periodistas y activistas por los derechos humanos.

Si resulta que Jamal Khashoggi ha sido asesinado, esto demostrar por qu su regin, a pesar de sus vastos recursos naturales, no ha conseguido desarrollarse y sigue siendo lamentablemente dependiente del patrocinio occidental. En lugar de invertir en el talento nacional con libertad de pensamiento, ha decidido invertir en hardware militar para destruir vidas humanas.

Dado su vasto conocimiento sobre la regin y su incuestionada influencia en la opinin pblica, el establishment saud podra haber aprovechado las habilidades de Jamal no slo para su beneficio nacional, sino tambin para el del pueblo de la regin, al cual Jamal amaba. En cambio, el Estado le silenci al despedirlo de los empleos en profesiones que le apasionaban; y ahora bueno, nadie lo sabe.

Una semana despus de su desaparicin, no podemos asegurar que Jamal Khashoggi est muerto, pero podemos estar seguros de que, vivo o muerto, su pensamiento, su compasin y su dinamismo inspirarn a millones de personas marginadas en la regin.

Este artculo fue publicado en The Independent el 10 de octubre de 2018.

Fuente: https://www.monitordeoriente.com/20181015-como-amigo-de-jamal-khashoggi-y-una-de-las-ultimas-personas-en-verle-antes-de-que-desapareciera-esto-es-lo-que-pienso/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter