Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-10-2018

Bolivia 2019
Masismo vs mesismo

Katu Arkonada
Rebelin


Dos recientes noticias polticas reordenan el tablero poltico en Bolivia de cara a las elecciones presidenciales que tendrn lugar exactamente en un ao, en octubre 2019.

Por un lado, la aprobacin por parte de la Asamblea Legislativa Plurinacional de la Ley de Organizaciones Polticas, ley trabajada en los ltimos aos por el rgano Electoral, y que tiene tres componentes fundamentales: un financiamiento mixto a los partidos polticos, a partir de aportes privados y financiamiento estatal; democracia paritaria a partir de un 50% de participacin de las mujeres tanto en las decisiones del partido como en las candidaturas; y sobre todo, la obligacin a los partidos de realizar primarias para escoger a sus candidatos, en este caso al binomio presidencial.

La aprobacin de esta ley, impulsada de manera inteligente por el oficialismo, obliga a la oposicin a reconfigurar su estrategia, que, ante el desgaste de los partidos tradicionales, haba optado por impulsar plataformas ciudadanas en contra del gobierno y el proceso de cambio, cuyo mensaje era amplificado por los medios opositores.

El segundo hecho poltico es el anuncio posterior por parte de Carlos Mesa de que ser candidato presidencial rescatando las siglas de un viejo partido de izquierda aliado de la derecha neoliberal, FRI (Frente Revolucionario de Izquierda). Mesa, siguiendo la dinmica instalada por la derecha en el continente a la hora de hacer frente a los gobiernos progresistas, se presenta como lo nuevo frente a al pasado que representaran el MAS y Evo Morales.

Mesa plantea un nuevo liderazgo para un nuevo tiempo, apelando a la ciudadana, esperando que esta olvide que fue ya candidato, Vicepresidente de Gonzalo Snchez de Lozada, y Presidente en 2003 cuando Goni, tras la masacre de octubre negro en El Alto, huye en helicptero y avin, primero a Per, y de ah a Estados Unidos, donde se encuentra huido de la justicia boliviana.

La realidad es que la aprobacin de la Ley de Organizaciones Polticas, y la formalizacin de la candidatura de Carlos Mesa, reconfigura el campo de batalla poltico-electoral de una Bolivia que se sumir en campaa en cuanto el 27 de enero los militantes de los distintos partidos escojan a sus binomios, con Evo Morales por el MAS y Carlos Mesa por el FRI como principales candidatos y aspirantes a la Presidencia del Estado Plurinacional.

Antes de enero, en diciembre, el rgano Electoral tendr que validar las candidaturas. En caso de hacerlo, se avecina la primera confrontacin poltica por parte de una oposicin que intentar comenzar la campaa haciendo de esta decisin su primer frente de batalla, y poniendo la primera piedra para impulsar una crisis poltico-institucional que dure todo el 2019, hasta el da de la eleccin. En caso de no validar la candidatura de Evo Morales y su acompaante, previsiblemente lvaro Garca Linera, se producira una crisis que debera ser zanjada por el Tribunal Constitucional

En cualquier caso, los dos hechos polticos mencionados cierran de manera parcial el ciclo de confrontacin mediante plataformas (algunas de ellas tan de extrema derecha que tienen vnculos y apoyan pblicamente a Bolsonaro en Brasil) que intentaron imponer la idea de que en Bolivia se vive una dictadura, y se abre una confrontacin clsica entre el proyecto del MAS de ampliacin democrtica y redistribucin con inclusin, frente al proyecto poltico y econmico que tendr que presentar Carlos Mesa a la ciudadana. Probablemente pasemos a una confrontacin multidimensional, con un Evo Morales cercado por una oposicin poltica liderada por Carlos Mesa, una oposicin meditica con los principales medios privados en contra del gobierno, y un cierto empate catastrfico en las calles entre el oficialismo y la oposicin.

El escenario para octubre no se vislumbra sencillo. Para ganar en primera vuelta es necesario obtener al menos el 40% de los votos y 10 puntos de ventaja sobre el segundo ms votado, algo que ahora mismo no parece puedan garantizar ni Evo ni Mesa. Eso s, el MAS cuenta con la ventaja de partir de un ncleo duro del 30%, pero Mesa sabe que una segunda vuelta entre Evo y l sera un 21 de febrero recargado que probablemente le dara la victoria a la oposicin en una especie de todos contra Evo. De ganar el MAS, lo har, a diferencia de 2005, 2009 y 2014, sin mayora parlamentaria.

Hay una realidad, y es el desgaste y perdida de mstica del proceso de cambio que encabeza Evo Morales. El distanciamiento entre un Evo percibido como lejano por la clase media urbana se debe en parte a errores propios de la gestin de gobierno, pero no es el nico motivo. Cuando el gobierno boliviano se enorgulleca de haber sacado (segn Naciones Unidas) a 3 millones de personas (sobre un total de 11) de la pobreza, no calculaba que estaba cambiando pueblo por ciudadana, militantes en defensa de la soberana y los recursos naturales, por consumidores.

La confrontacin entre masismo y mesismo va a estar a la altura de la confrontacin ms dura del ciclo 2006-2008. Por parte del masismo hay un liderazgo slido, que unifica y cohesiona las diferentes tendencias, grupos y sindicatos, y un proyecto de pas que cristaliza en la Agenda Patritica 2025. Es necesario terminar lo comenzado cuando a inicios de los 90 se producan las primeras marchas por la tierra y el territorio, proceso constituyente que cristaliz tras las guerras del agua (2000) y gas (2003) en la victoria del MAS, la nacionalizacin de los recursos naturales (2006) y una Asamblea Constituyente (2006-2008). Ese proceso constituyente debe culminar en 2025, ao del bicentenario, con una Bolivia donde no haya ningn boliviano en situacin de extrema pobreza, o se cuente con un 100% de servicios bsicos, electricidad, agua potable o saneamiento.

Para ello, es necesario hacer autocrtica de los errores, pero tambin de lo que por un motivo u otro no se pudo lograr en estos 13 aos de proceso de cambio. Un golpe de timn que corrija lo necesario (salud y justicia son las grandes demandas pendientes) y tenga en cuenta que las redes son importantes, pero la batalla real es en las calles, disputando el sentido comn de la nueva Bolivia, donde el 50% del censo electoral en 2019 tendr entre 18 y 36 aos.

Frente a los valores del masismo, ampliacin de la democracia, redistribucin con inclusin, integracin territorial mediante infraestructura, industrializacin y diversificacin productiva, el mesismo no existe como proyecto poltico, salvo como contraposicin al masismo. Su principal objetivo, desalojar a Evo sin utilizar la palabra prohibida (neoliberalismo).

Si gana el masismo, ser tiempo para construir liderazgos colectivos que sostengan, y profundicen, el proceso de cambio. Si gana el mesismo, Bolivia volver a vivir tiempos de confrontacin entre un Presidente sin estructura poltica ni mayora parlamentaria, y una oposicin que seguir defendiendo los intereses populares, y sin ninguna duda, ser liderada por Evo Morales.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter