Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-10-2018

Khashoggi: Por qu todos estamos hablando de l

Guadi Calvo
Rebelin


Hasta hace poco ms de veinte das el nombre de Jamal Khashoggi, era conocido por algunos miles de lectores que seguan sus notas en el Washington Post o bien en alguno de los medios en los que trabaj en Arabia Saudita hasta que cay en desgracia un ao atrs. El caso a partir de su desaparicin el dos de octubre en el consulado saudita de Estambul, est generando miles de artculos y horas de radio y televisin alrededor del mundo, solo en el alfabeto latino cuenta con 66.700.000 menciones en el buscador de Google y otros 82.600 si se lo busca por Jamel Khashoggi. (Ver: Caso Khashoggi: Oda a la hipocresa).

Claro el asunto cuenta con todo los elementos, para seguir la historia hasta el final, y sin duda muchos periodistas y guionistas estarn preparando libros de investigacin, novelas y real ficcin, proyectos de pelculas y miniseries, e incluso hasta Sacha Baron Cohen podra preparar un musical, ya que el tema rinde y mucho. Una trama que desborda truculencia: un periodista desaparecido, torturas, decapitaciones, descuartizamientos y disoluciones en cido. El envi de una cabeza en bandeja de plata a un prncipe vengativo, fuga de cnsules y servicios de inteligencia de todos los colores fisgoneando por ah.

Pero en el mundo real, las secuelas del caso Khashoggi hasta este momento son inimaginables, ya que las especulaciones son infinitas, por lo que es prcticamente imposible que alguna vez conozcamos la verdad, dado el escenario en que se libra la pelea entre la luz y la oscuridad del caso, un mundo cruzado de intereses econmicos, polticos, geoestratgicos y militares que si se lo quisiera poner en millones de dlares la cantidad de ceros sobraran para borrar la palabra hambre y enfermedad del diccionario, no importa el idioma en que este escrito, pero claro, en el mundo real estas cosas no pasan, ni pasaran nunca.

Hasta el momento poco se ha develado acerca del crimen, tras el reconocimiento que efectivamente sucedi en el consulado de Estambul, por parte de los responsables del gobierno de Arabia Saudita y sus dos mximas figuras el Rey Salman y su hijo el prncipe heredero Mohamed bin Salman (MbS), el verdadero hombre fuerte del rgimen.

El hecho podra significar un terremoto que incluso alcance a enterrar, sin muchas pompas, el reinado de Salman, y los sueos de su hijo. No s recuerda momento de mayor debilidad de la monarqua ms oscurantista del mundo, ni siquiera durante los quince das en que un grupo extremista tom la Gran Mezquita de la Meca (Masjid al-Haram) en 1979, el lugar ms sagrado del Islam.

Las versiones apuntan a que algn sirviente ms principista, que el prncipe actu por la propio y se decidi asesinarlo apenas tuvieran oportunidad, y eligieron el modo ms torpe, dejando grabada sus huellas en cada una de las paredes del laberinto que construyeron para ocultar el hecho, cundo todo se podra haber resuelto ms fcilmente con una bala en alguna calle de la vieja capital turca.

La flagrancia del crimen es tan descomunal, que es inadmisible que haya sido pensado por el propio MbS, y su equipo de asesores. Si realmente fue as hay que achacarlo a la crnica impunidad que la familia real saudita que disfruta desde la firma de lo que conoce como el Pacto del Quincy , por el crucero en que el presidente Franklin D. Roosevelt, regresando de la cumbre de Yalta, firm en febrero de 1945, con el entonces Rey y fundador de la dinasta Abdelaziz Ibn Saud. El pacto en que se juraron amor eterno o petrleo por proteccin, frente a un mundo en que el gran vencedor de la Segunda Guerra Mundial: Josef Stalin, pareca al borde de comrselo.

El pacto fue estrictamente cumplido hasta hoy y respetado por los trece presidentes norteamericanos que continuaron Roosevelt y los seis reyes saudes que siguieron a Abdelaziz . Pero quien sabe, donde el presidente Donald Trump decida cortar la lnea de responsabilidades, porque sin duda es el nico quin lo va a disponer.

El prncipe MbS, recin habl del caso tres semanas despus de que todos los dedos del mundo lo sealen como responsable, y con la obviedad que estos casos reclaman dijo: es un crimen atroz que no puede justificarse. El de Khashoggi, no el de Yemen y sus 30 mil muertos, de cuya factura, el prncipe se jacta. En el marco de en la conferencia Future Investment Initiative, en Riad conocida como el Davos en el desierto, a la que suelen acudir los grandes usureros del mundo, aunque dada la situacin y en defensa de los derechos humanos, se bajaron unos cuantos prontuariados como el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim o la economista jefe del Fondo Monetario Internacional Christine Lagarde. En la cita el prncipe aclar para la tranquilidad de todos: Los culpables sern castigados y que la justicia prevalecera (risas).

Aunque en honor a la verdad quizs l haya sido el segundo sorprendido del crimen, el primero sin duda fue el occiso, y que en verdad haya sido una patrulla perdida quin mat a Khashoggi, para matar a MbS. La gran pregunta entonces fue quin ha pagado a esa patrulla. All las posibilidades se abren como un delta, que va desde la mismsima CIA, con o sin la autorizacin de Trump, los muchos enemigos que el prncipe tiene en su pas, recordemos la limpieza de grandes empresarios y funcionarios que hizo el ao pasado, y posibilidades tan improbables como que bien podra ser una devolucin de gentilezas de la inteligencia iran, en nombre de Yemen y la treintena de muertos, que un comando terrorista asesin durante un desfile en la ciudad iran de al-Ahwaz, el mes pasado (Ver: Je ne suis pas lIran) sin olvidar a su ex socio y vecino el emir de Qatar, Tamim al-Thani, con quien MbS est en guerra diplomtica, hasta ahora, desde el ao pasado. A estos nombres sin duda le sigue un largusimo etctera, ya que el heredero, en sus treinta tres aos de vida, ha sabido sembrar y cosechar hectreas de odio.

Los caprichos de un nio

Hasta ahora MbS, ha actuado como un nio caprichoso y quizs esta muerte sea su final, en el Future Investment Initiative, tambin dijo que: El crimen no podrn dividirnos mientras haya un rey llamado Salman bin Abdulaziz y un prncipe heredero llamado Mohammed bin Salman, y un presidente en Turqua llamado Erdoğan, involucrando en esto a Recep Tayyip Erdoğan, como socio en la tragedia, aunque hasta ahora, el presidente parece ser ms una vctima, que un verdugo, raro en l.

Uno de los secretario de Erdoğan, declar que el prncipe tena sangre en las mano, al tiempo que dej entrever que se daran a conocer ms informaciones si el Rey Salman no suelta la mano de su hijo. El ltimo martes, el propio Erdoğan se refiri al caso acusando directamente a la jerarqua saud, aunque evit aludir a al prncipe de manera directa.

En el mismo momento el jugador clave de este partido, el presidente Trump, tambin seal en el Wall Street Journal: El prncipe est manejando las cosas all y si alguien fuera responsable, sera l involucrado por primera vez a MbS.

Por su parte la directora de la CIA, Gina Haspel, quin viaj a Ankara y que sobre torturas y desapariciones tiene vasta experiencia y muchas denuncias, dijo haber escuchado grabaciones del momento en que fue torturado Khashoggi, lo que rebela que la CIA, sabe mucho ms de lo que dice, por lo que posiblemente la suerte del prncipe heredero catapultado al trono en mayo de 2017, estara echada.

Si la presin de Washington contra el rey Salman no alcanza y este decide mantener a su hijo en su cargo, significara patear el tablero y una redefinicin profunda de alianzas en la regin, que jams se pudieron imaginar, lo que llegara a amenazar la cmoda posicin de Israel. Con las consecuentes sanciones para Riad de parte de su principal socio los Estados Unidos, seguidos por la Unin Europea (UE) que configurara prcticamente otra realidad para el mundo. Quizs sea esta, la verdadera razn de por qu todos estamos hablando de l.

Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en frica, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter