Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-10-2018

Crisis financiera: la medicina equivocada

Alejandro Nadal
La Jornada


La teora econmica ortodoxa sobre el funcionamiento del sistema bancario nada tiene que ver con el mundo real de las finanzas. En el plano acadmico eso explica la ignorancia de los economistas neoclsicos sobre las causas de la crisis financiera de 2007. Pero lo realmente grave es que la mayor parte de las autoridades econmicas en el mundo (bancos centrales y agencias reguladoras) sigue utilizando las herramientas de esa teora ortodoxa, a pesar de ser lgicamente inconsistente y de haber sido desacreditada por los acontecimientos.

El pasado septiembre, Claudio Borio, economista en jefe del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en ingls), declar que existe un alto riesgo de que la economa mundial sufra una recada con consecuencias potencialmente ms graves que las de la Gran Recesin. Las declaraciones vienen de uno de los funcionarios ms lcidos del BIS, alguien que acertadamente pudo leer las seales de los indicadores financieros ms relevantes para predecir la crisis de 2007. Lo ms alarmante del anuncio de Borio es su empleo de una metfora mdica: Hoy ya no tenemos ms medicinas para curar al paciente y asegurar su recuperacin.

Para seguir con la alusin a la medicina, despus del colapso de 2008, los bancos centrales del mundo desarrollado recetaron a sus maltrechas economas un remedio muy fuerte: para contrarrestar los efectos de la crisis aplicaron de manera persistente tasas de inters cercanas a cero (e incluso negativas en algunos casos) e inyectaron cantidades astronmicas de liquidez al sistema financiero. Pero esa medicina tena contraindicaciones y efectos colaterales indeseables.

Uno de esos efectos es el intenso sndrome de abstinencia cuando la medicina es interrumpida. Los efectos sobre los mercados emergentes estn a la vista, pues los prstamos desde Estados Unidos a empresas no bancarias en los mercados emergentes se han duplicado desde la crisis financiera y hoy rebasan 3.7 billones (castellanos) de dlares. Segn Borio, las crisis de Argentina y de Turqua son consecuencia de lo anterior, debido al ajuste en la poltica de la Reserva Federal que ha prometido seguir con aumentos graduales en la tasa de inters y del anuncio del Banco Central Europeo sobre la terminacin de su programa de estmulo (flexibilidad monetaria) a finales de ao.

Pero el problema central de la poltica monetaria no convencional que aplicaron los pases desarrollados para enfrentar el colapso de 2008 no es solamente el de los sntomas de retiro de la medicina al llegar el momento de la normalizacin. El principal inconveniente es que la medicina no estuvo dirigida a curar al paciente, sino a rescatar el statu quo que imperaba antes de la crisis.

El propio Borio seal que uno de los efectos de la flexibilidad monetaria aplicada en Estados Unidos y por el Banco Central Europeo ha sido promover un frenes de prstamos con estrategias que siguen de cerca los infames CDO o ttulos de deuda respaldados por crditos, bonos o hipotecas como garanta. En los aos que precedieron la crisis de 2008, estos ttulos eran agregados como tcnica para distribuir y disminuir riesgos, as como para bajar el costo del crdito y comisiones a los prestatarios. Esos paquetes despus eran vendidos en los mercados financieros como vehculos de inversin. Hoy esa prctica ha privilegiado a un tipo de CDO, los llamados CLO, que no son otra cosa que ttulos respaldados por prstamos (tpicamente deuda de empresas pequeas y medianas). La prctica de rempaquetarlos y venderlos es similar a la de los ttulos respaldados por hipotecas. Lo importante es que los CLO constituyen (al igual que sus hermanos gemelos, los CDO) un fuerte incentivo para el apalancamiento y para el abuso en la adopcin de riesgo.

Es bien sabido que las tmidas medidas regulatorias adoptadas en Estados Unidos (bajo la administracin Obama) fueron muy dbiles para corregir excesos. Adems, despus de la aprobacin de la ley Dodd-Frank en 2010 las principales restricciones introducidas fueron debilitadas en los reglamentos que deban hacer aplicable la legislacin principal. Por eso no sorprende el renacimiento de las prcticas crediticias txicas que tanto contribuyeron a detonar la crisis en 2008.

Los bancos en Estados Unidos desencadenaron una crisis que aniquil la riqueza de millones de familias y destruy 9 millones de empleos. Los bancos fueron rescatados sin un rasguo, mientras 10 millones de familias perdieron su casa. La poltica del banco central fue generosa con los bancos, inyectndoles liquidez con tasas de cero por ciento. Hoy, despus de 10 aos, el banco central habla de normalizacin, pero confirma la luz verde para que los bancos puedan seguir su peligroso juego depredador. Esta subordinacin a las necesidades/necedades del sistema financiero anula por completo el mito de la autonoma del banco central y confirma la necesidad de un control responsable y democrtico sobre sus actividades.

Twitter: @anadaloficial


Fuente: https://www.jornada.com.mx/2018/10/17/opinion/027a1eco



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter