Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-10-2018

Imperialismo y sionismo, la hipocresa sin fin

Pablo Jofr Leal
Rebelin


La entidad sionista y su padre putativo Estados Unidos muestran que la farsa, el engao, las amenazas y la soberbia son parte indisoluble de su relacin con el resto del mundo y con Palestina en particular.

No existe posibilidad alguna de confiar, ni en el ms mnimo porcentaje, en esta alianza entre el imperialismo y el sionismo, sobre todo porque Estados Unidos se ha convertido en un violador de todos los acuerdos y convenios internacionales, a los cuales considera como posibles de lesionar sus intereses globales o lo de sus aliados incondicionales, aquellos sumisos, que no cuestionan, que simplemente obedecen a quien se considera gendarme del mundo.

Como muestra de este supuesto destino manifiesto, para los gobiernos estadounidenses, la organizacin que se confiera el mundo, sus instituciones, los deberes contrados no le son aplicables. Por ejemplo, para Estados Unidos y reafirmado por declaraciones de sus funcionarios de gobierno y el propio presidente Donald Trump, no existe posibilidad de aceptar ser enjuiciado por ninguna Corte Internacional, ninguna institucin que los pases se han dado como una manera de convenir el respeto a los derechos humanos, la relacin pacfica entre las naciones y sobre todo aceptar la jurisdiccin de organismos, que permitan sancionar aquellas conductas tipificadas como delitos internacionales. Estados Unidos y su conducta imperial considera que est ms all del bien y el mal.

Con relacin a Palestina, desde la toma de posesin de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, este pas ha superado da a da las medidas tomadas en orden a hundir toda posibilidad de avanzar hacia la autodeterminacin del pueblo palestino. Washington ha dedicado gran parte, de sus esfuerzos polticos y diplomticos, a consolidar la supremaca sionista sobre una tierra ocupada, colonizada, donde prima el racismo y el crimen contra sus habitantes. Un sionismo, que ha pervertido la esencia misma del judasmo, tergiversndolo y mutando la identidad religiosa que tenan, gran parte de los profesaban esa fe.

Desde el momento mismo que Trump se postul a la presidencia estadounidense, jur lealtad al sionismo. En marzo del ao 2016, ante la Conferencia anual del Comit de Asuntos Pblicos Estadounidense-Israel (AIPAC por sus siglas en ingls) Trump se present como un amigo fiel e incondicional del aliado ms fiable que tenemos como pas. Estoy con Israel al 100% seal ante una concurrencia tan enfervorizada como dispuesta a abrir su chequera a favor de este hombre amante de Israel. En esa ocasin, prometi trasladar la embajada estadounidense desde Tel Aviv a Al Quds Jerusaln y se declar como enemigo de las autoridades palestinas, a las que acus de ser los que se oponen a la paz con Israel. Seal a las Naciones Unidas como una institucin en la cual no se puede confiar porque no es amiga de la democracia, de la libertad, como tampoco de Estados Unidos y de Israel. La alianza matrimonial entre Trump y su novia sionista qued sellada.

La conducta de genuflexin de Trump le abri las arcas a los multimillonarios aportes de prominentes ultrasionistas como Sheldon Adelson quien contribuy por diversas vas - con una cifra estimada en 45 millones de dlares a la candidatura de Trump. Adelson, que apoya permanentemente al partido republicano afirm que sus donaciones tienen el fin degarantizar la seguridad del rgimen de Israel para lo cual no dud en sealar hace un lustro que deba lanzarse una bomba atmica sobre Irn. Qued claro, que desde la aparicin de Trump como candidato y reafirmado tras su triunfo en las presidenciales, los dados han sido lanzados, en materia de llevar adelante el cumplimiento de la poltica sionista respecto a palestina, que se confunde con la poltica exterior estadounidense.

En estos dos aos de gobierno de Donald Trump, las principales medidas en poltica exterior han estado encaminadas a dar muestras de la absoluta complicidad con la entidad sionista. Expresadas en vetos a todo tipo de resoluciones y determinaciones donde se denuncie el rgimen de apartheid al cual es sometido el pueblo palestino. La ofensiva poltica tiene el claro objetivo de amedrentar a las naciones, chantajear a los organismos internacionales y la burocracia occidental, que por miles trabaja en diversas instituciones, que suelen estar sometidas a la presin constante de Estados unidos y el sionismo global. Una clara muestra de la debilidad de las instituciones internacionales, pro sobre todo de aquellos gobiernos, sobre todo occidentales, que se rinden en forma indigna frente a la conducta mafiosa de los gobiernos estadounidenses pero suelen ser muy crticos con aquellas naciones que no estn en el mbito de amistad de Washington.

El mito requiere desprestigiar  

En octubre del ao 2017 Washington anunci su retiro y el cese de contribuciones financieras a la Organizacin de la ONU para la Educacin, la Cultura y la Ciencia (UNESCO por sus siglas en ingls) Esta decisin no fue tomada a la ligera y refleja la preocupacin de Estados Unidos frente a la necesidad de una reforma fundamental de la organizacin y el continuado sesgo anti-Israel de la Unesco indic el Departamento de Estado norteamericano, que acus al organismo de discriminar a Israel. Esto, pues la UNESCO a travs de trabajos y denuncias ha sido taxativa en orden a sealar, que las excavaciones y otras labores arqueolgicas que se realizan, principalmente en la explanada de las Mezquitas en Al Quds pretenden judaizar dicha ciudad y desarabizar otros lugares de la Cisjordania ocupada como es el caso de Al Jalil Hebrn generando una narrativa falsa, destinada a demostrar la presencia juda en aquellos lugares donde su presencia e influencia ha sido inexistente.

Como continuacin de su poltica de aislamiento internacional y pleno apoyo al sionismo, en junio de este ao la Embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley anunci que su pas se retiraba del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. La funcionaria aleg que Tomamos este paso porque nuestro compromiso no nos permite seguir siendo parte de una organizacin hipcrita y centrada en s misma que hace una burla de los derechos humanos en alusin a la serie de resoluciones que ha exigido a Estados Unidos e Israel respetar el derecho internacional en materia de proteccin al pueblo palestino y detener los crmenes en la Franja de Gaza. Definiendo adems que el Muro de la Vergenza, que rodea la Ribera occidental y la construccin de nuevos asentamientos, poblados por colonos extremistas, en los territorios ocupados, son crmenes de lesa humanidad y por tanto sujetos a investigacin y eventual enjuiciamiento.

El sionismo para llevar adelante sus medidas y que Estados unidos lo avale requiere desprestigiar a los organismos internacionales. Para esta alianza criminal todo lo que se oponga a sus objetivos no sirve, es intil, es inoperante. Lo que Estados Unidos considera, medidas hipcritas tomadas por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y que se burla de los derechos humanos cuando se trata de Estados Unidos e Israel, es la demostracin que Washington ha consolidado la decisin de proteger a unos cuantos millones de sionistas en una sociedad colonialista, racista y criminal en desmedro del conjunto de la humanidad.

Y, en ese plano, desprestigiar y desconocer la vala de las organizaciones internacionales, es la mejor medida frente a miles de asesinatos cometidos por la entidad israel que cuenta con el aval, la proteccin y la impunidad que significa que cada resolucin que la insta a respetar los derechos humanos del pueblo palestino, cesar los crmenes y toda accin que consolida el apartheid, es vetada por su padre putativo. Quin es el hipcrita? Quin se burla de los derechos humanos y viola el derecho internacional?

Es la poltica de la soberbia, la arrogancia, el chantaje vil, para una poltica exterior estadounidense que exige incondicionalidad y si no es as, sers considerado un enemigo al cual hay que sancionar, bloquear, amenazar. La poltica del garrote llevado a su mximo nivel. Directriz que se ha visto reforzada cuando en mayo de este 2018, Trump, en cumplimiento de la promesa efectuada al sionismo en aquella conferencia del AIPAC en abril del ao 2016 traslad la Embajada estadounidense de Tel Aviv a Al Quds arrastrando en ello a gobiernos como el de Guatemala y Honduras, con muchas cuentas que pagar a la administracin de Trump.

La ofensiva prosionista no se detiene. Como un animal voraz, incapaz de ser satisfecho, Estados Unidos, cicateado por el apetito criminal de la entidad sionista sigue sumando medidas provocadoras, violadoras del derecho internacional. Determinaciones que muestran claramente que Washington no es digno de confianza en materia de mediacin internacional o garante de solucin de conflictos. En esta ocasin, el rgimen estadounidense decidi cerrar la sede de la Organizacin para la Liberacin de Palestina OLP en la ciudad de Washington bajo el argumento que lo haca en apoyo al amigo y aliado Israel ante el rechazo de los palestinos a iniciar negociaciones directas y significativas con Tel Aviv.

Una excusa tan increble por lo inverosmil del argumento como la falsedad e impostura que encierra. Cerrar la Oficina de la OLP tenia simplemente, el objetivo de presionar a la Autoridad Nacional Palestina a que se someta an ms a los dictados del sionismo que la lleve a aceptar sin ms el denominado Acuerdo del siglo impulsado por Trump y que significa, en esencia, enterrar las aspiraciones de autodeterminacin del pueblo palestino.


El cierre de la sede de la OLP, como seal que Washington no est dispuesto a aceptar que se lleve a Israel a la Corte Penal internacional, fue antecedido por el fin de los aportes de Estados Unidos a la Agencia de las Naciones Unidas Para los Refugiados Palestinos en Oriente Prximo UNRWA y que deja una enorme brecha financiera para la atencin adecuada en temas principalmente de educacin, empleo y sanidad para 5.2 millones de refugiados palestinos e ubicados en campamentos en Siria, Jordania, El Lbano y la misma palestina. Un ataque a la yugular de Palestina, privando de derechos bsicos a una poblacin ocupada y sometida a un rgimen de apartheid que niega los derechos ms elementales para un ser humano. La perversidad de la poltica entre el imperialismo y el sionismo no se detiene, cada da supera su cota de crueldad y depravacin.

Estados Unidos, sin ambages, sin rubor alguno sostiene que sus medidas van destinadas a proteger a Israel: su perro fiel, el hijo putativo que lleva a cabo sus polticas hegemnicas en Oriente Medio y sirve de instrumento desestabilizador en otras partes del mundo. Washington ha declarado que no se va a someter a ningn organismo internacional porque en su delirio imperial considera que es el juez del mundo y en esa funcin no puede ser enjuiciado y menos an sus compinches en los crmenes cometidos y aquellos que se sigan ejecutando.

La hipocresa, la soberbia llega al paroxismo cuando John Bolton, Consejero de Seguridad Nacional de Donald Trump, seal que su pas no cooperar ni participar en la Corte Penal Internacional y emplearemos cualquier medio para proteger a nuestros ciudadanos y aliados lase Israel - de los procesamientos injustos que realiza "ese tribunal ilegtimo. Una institucin ineficaz, irresponsable y francamente peligrosa. Bolton ha anunciado que incluso sancionar a los jueces de esta Corte si procesan a estadounidenses o sus aliados Prohibiremos el ingreso de jueces y fiscales a EE.UU., sancionaremos sus fondos en el sistema financiero norteamericano y los enjuiciaremos en nuestro sistema crimina y haremos lo mismo con cualquier compaa o Estado que ayude a una investigacin de la CPI contra estadounidenses".

Lo desquiciado de esta argumentacin, no ha merecido reparos de aquellos que suelen vociferar contra la supuesta violacin de los derechos humanos en ciertos pases, pero callan en forma obscena, ante los crmenes cometidos por Estados Unidos, Israel, Arabia saud y el patrocinio de agresiones en diversas partes del mundo por parte de potencias como Francia y Gran Bretaa. Se calla y con esa conducta se avalan los crmenes cometidos por el ejrcito israel en la frontera artificial entre la Franja de Gaza y la Palestina Histrica ocupada, que ha costado la vida, desde el 30 de marzo pasado hasta ahora, de 203 palestinos y 21 mil heridos, en el marco de las denominadas Marchas por el Retorno sin que esta masacre conmueva en lo ms mnimo a organismos internacionales, que hace mucho tiempo tendran que haber trabajado por sancionar a Israel bajo los fundamentos establecidos en el captulo VII de la carta de las Naciones Unidas.

Pero nada se vislumbra en materia de sancionar al rgimen israel y su poltica genocida. La hipocresa sin fin se impone en la poltica de Washington y su aliado sionista contra el pueblo palestino, pero que tambin se expresa contra aquellos que buscan su camino fuera de la influencia malsana de esta alianza, que tanto dao causa a la humanidad. La eliminacin de ambas ideologas y su expresin de la poltica internacional es un imperativo, una necesidad, una exigencia de sobrevivencia para la humanidad.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter