Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-10-2018

Insumisin total

Manuel Millera
Rebelin


Les propongo una adivinanza Qu tienen que ver la presa del Seoro de Sarra, el alcalde de Orbaitzeta, la ermita de Garinoain, el asesinato de Carrero, el polgono de tiro de las Bardenas, o las tiendas de Amancio Ortega? Mientras lo piensan, diremos que la Insumisin no es tan slo la militar. Segn la RAE, falta de sumisin, sometimiento a otras personas; entendida como acatamiento o subordinacin manifiesta con palabras o acciones. Desobediencia en general, aado, como forma de hacer poltica.

Antecedentes: En 1971, el valiente Pepe Beunza, primer detenido por negarse ir a la mili, tuvo Consejo de Guerra. Estuvo en la crcel casi cuatro aos y hoy es con 71, uno de los referentes histricos del activismo no violento. Con la muerte del dictador en 1975 se empez a extender el desafo al poder, en el 76 haba 285 objetores de conciencia encarcelados. En 79 naci el MOC y en los ochenta MiliKK y Kakitzat. En 83 se aprob el Proyecto de Ley de Objecin de Conciencia que el movimiento antimilitarista no acat. En 85 hubo una campaa de objecin colectiva a la que se apuntaron 15.000 jvenes. En 89 fueron las primeras presentaciones colectivas de objetores insumisos. En 90 ya haba 2.450 insumisos. El 1 de enero de 2002 se acab la mili obligatoria, incluso en la poca de hierro de Aznar I, el Humilde.

Pamplona, ha sido una ciudad de curas, monjas y militares y ello, seguramente, marc la represin de la insumisin. Se sola decir: Un hijo para la Iglesia, otro al ejrcito y los dems para casa. Quiz por eso, Navarra fue punta de lanza de este movimiento. Dada la diversidad de sentencias que se dictaban en el 92, algunos insumisos empezaron a renunciar a la remisin condicional. Al beneficio penitenciario, que supona la suspensin de la condena y evitaba el ingreso en prisin. Esta actitud solidaria de los insumisos navarros segn el lema O todos o ninguno, acarreaba el cumplimiento ntegro de las penas. Poco despus, el movimiento antimilitarista acord defender esta forma de desobediencia, que se fue difundiendo por otras zonas del estado.

En junio de 93, los 28 insumisos presos en Iruea iniciaron una huelga de hambre de una semana que, en vsperas de los Sanfermines se convirti en un verdadero acontecimiento para la ciudad. Poco despus, la Comisin de DD.HH. del Parlamento de Nafarroa se posicionaba en contra del encarcelamiento de los presos de conciencia. Entre 93 y 98 pasaron por la crcel de Pamplona en torno a 520 insumisos, 3.000 de los 12.000 de todo el Estado fueron navarros. Protagonizaron tres huelgas de hambre de 7, 15 y 21 das. Pelearon dentro de la crcel por diversos medios. Sufrieron la dispersin, y algunos han padecido secuelas graves. Hay que aadir 3 muertes: Unai Salanueva aqu en febrero del 97. Enrique Mur en septiembre en la crcel de Torrero de Zaragoza, y Virginia, frente a la prisin de Topas de Salamanca en febrero del 98, el recuerdo ms doloroso. Patxi Leon, primer insumiso preso en Pamplona, tuvo un Consejo de Guerra que le conden a 18 meses de prisin.

Igual que aquella desobediencia oblig a replantear algunos elementos bsicos del Estado, hoy otras prcticas de desobediencia civil, anulacin de la deuda ilegtima, objecin fiscal, ocupaciones a favor de la reforma agraria, o luchas contra grandes infraestructuras, entre muchas otras, han seguido la estela de la insumisin poniendo patas arriba el sistema del tanto tienes, tanto vales o bien, del eres libre, siempre que tengas dinero para comprarlo.

Qu pasara si los principales ayuntamientos llamaran a desobedecer a las instituciones del mismo, a las multinacionales, a la Iglesia, a los bancos, adems de al ejrcito? Si, por ejemplo, llamasen a no colaborar con la CHE, inductora del Canal del Navarra, o el pantano de Itoiz, hasta que no aclare, por qu en Puente La Reina hay una presa regalada al rico, para que obtenga su electricidad gratis, y eso no lo puede hacer un Ayto. para beneficiar a su ciudadana. Una prctica casi feudal. Si no colaborasen con el ejrcito hasta que renuncie a bombardear el Parque Natural de las Bardenas, con aviones de la OTAN, que luego han ido a Oriente Medio a corroborar su aprendizaje? El estado meti en la crcel al alcalde de Orbaitzeta, por no entregar el censo de jvenes militarizables. Concejales de la Transicin, (los Muez y compaa) fueron inhabilitados por no acudir al entierro de Carrero.

Si llamasen a no colaborar con la Iglesia, hasta que no devuelvan el patrimonio inmatriculado injustamente o pidan perdn por sus mltiples abusos. Si llamasen a la poblacin a no pagar la factura de la luz, mientras las empresas de la energa desahucien gente de su piso; o a no colaborar con los bancos, mientras abusen de los prstamos a la ciudadana o sigan trabajando con parasos fiscales. Porque hoy, ms que nunca, La desobediencia civil, tambin desde las instituciones (como hemos visto en Catalunya) es un arma cargada de futuro.

Por ltimo, traer a colacin un libro extraordinario de 2009: Das rebeldes. Crnicas de insumisin, donde 50 autores relatan en 117 captulos una seleccin de historias. La Comuna de Pars en 1871, la sal de la India en 1930, el asiento de Rosa Parks en diciembre 1955. Peleas contra la discriminacin racial, de gnero, de clase, de raza, orientacin sexual, o cualquier otra, incluyendo la huelga, la desobediencia obrera por excelencia. A la brutalidad de la explotacin y la injusticia, se ha opuesto secularmente el sano antdoto de la rebelda, y con personajes famosos o desconocidos, sus acciones nos devuelven el orgullo, la dignidad y la belleza de nuestra condicin humana. La insumisin al servicio militar, sin ninguna duda, merece estar dentro de este captulo, con todos los honores. Queda pendiente cambiar el nombre a la avenida del Ejrcito. Preguntar a UPN, que explique de verdad, sus acuciantes prisas para derribar la antigua crcel. Y recolocar las piedras que haba en su fachada. Como se dijo entonces: Hasta las excavadoras pueden volar.

Manuel Millera es concejal de Aranzadi

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter