Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-10-2018

Inmigracin
Cuando la legalidad torpedea la humanidad

Ibon Cabo Itoiz
Rebelin


Ganar la calle es el mtodo que ha elegido el movimiento en defensa de los refugiados en Euskal Herria para tratar de defender los derechos que segn los tratados internacionales deberan tener las personas migrantes. Sin embargo, omitir la necesidad de que el marco regulatorio actual necesita una transformacin, es un error que puede llevar a pensar a la gente que no existen cuestiones que cambiar y que las instituciones no tienen ninguna responsabilidad.

Pedro Snchez trat de llevar el debate sobre la inmigracin al seno de la Unin Europea. La inmigracin, segn sus tesis, solo se pude afrontar desde una poltica de fronteras conjunta a travs de la estricta aplicacin de los derechos humanos y el desarrollo econmico social en los pases de origen. Suena bien y parece un ejercicio de buena f. A pesar de esto, no deja de ser paradjico que quin protesta porque el PP llev el presupuesto del estado ante los socios europeos, antes haga lo propio con polticas y lugares que le toca gestionar por situacin geogrfica. Tienen margen para el cambio las instituciones ms cercanas?

En ocasiones se confunde la poltica migratoria con la fase de acogida. Los derechos a los que las personas migrantes en situacin precaria o los refugiados deberan tener tienen su cobertura en el tratado internacional de derechos humanos del cual los estados espaol y francs son firmantes. No tendra porque existir una aplicacin restrictiva al respecto si existiera voluntad poltica. Sin embargo, es en torno a la fase de inclusin en el tejido social en torno al cual existen ms normativas y actitudes excluyentes, sin que esto excluya que la normativa para el acceso a la nacionalidad y la ciudadana debera cambiar lo antes posible para acercarse algo al concepto de ciudadana universal.

Por poner un ejemplo sencillo, cuando el acceso a la nacionalidad depende de la solicitud del demandante, los cuestionarios a los que la polica somete a las personas migrantes, impiden la total comprensin de lo preguntado e incluso, en el caso de los refugiados, la realizacin de la propia solicitud de asilo. Agua y comida son prioridades que difcilmente pueden estar por debajo en esos momentos de cuestiones tcnicas o jurdicas. As pues, se pueden y se deben hacer cambios en los instrumentos legales por los que se mueven los propios crculos de acogida, especialmente los policiales. La polica como instrumento y no como medio de marginacin, es pues una reforma pendiente para el gobierno de Pedro Sanchez. El gobierno vasco debe hacer lo propio tambin con la Ertzaintza si quieren profundizar en un verdadero cambio social y luchar activamente contra el discurso xenfobo de la derecha europea y espaola.

Pero los ayuntamientos, competentes en el mbito de la gente sin hogar, deben cambiar sus formulas de acogida. Limitar la estancia en estos centros a tres das debe ser una de las cuestiones que debe variar pues ante un hecho migratorio forzado por cuestiones socio econmicas, la calle no es un buen lugar para poder hacer frente a las primeras necesidades y el camino debe ser recorrido en compaa de tcnicos formados en todo momento. Por ello, a modo de ejemplo, otra vez, tambin existen aqu, a nivel municipal, cambios burocrticos urgentes si se quiere afrontar la inmigracin como un hecho trasversal que afecta a todas las instituciones.

Si bien la nacionalidad es un camino que recorren algunas personas migrantes para tratar de impulsar un proceso rpido de adquisicin de derechos, por el camino hay que luchar para cambiar las normativas que a distintos niveles frenan a las personas migrantes a la hora de acceder a una vida normalizada. Polica, marcos de acogida, idiomas, albergues y otras muchas cuestiones que podra seguir enumerando. La realidad es que transformar todas ellas depende nica y exclusivamente de si existe voluntad poltica la respecto.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter