Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-10-2018

La consulta

Jos Arreola
Rebelin


Nadie puede llamarse a engao. La furibunda campaa contra la consulta sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de Mxico (NAIM) no es como se pretende imponer a la opinin pblica mediante los anlisis de tinterillos disfrazados de periodistas un tema de legalidad o de legitimidad, ni de viabilidad o transparencia, ni, mucho menos, de una defensa de la tan aorada democracia mexicana. La razn principal para atacarla es un odio incontenible hacia las millones de personas que el 1 de julio, a travs del voto como herramienta de cambio, buscaron una alternativa ante la rapacidad de aquellos que sumieron al pas en una crisis econmica, social y humanitaria profunda. Es un desprecio social cimentado en la idea de que quienes expolian a Mxico, siempre bajo el manto del Estado, son los nicos capaces de decidir el rumbo del pas; de que el dinero, las inversiones y los costos beneficio son los factores que determinan la vida y la muerte de millones de personas.

Esta semana, en la que del 25 al 28 de octubre se realizara la consulta, la andanada de argumentos en contra va en ascenso. Para Jos Woldenberg, el gobierno electo de Andrs Manuel Lpez Obrador (AMLO) debera rectificar porque la consulta no es legal, ni pertinente, ni jurdicamente viable. Ms an, desde su perspectiva, se trata de un ejercicio vlido slo si se considera al gobierno electo como un grupo de particulares y no como representante de una voluntad popular. [1] Woldenberg olvida, por supuesto, a los treinta millones de mexicanos que no son un grupo de particulares y que, en un ejercicio tan apreciado por l, optaron por una propuesta poltica que hoy los hace partcipes de una decisin trascendental. En la misma direccin, pero con honestidad de bestia herida, Diego Fernndez de Cevallos califica la consulta como un sainete, simulacin y pantomima. [2] Sin embargo, la soberbia y la arrogancia de ambos personajes no son capaces de ocultar, con todo su coraje de clase sobre la mesa, que en un escenario indito, generado por la resistencia social, los gobernados son escuchados por los gobernantes antes de tomar una determinacin sobre un tema de inters general.

El aeropuerto en Texcoco, como atinadamente han sealado los campesinos del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) de Atenco, es un jugoso negocio que est en manos de unos cuantos empresarios. Segn Pamela Ventura, PODER organizacin dedicada a la investigacin en transparencia y rendicin de cuentas revel que el 51% de los contratos del NAIM fueron concedidos a Carlos Slim, Bernardo Quintana, Carlos Hank Rhon, Gerard Rivero y Olegario Vzquez Raa. A decir de PODER, 78 por ciento del importe total contratado para la construccin se concentran en 15 contratos mismos que fueron adjudicados, en su mayora, a las empresas de los magnates mencionados pues participaron en las licitaciones en calidad de consorcio. [3] Son estos empresarios los que, sin rubor, hablan de las afectaciones millonarias derivadas de la cancelacin del NAIM. En otras palabras: por encima del inters general de millones de mexicanos, defienden sus intereses particulares que, como se ha documentado ampliamente, tienen ya consecuencias terribles para el medio ambiente en la zona del lago de Texcoco. Por eso, resulta significativamente revelador que sea Jos ngel Gurra, secretario general de la Organizacin para la Cooperacin y el Desarrollo Econmico (OCDE), quien sin tapujos seale que con la consulta sobre el NAIM se pone en juego la capacidad futura y el apetito por el financiamiento de nuevas obras de infraestructura. [4] Es decir, que de cancelarse el aeropuerto en Texcoco, los poderosos, los empresarios, sufriran un revs en su voraz avance; su apetito por el financiamiento se enfrentara a un dique impuesto por la poblacin movilizada.

En el caso del aeropuerto se mide pues la fuerza de una poblacin cansada de las polticas neoliberales que, lejos de beneficiar, han perjudicado al pas trayendo como resultados costos maleficio. Distintos sectores de la poblacin mexicana rechazan, desde diferentes perspectivas, el aeropuerto en Texcoco. Sin embargo, los lderes de opinin consideran, entre rabietas y enojo, que tales sectores no deberan siquiera opinar porque no son especialistas en el tema. Federico Reyes Heroles anota, por ejemplo, que Los asuntos tcnicos no deben ser sometidos a los vaivenes de la opinin pblica y se pregunta Acaso se consulta el diseo de un quirfano o la cimentacin de un muelle?. [5] Reyes Heroles pretende desviar todo el problema a un asunto tcnico, tratando de ocultar que el problema real es poltico y de intereses econmicos. Las consideraciones tcnicas y otros aspectos legales fueron simplemente ignorados al iniciar la construccin del megaproyecto. Lo que se est consultando no es, como con su pobre analoga sugiere, solamente el diseo del quirfano sino tambin dnde y con qu recursos se construye para no perjudicar al medio ambiente, para no poner en riesgo una zona ecolgica de por s complicada, para respetar la naturaleza y la vida de los pobladores, para, en fin, beneficiar no slo a los diseadores sino, sobre todo, a quienes tienen todo el derecho de decidir si el quirfano en cuestin es o no una prioridad.

Nadie puede llamarse a engao. La movilizacin social, frrea y dignamente encabezada por el FPDT, es la que ha puesto en jaque a los dueos del dinero. Ser sta, finalmente, la que decida el futuro inmediato en cuanto al tema del aeropuerto. Del mismo modo, nadie puede negar que la consulta es, en estos momentos, una va complementaria de la accin en las calles. Se trata de una herramienta apenas mnima en la que la poblacin puede, y debe, expresarse. Contra ese minsculo instrumento, los poderosos vuelcan su ira y su frustracin y ello es un buen indicador del miedo que le tienen a una poblacin polticamente activa.

Nadie puede llamarse a engao. La consulta es apenas un primer episodio de una serie de batallas que los mexicanos tendremos que librar en esta guerra contra la vida que, con cinismo, los poderosos han declarado.

Por eso, la participacin en la consulta es necesaria. Por eso, la participacin en la marcha convocada por el FPDT este 25 de octubre es indispensable.

Nadie se llame a engao: el futuro del pas est en Atenco.

Notas:

[1] Vase https://www.eluniversal.com.mx/articulo/jose-woldenberg/nacion/deberia-suspenderse, 23 de octubre de 2018

[2] Vase http://www.milenio.com/opinion/diego-fernandez-de-cevallos/sin-rodeos/respetable-o-despreciable, 22 de octubre de 2018

[3] http://www.elfinanciero.com.mx/empresas/slim-quintana-hank-rhon-gerard-rivero-y-vazquez-rana-con-mas-del-50-de-contratos-del-naim, 17 de octubre de 2018.

[4] Vase https://www.eluniversal.com.mx/cartera/economia/gurria-mexico-no-puede-fallar-en-construccion-de-naim, 23 de octubre 2018, las cursivas son mas.

[5] Vase https://www.excelsior.com.mx/opinion/federico-reyes-heroles/farsa/1273416, 23 de octubre de 2018.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter