Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-10-2018

Hacia dnde marchan (mos)

Camilo Pulido
Rebelin


Veo a los estudiantes marchando, sonrientes, eufricos, en algunos casos indignados, con enojo. Veo que contagian a miles de ciudadanos y trabajadores con su enrgico reclamo, y veo a su lado, pero con fatiga, apenas si caminan, algunos profesores y burcratas universitarios. Ahora ya todos saben lo que siempre ha estado ah y lo que solo unas pocas voces, voces desodas y grotescamente ignoradas han sealado de unos aos para ac: crisis dura! crisis fuerte! duradera crisis! en las universidades pblicas. La situacin ya es conocida y es ms o menos la siguiente: los estudiantes han decidido iniciar la pelea, han desafiado y han dado el primer golpe contundente. Ganan simpata y legitimidad de un pblico que de la noche a la maana se enter que las universidades estn quebradas y a punto de caer. Parece que ahora s les creyeron. Ese mismo pblico se pone de pie y rompe en aplausos inclinndose a favor de los estudiantes. En la otra esquina Duque, y da pena que sea l, pues gobierna como hacindole mandados a Trump, Uribe y Pastrana (parece que ahora se uni Gaviria) confirmando su papel de payaso; payaso triste y peligroso, responde con un golpe de viejo repertorio: se ha gestionado una adicin presupuestal de 500milmillones! para la educacin superior. Gran trabajo de nuestros ministros de hacienda y educacin. Y a continuacin alza la guardia, tal vez su guardia ms eficiente y poderosa dejando claro, muy claro, que comprende a los estudiantes pero que no se debe, no es posible y no se permite politizar la discusin y entonces el recientemente condecorado Macas recalca que solo tiene 30 segundos ms, y que se calle nia, pues las discusiones polticas las dan ellos. Y entonces por ms multitudinarias que fueron las marchas, el primer asalto se empantana.

Si los estudiantes limitan su asunto a un problema tcnico-presupuestal, entran en un terreno en el cual no son hbiles, porque no estn vestidos, y no deben vestirse, con el traje gris de la tecnocracia charlatana y embustera. Y absurdamente estaran autocensurando todo aquello que embellece y fortalece la movilizacin y la universidad. La crisis presupuestal es solo un aspecto de la Crisis con mayscula. La falta de plata ha contribuido a apelmazar los espacios universitarios, es cierto, y ha enaltecido una visin competitiva y empresarial de la educacin, tambin es cierto. Pero si ampliamos la mirada y desenredamos el hilo de la crisis, despus de la ley 30 las diferentes administraciones de las universidades pblicas se han comprometido con reformas que acomodan la universidad a la crisis, la hacen soportable, la gestionan. Y aqu los personajes que se esconden en el impune anonimato de la burocracia deben ser sealados y espetados a responder qu fue lo que hicieron con las universidades? Y los estudiantes no deben encariarse tanto con las cifras para demostrar que saben de lo que hablan, porque encubren bajo esta montonera de datos los Marco Palacios, Moises Wasserman, Ignacio Mantilla y otros tantos, que con decisiones polticas pauperizaron la universidad, contuvieron movilizaciones, eludieron debates, entregaron la autonoma universitaria e impusieron un modelo de universidad autoritaria y enloquecida por buscar recursos y sedienta de agachar la cabeza y decirle s al poder. Un significativo signo de esto lo podemos constatar en un dilogo abierto, a travs de una emisora radial, entre la Ministra de educacin Mara Victoria y la rectora Dolly Montoya, la Ministra le seala que la insostenibilidad de las universidades se debe a que tienen muy poca creatividad y la rectora responde que no, que perdone, pero ya han agotado sus ms altas calidades de improvisacin y ya no saben qu hacer. Y en eso tiene razn: vendieron las cafeteras al mejor postor, arrendaron los espacios culturales patrimonio de todos a empresas del entretenimiento, supeditaron sus investigaciones a la razn de los empresarios, y como las ciencias humanas no son inters de ellos pues van de salida, congelaron la planta docente y explotan a los estudiantes de la manera ms vulgar, eliminaron las salidas de campo, todo esto ms un largo etc. Hechos que contradicen a la Ministra y que justifican la fatiga con la que marchan algunos profesores.

Una triste imagen que expresa las consecuencias de haber prestado sus administraciones para tapar huecos nauseabundos. De tal suerte que la universidad pblica y la Universidad Nacional como proyecto cultural y cientfico orientador, como referente moral que atiende la grave situacin nacional y responde a los intereses nacionales y ofrece perspectivas de alivio a la catica vida social colombiana, se ensombrece, se nubla, se silencia, se despolitiza y se dedica a simular que forma a estudiantes de alto nivel intelectual y acadmico, capaces de hundir la cabeza en los problemas ms serios. Y elabora una ficcin donde los estudiantes y profesores hacen como si se nutriese la ciencia y la cultura en dilogos de odos sordos, complacientes entre s, cmplices en el numerillo de la clase.

Lo que est en juego actualmente no es poca cosa. El ao pasado celebrbamos 150 aos de la principal universidad del pas y parece que el regalo fue dejar caer otro edificio ms. No pueden perder la perspectiva de revivir la universidad pblica, de sacarla del pantano y entregrsela al pas y su gente. Autocensurarse y limitar las capacidades polticas, prohibirse interpelar al poder y sacudir a la sociedad e irrespetar lo que no debe ser respetado, porque ha burlado y degradado nuestra vida (tal como es usar TM) no es el camino, marchantes. Tomen esto como una carta de amor de una generacin a otra un tanto frustrada y refundida, que los alienta a salir al segundo asalto con la izquierda afinada para decir las cosas como son y bajar la estpida guardia fascista. Revivir la educacin superior y las universidades pblicas va mucho ms all de un decreto presupuestal. Se trata de rescatar la posibilidad de vivir apasionadamente y con sentido e intensidad todo ese universo de saberes y conocimientos, y drselo a alguien ms para que as mismo lo sienta. Solo as demostraran que no son nias ni nios y sabrn hacia dnde marchan.

Nota: los estudiantes y egresados de las universidades pblicas, actualmente recluidos en la crcel La Picota alzamos la voz junto a ustedes.


Camilo Pulido, Crcel La Picota.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter