Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-10-2018

Entrevista a Roger Mateos sobre Caso Cipriano Martos. Vida y muerte de un militante antifranquista (I)
Cipriano Martos fue torturado, apaleado, ultrajado. El relato de algunos testigos es estremecedor

Salvador Lpez Arnal
El Viejo Topo


Roger Mateos (Barcelona, 1977) es periodista de la agencia EFE en Barcelona. Ha publicado reportajes sobre las actividades clandestinas de PCE (m-l) y el FRAP. Es autor de El pas del presidente eterno, Crnica de un viaje a Corea del Norte y Soldados del gol. Ftbol, patria y lder en Corea del Norte.

Ha coescrito con Jelena Prokopljevic, Corea del Norte, utopa de hormign. Arquitectura y urbanismo al servicio de una ideologa.

Nuestra conversacin se centra en su ltimo libro. Publicado por Anagrama en su coleccin Crnicas

***

Me gustara centrarme en su ltimo libro, el ensayo que ha publicado Anagrama en su coleccin Crnicas. Djeme dar cuenta del ndice del libro para nuestros lectores: 0. Agradecimientos. 1. Hoz. 2. Martillo 3. Fusil. 4. Secretos. Notas. Fuentes. Bibliografa. En total, 354 pginas. Para situarnos, quin fue Cipriano Martos?

Esa es precisamente la primera pregunta que me planteo responder en el libro. Los pocos que haban odo hablar hasta ahora sobre el caso Cipriano Martos conocan vagamente las circunstancias atroces que haban rodeado su muerte, pero apenas haba informacin sobre quin era Cipriano Martos Jimnez. Al empezar la investigacin, antes de intentar esclarecer todos los interrogantes del crimen, me propuse averiguar quin haba sido la vctima, remontndome a sus orgenes. Cipriano provena de una familia de campesinos muy pobres, que haba sobrevivido a una infancia de penurias en un pueblecito de la Granada de la posguerra. Los testimonios de familiares, amigos y compaeros de partido consultados coinciden en describirlo como persona tmida, sensible, pacfica, un bonachn. Una vez politizado, sus camaradas lo recuerdan por su firmeza, su compromiso y su generosidad. Ms all de empatizar con el sufrimiento de la vctima, quienes lo conocieron le guardan un cario extraordinario.

De dnde su inters por la vida y muerte de un trabajador militante del PCE (m-l)? No es la primera que usted escribe sobre este partido ni sobre el FRAP. No es frecuente hablar de estas organizaciones ni en el periodismo ni en la historiografa de estos ltimos aos.

Puede decirse que el PCE (ml) es una de mis obsesiones, uno de mis mayores objetos de inters periodstico. Me sorprende el escaso nmero de trabajos historiogrficos dedicados al PCE (ml) y al FRAP. Este olvido se explica quiz porque, para una parte significativa de lo que fue la oposicin antifranquista democrtica, el PCE (ml) y el FRAP fueron siglas apestadas, para algunos resultaba incmodo aparecer al lado de una organizacin que reivindicaba a Stalin, que defenda el ejemplo de la Albania de Enver Hoxha y que, en verano de 1975, desencaden una campaa de atentados que causaron varios muertos. Se puede estar en desacuerdo ideolgicamente con el PCE (ml), como ocurre en mi caso, pero eso no quita que me parezca de indudable inters saber ms sobre un partido que fue el primero en posicionarse en Espaa a favor de la China de Mao frente al llamado revisionismo sovitico y que, a principios de los aos 70, cobr una relevancia notable en la clandestinidad antifranquista.

Cuntos aos le ha llevado su investigacin? Qu archivos ha consultado? Ha encontrado impedimentos en la administracin?

La investigacin me ha llevado ms de tres aos. La tarea ms ardua ha sido localizar a la cincuentena de testimonios que de una manera u otra se cruzaron con Cipriano Martos y que han aportado informacin para reconstruir el caso. A nivel documental, tuve la suerte de acceder a una copia del sumario del TOP, conseguida por los activistas que han impulsado la querella por el caso presentada ante la justicia argentina. Con esta copia disponemos de atestados de la operacin de desmantelamiento de la clula de Reus en la que milit Cipriano, sus declaraciones ante la Guardia Civil y el juez, documentos como el parte hospitalario del da de su ingreso tras la ingesta de cido sulfrico, la autopsia..

Una de sus fuentes, muy importante, ha sido la de antiguos militantes del PCE (m-l) que conocieron a Martos. Cmo logr contactar con ellos? Colaboraron sin problemas? Y la direccin del Partido? Uno de sus dirigentes, Lorenzo Pea, creo que es un investigador del CSIC, en el mbito de la lgica, o cuanto menos lo era hasta hace poco.

Sin el testimonio de los compaeros de partido de Cipriano que he conseguido localizar, este libro habra quedado cojo. Sus aportaciones, rompiendo el silencio que hasta ahora ha pesado sobre el caso, son fundamentales para arrojar luz sobre lo que pas. Algunos siguen traumatizados por lo que vivieron aquellos das de finales de verano de 1973, les resulta muy doloroso recordar todo aquello, pero han accedido a hablar, en un gesto de responsabilidad y homenaje a Cipriano, para acabar con el olvido que se quiso imponer sobre el asunto. Tambin los antiguos dirigentes del partido con los que contact para recabar informacin me pusieron todas las facilidades.

Y sus familiares? Han colaborado sus familiares?

Tambin han colaborado. Antonio, su hermano, ha sido fundamental para desenterrar el caso. Fue l quien en 2014 se puso al frente de la querella presentada ante la jueza argentina que instruye la causa. Otro de sus hermanos, Juan Jos, me ayud a reconstruir los orgenes de Cipriano en Loja y Hutor Tjar, en la Granada rural. Y Dolores, su prima, aport datos sobre los primeros tiempos de Cipriano tras emigrar a Sabadell y convertirse en obrero.

Nos puede describir brevemente la muerte de este luchador antifascista?

Todo arranca de una accin en Igualada. Cipriano y dos de sus camaradas en Reus acudieron a repartir material de propaganda a las puertas de una fbrica textil. En el libro se revive aquella escena clave, en la que los protagonistas tuvieron deslices que acabaron resultando fatales. Su detencin posterior en Reus podra haberse evitado, pero de nuevo Cipriano cometi un error que le cost muy caro. En las 50 horas que permaneci detenido, hay razones para pensar, como demuestra el libro, que Cipriano vivi un calvario. Fue sometido a torturas, hasta que ingiri unos tragos de cido sulfrico. Uno de los objetivos de la investigacin era aclarar qu ocurri a continuacin, durante esos 21 das en que permaneci en el hospital, hasta que muri. La autopsia aporta pistas interesantes.

Permtame unas preguntas sobre lo que acaba de sealar. La accin desencadenante de toda esta tragedia es el reparto de unas octavillas a las puertas de una fbrica. Es as o lo he entendido mal? 

Gracias a la documentacin de que disponemos, ahora sabemos que el origen de las detenciones fue justamente ese reparto de material del partido entre los obreros que salan del turno de tarde de una fbrica en Igualada. Un confidente observ la escena, tom nota y transmiti la informacin a la Guardia Civil. 

Cmo es que un militante entonces ya experimentado como Cipriano cometi esos errores a los que alude? 

Cipriano conoca de arriba abajo las normas de clandestinidad del partido, l mismo haba llegado a imprimirlas en un librito cuando estuvo en el aparato de propaganda de Barcelona. Pero la precariedad con la que tena que desenvolverse la clula de Reus y la generosidad de Cipriano a la hora de cargar con ms riesgos que sus camaradas lo situ en una posicin extremadamente frgil, hasta que finalmente ocurri lo peor. 

Por quin o quines fue cuidado, si fue el caso, durante esos 21 das que permaneci en el hospital? En qu hospital por cierto? Estuvo vigilado durante esos das? Pudieron visitarle sus familiares?

Fue ingresado en el Hospital de Sant Joan de Reus, permaneci en la sala de beneficencia masculina, pero no era un paciente cualquiera, estaba all en calidad de detenido. Las 24 horas del da era vigilado por una pareja de agentes de la Guardia Civil. No se permiti que fuera visitado por nadie de su entorno, ni tan siquiera su abogado pudo verlo. Tampoco lo logr el vicario de una parroquia de Reus a quien le llegaron rumores de lo que haba pasado y se dirigi al hospital para interesarse por l. Nadie pudo verlo. Menos an su familia, que ni siquiera fue avisada de que haba sido detenido, y mucho menos hospitalizado.

En su opinin, fue asesinado por sus torturadores o cabe cualquier otra explicacin? Sigue siendo una muerte no aclarada?

Es una cuestin capital, a la que he dedicado gran parte del tiempo. La versin oficiosa deca que Cipriano haba bebido voluntariamente el corrosivo para suicidarse. Pero los argumentos para sustentar esta tesis son clamorosamente frgiles. Una de las claves era saber si Cipriano haba sido tratado con respeto en el cuartel de Reus o, por el contrario, haba vivido una pesadilla. No hay pruebas documentales que puedan ayudar a responder a esta pregunta. Pero en cambio s he encontrado testimonios impagables para poder llegar a una conclusin: Cipriano Martos fue torturado, apaleado, ultrajado. El relato de algunos testigos es estremecedor.

Y estas torturas a las que fue sometido y que usted explica con detalle y dolor, eran frecuentes en aquellos aos? Fueron ms salvajes en su caso, si cabe, por tratarse de un militante de un grupo partidario de la lucha armada?

Hay infinidad de militantes antifranquistas que sufrieron la tortura en centros de detencin. Los malos tratos podan ser ms o menos brutales, pero en todo caso eran una prctica habitual en esos aos. Se aplicaba la tortura como mtodo para obtener confesiones, para arrancar delaciones y poder multiplicar el nmero de detenidos hasta desmantelar las clulas y los comits clandestinos. Hay casos que sobresalen por su crueldad. El de Cipriano Martos es uno de ellos. Y eso viene agravado por el manto de silencio que impuso sobre l el rgimen. Todo apunta a que fue un crimen atroz y, adems, fue decretado el secreto para evitar un escndalo nacional e internacional.

Entre los libros que cita en la bibliografa hay uno escrito por Alejandro Diz, La sombra del FRAP, editado en 1977 por Ediciones actuales. Si me memoria no me falla, el autor presenta al FRAP como un grupo muy infiltrado por la polica y los servicios secretos franquistas. Fue as en su opinin?

Es probable que, en algunos momentos de su trayectoria, el PCE (ml) estuviera infiltrado. Sin asumir esta hiptesis es difcil explicarse, por ejemplo, la desarticulacin en cadena de comits del partido que sucedieron al acuchillamiento de un polica en la manifestacin del 1 de mayo de 1973 en Madrid.

Tomemos un descanso si le parece.

De acuerdo.

Fuente: El Viejo Topo, julio-agosto de 2018.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter