Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-10-2018

El hambre a nivel mundial y la racionalidad perversa de las minoras

Homar Garcs
Rebelin


En cualquier contexto que se produzca -principalmente a causa de las guerras, los desplazamientos forzados de poblaciones, las crisis econmicas y/o los grandes porcentajes de pobreza extrema existentes en diversidad de naciones- el hambre siempre ha constituido un grave problema por resolver para la humanidad. A ste se agregan ahora los efectos del grave y, al parecer, inexorable deterioro climtico que comienza a hacer estragos en una vasta porcin de regiones de la Tierra, lo que acenta gravemente an ms las complicaciones en la produccin de rubros agrcolas y pecuarios necesarios.

En medio de este sombro panorama, las grandes corporaciones del capital neoliberal global continan actuando en resguardo de sus exclusivos intereses, con respaldo de gobiernos en manos de la derecha conservadora. De este modo, aceleran y aseguran el control directo de recursos y de territorios en desmedro de los derechos de los pueblos aborgenes y campesinos que los habitan, cuyos lderes son generalmente masacrados a fin de silenciar sus voces de protesta y acabar con las luchas en defensa de sus hbitats. Para estas grandes corporaciones transnacionales no es nada alarmante ni debatible el alto grado de contaminacin ambiental que ocasionan, ni la vida o la cultura de los pueblos, menos el cuidado que pudieran prestarle a la naturaleza que explotan, sino los cuantiosos dividendos que obtendran de sta.

En el libro Teologa profana y pensamiento crtico. Conversaciones con Franz Hinkelammert, de Estela Fernndez, este afamado economista, filsofo y telogo alemn expresa que la exclusin de la poblacin, la subversin de las relaciones sociales y la destruccin de la naturaleza, todo esto no es producto de una maldad, sino de una racionalidad perversa. Un malvado es capaz de matar a mil personas, pero termina fastidiado, y muchas veces, se suicida. Pero alguien que opera con una razn instrumental, mata a millones y no tiene problemas. Tiene capacidad infinita de matar. Es la racionalidad de nuestra sociedad la que produce las irracionalidades. Vistas la actuacin de dichas corporaciones y la manera como se desencadenan diversos sucesos actualmente en el mundo (en apariencia, aleatorios y desconectados entre s) no es desproporcionado suponer que stos obedecen a una lgica de poder ajena a la percepcin de la mayora de la gente. Pocos concordarn con tal punto de vista, habituados como estn a ver la realidad como algo normal, inevitable e inalterable, apenas afectado por el azar; pero, la realidad de las cosas les revela cun equivocados estn.

Segn lo revelan algunas estadsticas, durante estos ltimos aos se increment el nmero de personas subalimentadas o que padecen una falta crnica de alimentos, lo que hace ms difciles las condiciones en que subsisten. Ms concretamente, en pases de frica y Amrica del sur. Algo que pudiera erradicarse por completo gracias a la ciencia y a la tecnologa aplicadas a la produccin de alimentos, incrementndola de forma masiva e intensiva, como nunca se vio antes en la historia humana. Sin embargo, esta produccin masiva de alimentos est cruzada por el afn insaciable de ganancias de quienes controlan el mercado capitalista en todo nuestro planeta, lo que obstaculiza enormemente una distribucin ms equitativa entre los pueblos que adolecen de ellos.

As, Boaventura de Sousa Santos, en su libro Renovar la teora crtica y reinventar la emancipacin social (encuentros en Buenos Aires), nos revela que la utopa del neoliberalismo es conservadora, porque lo que hay que hacer para resolver todos los problemas es radicalizar el presente. Esa es la teora que est por detrs del neoliberalismo. O sea: hay hambre en el mundo, hay desnutricin, hay desastre ecolgico; la razn de todo esto es que el mercado no ha logrado expandirse totalmente. Cuando lo haga, el problema estar resuelto. Tenemos que cambiar esta utopa conservadora por una utopa crtica, porque an las utopas crticas de la Modernidad -como el socialismo centralizado- se convirtieron, con el tiempo, en una utopa conservadora. Desentraar, explicar y combatir las causas que originan el hambre entre muchos pueblos (principalmente de tipo econmico) es parte de la solucin que podra lograrse, especialmente si sta es respaldada y proseguida por los mismos pueblos que ahora son vctimas de sus estragos; lo que habra de plasmarse en un amplio proyecto de emancipacin colectiva que trascienda el marco de la realidad actual en todos sus aspectos y renglones.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter