Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-10-2018

Las vctimas olvidadas del amianto y las muertes ambientales

Paco Puche
Rebelin


Las vctimas del amianto tienen nombres;

los responsables de sus muertes, tambin".

(Lema de la concentracin en Barcelona para

presentar la Escultura- Memorial, que se instalar

entre Cerdanyola y Ripollet, dedicada a las vctimas)

 

Barcelona y Cerdanyola acaban de celebrar un gran encuentro, tanto nacional como internacional, de muchas vctimas y de luchadores/as contra los estragos de este letal mineral, en los pasados 4 a 6 de octubre.

Estos actos refrescan dos cosas, como dice el lema que encabeza este trabajo: una, que existen vctimas y aunque muchas hayan cado en las cunetas del olvido, tienen nombres, son reales, aunque en muchos casos ni sus familias lo sepan, que tal ha sido la conspiracin de silencio o minimizacin de daos que se ha aplicado a esta masacre. Otra, que hay responsables, los victimarios, que son unas pocas familias europeas. En el caso de Espaa un nombre se alza prepotente sobre todos los otros; el de la familia heredera de Juan March Ordinas, los propietarios de Uralita y los benefactores de la Fundacin March.

Sobre el olvido

Todos los criminales, y todos los genocidas ms an, tratan de ocultar sus felonas. En el caso del amianto es pblico y notorio cmo lo han llevado a cabo con bastante xito. Hoy, despus de los juicios contra la multinacional britnica denominada Turner & Newall y el juicio de Turn contra los propietarios de la Eternit suiza y belga, barn de Cartier- el de las joyas- y Stephan Schmidheiny - el ecologista infamante de la Fundacin AVINA- sabemos de todas las artimaas realizadas durante cerca de un siglo para hacer un suculento negocio y mantener en la ignorancia a los/as trabajadores y a la gente, por medio de la compra fcil de profesionales y activistas de renombre [1] .

En el caso de Espaa hemos realizado las cuentas de los olvidados por las muertes debidas al amianto. Se trata de trabajadores, familiares y otros, que andan aun en las cunetas del olvido y que afecta a aquellos que han perdido la vida antes de ahora.

En un trabajo realizado con ngel Crcoba [2] , llegbamos a las siguientes conclusiones: las vctimas habidas hasta 2018 por el amianto consumido en Espaa durante todo el siglo XX, supone un total de 52.570 personas. En el futuro se esperan ms de 48.000 de manera inevitable, ya que el periodo de latencia [3] es de unos 40 aos en muchas de las enfermedades por amianto. Estamos ahora en la parte alta de las curvas de fallecimientos por amianto, debido al consumido en el siglo XX (en 2001 fue prohibido); nos queda que recorrer la otra mitad.

La mayor parte de esos miles de muertes ya habidas, ni han sido reconocidas por las instituciones sanitarias, ni por los jueces y, en muchos casos, ni por las propias familias. Vctimas olvidadas que tienen nombres y apellidos. Para ellos y ellas este Memorial a instalar en unas de las provincias ms castigadas por la presencia del amianto y de la familia March (URALITA).

Las vctimas ambientales

Las llamadas vctimas ambientales, hasta hace muy poco, estn en la nmina de las vctimas olvidadas. Si los que estaban expuestos profesionalmente en su trabajo al letal mineral han sido en gran parte olvidados, podemos inducir que sus familiares y los habitantes prximos a los grandes focos de contaminacin han sido olvidados en todos los casos.

Pero el trabajo del Dr. Tarrs y su equipo [4] sobre la zona de Cerdanyola, en donde URALITA tuvo instalada la mayor fbrica de fibrocemento del pas, durante 90 aos, ha venido a dar visibilidad a las otras vctimas: las familiares y las ambientales. Segn este trabajo de 2009, muy representativo de los efectos del amianto en las gentes, el 25% de todos/as los expuestos y afectados (activos y pasivos) no son de origen laboral; de ellos el 9.37% son de origen familiar y el 15.4% de exposicin ambiental. Ms adelante, en octubre de 2016, el Dr. Tarrs haca unas declaraciones al peridico El Pas en las que afirmaba que para el caso del mesotelioma (cncer de pleura especfico del amianto), que precisa menos dosis de inhalacin que para otras enfermedades graves, el 43% de los casos de la zona eran ambientales, o afectaban a sujetos pasivos, no implicados en la fbrica directamente.

En otro trabajo posterior de 2013, la incidencia ambiental la expresaban el Dr. Tarrs y su equipo [5] de forma geomtrica. En l pudieron mostrar que Se encontr la proporcin de la tasa de incidencia [6] ms alta para el mesotelioma pleural (161.9 casos) en el cuadrante sureste de la zona de 500 metros de radio, coincidiendo con la direccin del viento predominante .

La siguiente figura expresa muy bien los descubrimientos de Tarrs en un crculo de 500 metros en torno a la fbrica de URALITA:

 

 

Estos trabajos ya han llegado a las instancias judiciales. En efecto, el pasado diciembre de 2017 la Audiencia Provincial de Madrid, revocaba una sentencia de primera instancia de diciembre de 2015, aceptando las reclamaciones de los vecinos cercanos a la fbrica de Cerdanyola. El juzgado de primera instancia nicamente reconoca indemnizaciones para los familiares de los trabajadores de la empresa afectados por amianto. La condena era que URALITA habra de indemnizar con 2 millones de euros a 39 vecinos afectados sin vinculacin laboral alguna con la empresa. Esta sentencia se reconoce como la primera que concede derechos a los pasivos ambientales.

Como confirmacin del giro dado por la justicia, el pasado septiembre, el juzgado de 1 instancia n 5 de Madrid ha condenado a URALITA a abonar 1.7 millones de euros en concepto de indemnizacin por las patologas relacionadas con la exposicin al amianto de un grupo de 14 vecinos de las localidades barcelonesas de Ripollet y Cerdanyola, ciudad donde la multinacional ubic entre 1907 y 1997 el que llegara a ser su mayor centro productivo en Espaa. La sentencia, conseguida a instancias de las abogadas Esther Prez y Esther Costa del Colectiu Ronda, considera acreditado que "la empresa URALITA no actu con la diligencia debida al ser conocido el elevado riesgo de la utilizacin del amianto". Estos vecinos no tenan relacin profesional alguna con la fbrica envenenadora.

Pero estas ciudades catalanas no son las nicas zona cero' de URALITA en Espaa. La ciudad de Getafe y las localidades vecinas tambin padecen de forma muy especial las consecuencias de haber acogido una importante fbrica de la multinacional por donde pasaron miles de trabajadores sometidos a una idntica falta de medidas de seguridad y prevencin que protegieran su propia salud y la de sus familias y vecinos.

Pero no solo las fbricas de URALITA, de las que hubo 6 importantes en Espaa, son las nicas responsables, habr que aadir astilleros, empresas de automviles, aceras, talleres de RENFE, industrias pesadas, METRO y un largo etctera a las empresas que han afectado a miles de vecinos sin relacin laboral alguna con la industria del amianto. Especialmente al da de hoy, con el amianto ya prohibido en Espaa desde 2001, habr que considerar como expuestos ambientales a todas aquellos vecinos y usuarios de lugares donde se instalaron los 2.6 millones de toneladas de amianto importadas en el siglo XX [7] , que se encuentran por todas partes y entre las que estamos atrapados como en las redes de una telaraa global. Todas las muertes dadas y por darse por estas instalaciones que no han sido desamiantadas ni depositadas en condiciones sern invisibles, pasivas, ambientales. Esta es la razn por la que la que algunos sindicatos del metro de Madrid, reclaman a la empresa una limpieza adicional, que es factible, de todas las estaciones por la exposicin ambiental a que han estado expuestos millones de usuarios.

Por esta razn, el encuentro celebrado en Cerdanyola ha tenido como uno de sus focos principales la contaminacin ambiental del amianto, y ha contado con la presencia del Dr. Tarrs y su equipo y de los abogados pioneros, y organizadores del evento, el Colectiu Ronda, junto a un centenar o ms de personas.

Referencias:

[1] Aqu los nombres de Pedro Arrojo, Jernimo Aguado y Vctor Viuales, importantes activistas de los movimientos sociales, son relevantes porque despus de una conspicua colaboracin con alguno de los criminales del amianto no han cumplido las exigencias de las vctimas de verdad, justicia y reparacin. Los responsables auxiliares tienen nombres tambin.

[2] La Memoria histrica del amianto. Cuntas fueron y cuntas sern las vctimas, diciembre de 2017. En:

http://rebelion.org/docs/235499.pdf

[3] Se entiende por periodo de latencia la distancia que media entre la primera exposicin y el tiempo que transcurre en producirse los fallecimientos por esa causa.

[4] Tarrs et al. (2009): Enfermedad por amianto en una poblacin prxima a una fbrica de fibrocemento. Archivos de Bronconeumologa, Vol. 45 nmero 9, septiembre de 2009 En:

http://www.archbronconeumol.org/es-enfermedad-por-amianto-una-poblacion-articulo-S0300289609002233

[5] Tarrs et al. (2013): Pleural mesothelioma in relation to meteorological conditions and residential distance from an industrial source of asbestos. Occup Environ Med. 2 013 Aug;70(8):588-9. En: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23695414

[6] La incidencia es una medida del nmero de casos nuevos de una enfermedad en un perodo determinado

[7] Como esas 2.6 millones de toneladas importadas lo fueros de amianto puro, posteriormente, un 70%, aproximadamente, se mezclaron con cemento (fibrocemento), por lo que el orden de magnitud de materiales con presencia de amianto se eleva a unos 10 millones de toneladas, muchas de ellas ya mal retiradas y presentes en vertederos ilegales, como en el caso de Toledo, Valladolid, etc.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter