Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Golpe militar y resistencia popular en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-10-2018

Honduras
Las rutas que tienen que cambiarlo todo

Gustavo Duch y Patricia Dopazo
Revista SABC


A veces comparamos la vida con un viaje en el que lo importante no es tanto el destino como el propio camino. Pero para cunta gente el viaje es simplemente una huida?

La otra noche hablamos con Wendy Cruz y Rafael Alegra, dos lderes del campesinado hondureo. Estaban en el descanso de una reunin de urgencia de las organizaciones de La Va Campesina de Centroamrica para tratar sobre la caravana migrante que vemos estos das en medios de comunicacin y redes sociales, de la que saldra esta declaracin. Para miles de compatriotas suyos, salir del pas es la nica oportunidad, pues este no ofrece ninguna, ninguna, esperanza para vivir en l. Siete mil personas caminando hacia el norte hasta conseguir su objetivo, entrar a EE. UU. Entre ellas, explica Wendy, hay casi 1000 nias y nios, y muchos marchan sin haber aprendido an a andar.

La fecha de partida ha sido este mes de octubre, pero debemos remontarnos al 2009, porque fue entonces cuando el viaje empez a fraguarse. Ese ao las oligarquas locales, con el apoyo de EE. UU., destituyeron con un golpe de estado al presidente Zelaya, que se haba alejado de los mandatos de Washington y prometa un proceso constituyente. Han sido 9 aos de una crisis social, econmica y poltica que se mantiene y agranda en un escenario de violencia permanente en el que cada da hay asesinatos. Solo en este ao llevamos ms de 60 masacres; nuestro pas se ha convertido en el ms peligroso de toda Amrica, cuenta Rafael.

Honduras es un pas inmensamente rico en bienes naturales; paradjicamente, una maldicin. El Gobierno actual, producto de un fraude electoral, est permitiendo todo tipo de proyectos: minera, represas, monocultivos Estas intervenciones expulsan a la poblacin agraria y rural. Para hacerse una idea de la dimensin de esto, solo para represas y minera se han aprobado ms de 400 proyectos a favor de grandes multinacionales desde 2013, explica Wendy. Como decan los movimientos campesinos en Mxico hace unos aos, en Honduras el campo est en venta, pero no para producir alimentos: la mayora de tierras las controlan grandes empresarios que gestionan monocultivos de palma africana para la exportacin de su aceite. Tal y como ha compartido recientemente la organizacin Entrepobles, las fincas de palma ocupan ms de 300.000 ha y consumen la misma cantidad de agua que 18 millones de personas (en un pas de 8 millones de habitantes).

El Gobierno hondureo ha ido anulando polticas de desarrollo rural y de reforma agraria y privatizando instituciones relacionadas con la tierra. Finalmente, el presupuesto de la Repblica dedicado a todas las necesidades rurales es del 1,4 % del total, cuando la mitad de habitantes del pas vivimos en el campo y hubo un tiempo en el que tenamos nuestras necesidades cubiertas, seala Rafael, que aade que ahora, de cada 100 mujeres viviendo en reas rurales, 86 no tienen acceso a la tierra; en el caso de los hombres, 69 de cada 100. La distribucin de la tierra en Honduras es una de las ms desiguales de todo el mundo.

Wendy y Rafael cuentan el caso de la empresa campesina La Montauela. Despus de 36 aos de inversiones en una finca de titularidad propia para generar mano de obra y produccin de consumo interno y exportacin, la empresa ha sido expulsada en favor de un terrateniente de la zona a partir de un fallo de la Corte Suprema. Haban creado un proyecto agrcola y ganadero que les permita una vida de suficiencia y con calidad, pero ahora lo han perdido todo.

Segn el Instituto Nacional de Estadstica de Honduras, la mitad de la poblacin activa no tiene trabajo y un 68 % del total de la poblacin vive en condiciones de pobreza. Pero el gobierno no solo no asume sus responsabilidades, sino que pretende crear un relato donde son los dirigentes sociales quienes instigan una marcha provocada para desestabilizar el pas. Existe una verdadera cacera contra quienes defendemos la tierra, como el mundo pudo ver con el caso de la compaera Berta Cceres. Ya son ms de 5000 campesinos y 1700 campesinas las que han sido procesadas por la defensa de sus derechos y por la proteccin del territorio.

La fecha final del viaje la desconocemos. En cualquier caso, no ser cuando lleguen a EE. UU. La Caravana de Honduras, como los miles de personas que atraviesan el Mediterrneo, refleja una crisis global: el colapso del sistema neoliberal, programado ciegamente para acumular riqueza. Podemos acompaar esos das de camino, de cruzar fronteras, de hambres, violencias y fros? Wendy y Rafael sealan la importancia de la solidaridad de los pueblos y la denuncia conjunta a un sistema opresor. La interpretacin de esta llamada, que pasa por revisar nuestros privilegios, puede convertirse en un gran viaje colectivo hacia los cambios globales que nuestra civilizacin necesita urgentemente. Ese debe ser el final del viaje.

Fuente: http://www.soberaniaalimentaria.info/otros-documentos/luchas/580-las-rutas-que-tienen-que-cambiarlo-todo



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter