Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-10-2018

Fracasa espectculo anticubano en la ONU

ngel Guerra Cabrera
Rebelin


Estados Unidos fracas estrepitosamente esta semana en su intento de montar un espectculo anticubano en el saln de sesiones del Consejo Econmico y Social de la ONU, ECOSOC por sus siglas en ingls. All present una nueva campaa contra Cuba con el nombre de jailed for what (preso por qu) cuyo objetivo es apoyar a los presuntos presos polticos en la isla, solo existentes en la pobre imaginacin de sus organizadores. El pblico consista principalmente de periodistas, pues las misiones acreditadas ante la ONU y los invitados, casi sin excepcin, optaron por no acudir. Quienes s estuvieron presentes fueron todas y todos los integrantes de la Misin de Cuba ante la ONU en Nueva York, quienes al grito de Cuba s, bloqueo no!, impidieron que fueran escuchados los discursos anticubanos. Das antes, la embajadora Anayansi Rodriguez, jefa de esa misin, envi una carta de protesta a Antonio Guterres, secretario general de la organizacin en la que denunciaba la convocatoria como parte de la escalada de Washington para justificar la poltica genocida del bloqueo. La representante cubana tambin hizo la denuncia en una reunin de urgencia del Movimiento de Pases no Alineados, en la que 17 Estados se opusieron a la maniobra yanqui. Tambin la realiz ante la Comisin de Asuntos Socio-Humanitarios de la Asamblea General, donde 11 pases la rechazaron explcitamente. 

La sesin convocada por Washington comenz casi una hora despus de lo programado. Acudieron al panel Kelley E. Currie, representante de Estados Unidos ante el ECOSOC, como orador principal Michael Kozak, jefe de la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo del Departamento de Estado, viejo conocido en las lides anticubanas y, particularmente familiarizado con los mercenarios de Estados Unidos en la isla, que constituan buena parte del esculido pblico. Aquellos reciben cuantiosos fondos en dlares de esa, entre otras muchas dependencias y organizaciones fachada de la CIA, que los financian generosamente. Fue tambin uno de los oradores el despreciable Luis Almagro, secretario general de la desprestigiada OEA, a quien no le alcanza el tiempo para calumniar a Venezuela y conspirar contra su gobierno legtimo, a menos que se trate de hacerlo tambin contra Cuba o Nicaragua. Como es conocido, Cuba ha dicho que nunca volver a la OEA.

La rabia de Estados Unidos ante la prxima condena abrumadora en la ONU del bloqueo contra Cuba, es de tal magnitud, que no atina a hacer nada razonable. Sus personeros han hecho ltimamente una serie de declaraciones crecientemente hostiles hacia la isla y su Revolucin. El problema es que Washington sabe que llueva, truene o relampaguee, el da 31 de octubre una mayora casi absoluta de naciones se pronunciar enrgicamente una vez ms contra esa medida unilateral e ilegal y pedir su levantamiento. Como no puede impedir la reiterada humillacin que recibir, como todas sus mentiras contra Cuba quedan en evidencia, es cada vez menos original y ms alocado en sus intentos de desviar la atencin de esas realidades.

El ltimo gran fiasco fue el de los supuestos ataques snicos contra su personal diplomtico en Cuba, que terminaron siendo objeto de burla por cientficos de varios pases, incluyendo estadounidenses. Tan obvia fue la mentira sobre las ondas snicas que hasta en el diario espaol El Pas, nada amistoso con Cuba, apareci una columna que atribua su autora intelectual a Mike Pompeo desde su cargo anterior de director de la CIA, en unin del senador por Florida Marco Rubio, al que muy acertadamente califica de una suerte de asesor palaciego en asuntos cubanos. El autor de la columna atribuye la idea de los supuestos ataques al propsito de la administracin de Trump de reducir a la mnima expresin los avances en las relaciones bilaterales, que durante el perodo de Obama llegaron al restablecimiento de relaciones diplomticas y a un buen nmero de acuerdos y proyectos bilaterales.

El cinismo de Estados Unidos no conoce lmites. Apelar al tema de los derechos humanos en su obsesin anticubana es el colmo del descaro. Cuba es un miembro activo y respetado de la ONU, signatario de la mayora de los instrumentos internacionales de derechos humanos. Washington, enfrascado hasta hoy en sangrientas guerras de agresin, no ha firmado la mayora de esos instrumentos, ni siquiera el de los derechos de la niez y se retir del Consejo de Derechos Humanos de la UNU. El genocida de Hiroshima y Nagasaky tiene ms de 50 millones de pobres, su polica asesina ms negros cada ao, encarcela nios migrantes, posee el mayor presupuesto de guerra, discrimina salarialmente a las mujeres, fomenta ideas fascistas, como el odio, la xenofobia y superioridad de ese pas y l s tiene presos polticos. Entre otros lugares en Guantnamo, centro de tortura, en territorio ilegalmente ocupado de Cuba.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter