Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-10-2018

Vctimas entregaron informe sobre la Operacin Orin al sistema integral de verdad, justicia y reparacin

Yhoban Camilo Hernndez Cifuentes
IPC


Mi nombre es Juan Meja, soy estudiante de Historia de la Universidad de Antioquia, soy habitante de la Comuna 13, y estoy buscando a mi hermano Ferney que result desaparecido el 18 de diciembre del ao 2002. Recuerdo que por esas pocas, finales de 2002, se hablaba de que se llevaron al del billar, o que se robaron al del colectivo, o se robaron al de la parablica. Y en ese contexto se dieron muchas desapariciones.

Con este testimonio, las voces de las vctimas se abrieron espacio en la conmemoracin de los 16 aos de la Operacin Orin, adelantada por la Fuerza Pblica el 16 de octubre de 2002 en la Comuna 13, San Javier, occidente de Medelln.

80 civiles heridos, 17 homicidios cometidos por la Fuerza Pblica, 71 personas asesinadas por los paramilitares, 12 personas torturadas, 92 desapariciones forzadas y 370 detenciones arbitrarias, fue el saldo que, segn la Corporacin Jurdica Libertad, dej esta operacin militar ordenada por el entonces presidente de Colombia, lvaro Uribe Vlez, con la venia del otrora Alcalde de Medelln, Luis Prez Gutirrez.

Yo tena siete aos cuando eso, y recuerdo estar sacando un trapo blanco en esos das de finales de mayo, relata Juan, rememorando la madrugada del 21 de mayo de 2002 cuando los habitantes de la comuna sacaron trapos y sbanas blancas para pedir a los actores del conflicto que detuvieran el enfrentamiento armado desatado por la Operacin Mariscal.

Para la abogada Mara Victoria Falln, del Grupo Interdisciplinario de Derechos Humanos (GIDH), lo que ocurri el 16 de octubre de 2002 fue el desarrollo de una tarea que haba iniciado a principios de ese ao y que se llev a cabo mediante 19 operaciones militares adelantadas durante ese ao. El 21 de mayo dej nueve personas muertas, entre ellas dos nias por el fuego cruzado que toc la escuela del barrio 20 de julio.

A Ferney Meja lo desaparecieron ese ao de las operaciones militares. Tena 22 aos de edad, estudiaba una tecnologa y pintaba paisajes en una tcnica de leo sobre vidrio. Le gustaba la msica, especialmente la salsa y el rock de los ochenta, recuerda su hermano.

El da de la desaparicin, relata Juan, llegaron hasta la esquina de mi casa los paramilitares, alias La Costea y alias Barajas, preguntando por El Mono. Ese era mi hermano, as le decan. El mejor amigo de l lleg hasta mi casa, lo llam, mi hermano sali. Le comentaron que en el barrio El Salado lo necesitaban. l regres a mi casa, le coment a mi mam la situacin, ella le dijo que no fuera por all, pero l respondi que "el que nada debe, nada teme", parti y nunca regres.

Por estos actos, en desarrollo de la conmemoracin Orin Nunca Ms, este 16 de octubre fueron entregados a la Jurisdiccin Especial de Paz, la Unidad de Bsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas y la Comisin para el Esclarecimiento de la Verdad, dos informes preliminares sobre los hechos de violencia ocurridos en desarrollo del conflicto armado en la Comuna 13 de Medelln y, particularmente, sobre los impactos de las operaciones militares en esa zona del occidente de la ciudad.

El primer informe lo entreg la abogada Mara Victoria Falln, quien explic que el estudio del GIDH hace un anlisis de contexto partiendo de la formacin del paramilitarismo y su ingreso a las ciudades, para poder explicar cul fue el proceso que vivi la Comuna 13 en el ao de 2002; de reacomodo de los grupos paramilitares, de desalojo de expresiones de la guerrilla y milicias urbanas, y de frenar la organizacin popular.

La abogada de la organizacin de derechos humanos agreg que el GIDH espera desarrollar otra fase de este informe dando cuenta de las afectaciones a la comunidad. En este sentido, Juan Meja record los das posteriores a la desaparicin de Ferney y el dao ocasionado a su familia.

Esos das fueron dursimos y muy tristes. Yo recuerdo estar llorando. Recuerdo a mi mam y a mi pap ausentes. Ellos se dedicaron a la bsqueda de mi hermano como pudieron. Recuerdo a mi mam un poco enajenada, llorando, gritando. En cuanto a daos, est la depresin de mi mam, quien por muchos aos estuvo medicada, y la desconfianza y el miedo que tenemos frente a las instituciones y la Fuerza Pblica.

Fuente: Agencia de Prensa IPC



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter