Portada :: Brasil :: Elecciones en Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-10-2018

Del Sndrome de Estocolmo con Bolsonaro a la recuperacin de la sociedad brasilera

Vanessa Dourado y scar Vargas
Virginia Bolten (Argentina)


A la espera del resultado de la segunda vuelta de las elecciones en Brasil, la pregunta que se hace es siempre por qu Bolsonaro crece entre aquellos y aquellas que supuestamente deberan repudiarlo: personas negras, LGBTs, mujeres, pobres.

No es sencillo comprender el bolsonarismo. Hay muchos anlisis, todos intentando dar cuenta de una parte del fenmeno un esfuerzo importantsimo para lograr construir un hilo de comprensin ms amplio de lo que pasa en este momento histrico sin embargo, entre todos los anlisis, lo que realmente es repudiable es la idea de que el pueblo es idiota y no tiene capacidad de hacer un anlisis crtico de la realidad.

Muchas de las personas que hoy hacen anlisis de esta naturaleza son las mismas que elevan el hacer poltica o el comprender la sociedad a reflexiones alejadas de la realidad de la mayora y desde la comodidad de la academia.

La izquierda iluminada se hace ver en muchos de los discursos vacos de sensibilidad a la realidad concreta de quienes sufren con una de las ms duras crisis del capitalismo y que, tambin por esto, incorporan una lgica neoliberal que tiene que ver con la meritocracia y el individualismo.

Las personas que van a votar el prximo 28 de octubre a Bolsonaro no son estpidas, realmente buscan una respuesta lgica, una salida para su condicin econmica que les pueda garantizar sostener la vida, que les garantice un empleo, una mnima forma de cambiar sus realidades. La izquierda se ha convertido en una aparente amenaza, de un lado est el miedo de perder lo que fue conquistado: propiedad, estatus social, los mnimos privilegios alcanzados en el ltimo perodo, incluyendo el empleo. De otro lado est el miedo de prdida de las libertades individuales. Las crisis de representatividad, institucional y la prdida de credibilidad en las formas tradicionales de hacer poltica, hacen con que figuras como las de Bolsonaro ganen fuerza.

Es en esa esfera donde vale la pena entender la informacin sobre las noticias falsas que abundan en estos momentos gracias al auge de redes sociales y servicios de mensajera como whatsapp: estas reflejan no la realidad que estudian los acadmicos o que buscan presentar los periodistas formales; presentan los profundos temores esperables de gente que quiere no solo sobrevivir sino mantener la esperanza. Aunque algunos crean que la esperanza obvia del oprimido es la liberacin, lo que se observa es que muchas veces est en la ilusin de ser como el opresor, en la riqueza que no se tiene, en actos de profundo egosmo liberal. Los momentos de ruptura a esa realidad solo llegan cuando la seguridad de arriesgarse para transformar colectivamente es mayor a la creencia de que se puede estar siempre ganando en soledad contra el mundo. Esa seguridad para arriesgarse hoy da ha perdido espacio no solo por la falta de creatividad poltica de la izquierda sino tambin por la fuerte hegemona que el capital mantiene aun en nuestras vidas. Ese slvese quien pueda, propio del mundo econmico, ahora se expresa en el mbito electoral como la negacin del otro a veces tambin la eliminacin del otro, reproduccin del principio econmico donde solo sobrevive el ms fuerte.

La demanda anti-institucional es canalizada para lo que mejor responda a la necesidad del orden frente al caos social, y no interesa quien sea y cuales mtodos proponga, el fin es lo ms importante: la estabilidad. Tambin es una repuesta a lo que fue, durante mucho tiempo, reconocido como violencia frente a una sociedad conservadora y que no era exteriorizado: el repudio al feminismo, al movimiento negro, indgena y LGBT. En este sentido, el sexismo, la homofobia, la xenofobia y el autoritarismo encuentra en la figura de Bolsonaro un punto en comn. Al mismo tiempo esto resulta funcional para la resistencia, ya que queda ntido quienes defiendan la diversidad tienen que asociarse para enfrentar esta gigante amenaza.

En el aspecto religioso, Bolsonaro, que es catlico, gana los votos tanto de evangelistas como de las personas catlicas. En sus vdeos de campaa, el candidato afirma que evanglicas y catlicas deben respetarse y que las personas de fe deben juntarse. Afirma que, siendo catlico, muchas veces, frecuenta la iglesia de su esposa que es evanglica. Su defensa por los valores de la familia y de la moral se posiciona arriba de los dogmas religiosos. En este caso, una vez ms, se apuesta por la salida individual, representada en la familia monoparental, en donde el cuidado no se identifica como un ejercicio social sino solamente restringido a quienes comparten el vinculo sanguneo inmediato. Es una derrota a la realidad colectiva en que vivimos, lo que tendr consecuencias inclusive para las familias ms tradicionales que no logren acumular lo mnimo de dinero para sobrevivir: la pobreza familiar ser la consecuencia de olvidarse del apoyo mutuo comunitario.

La negacin de la poltica es un elemento que no puede ser olvidado, est presente en varios procesos y, en los ltimos aos, parece ser una tendencia mundial. Frente a esto hay que cuestionar a la democracia burguesa, que es funcional al los intereses del capital, en lugar de insistir en mantener un Estado fallido. Con el objetivo de construir un nuevo sentido poltico que no sea la vieja poltica de la izquierda, que valida y reproduce la democracia representativa, se hace urgente frente a las amenazas del avance de un autoritarismo va electoral y de la total fractura de los pactos dichos democrticos de la pos-dictadura cvico-eclesistico-militar. Es hora de recuperar las sociedades que han sido colonizadas por el ideal de la individualidad autodestructora. Las elecciones no son la ltima instancia.

Esta es la segunda parte de reflexiones escritas a propsito de la victoria de Bolsonaro en la primera vuelta de las presidenciales en Brasil. Si quieren leer la primera parte pueden consultar ac: La eleccin brasilera de la democracia autoritaria.

Fuente: http://virginiabolten.com.ar/politica-brasil/del-sindrome-de-estocolmo-con-bolsonaro-a-la-recuperacion-de-la-sociedad-brasilera/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter