Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-10-2018

El desafo de la caravana migratoria centroamericana

Eduardo Nava Hernndez
Rebelin


La caravana migrante va. Originada en Honduras, uno de los pases ms pobres, ms olvidados y ms saqueados de Nuestra Amrica, incluye en su contingente tambin a salvadoreos, guatemaltecos y, desde su ingreso a territorio mexicano, a algunos de nuestros connacionales que se les han unido en Chiapas y que intentarn vencer las barreras fronterizas que amenaza el gobierno estadounidense con ponerles para impedir su entrada a la Unin Americana, as como lograron sortear las que el gobierno mexicano les mont en la frontera con Guatemala.

Con pocas pertenencias, a pie o en algunos tramos en vehculos de carga, unos cientos de hombres, mujeres, nios y adolescentes salieron de San Pedro Sula el 13 de octubre con la voluntad de llegar a la frontera entre Mxico y los Estados Unidos, impulsados, como ellos mismos lo proclaman, por el hambre y la muerte. Esos cientos han ido creciendo hasta ser, segn las estimaciones de distintos observadores periodsticos y sociales cinco mil, siete mil o ms, con fuerza para derribar las vallas fronterizas, enfrentar a la Polica Federal en Chiapas, y avanzar en el territorio mexicano. Algunos, es cierto, han decidido regresar a su pas o se han acogido a los ofrecimientos del gobierno mexicano de otorgarles visas de refugiados si realizan los trmites; pero la columna se ha acrecentado en el trayecto con miles que continan su marcha hacia el norte a travs de Chiapas y esperan atravesar el resto de nuestro territorio.

Honduras es un pas de ms de nueve millones de habitantes, 69 por ciento de los cuales viven en condiciones de pobreza, dedicados a la agricultura, el comercio o las actividades informales, dada la carencia de industrias y de fuentes de empleo. Presenta Honduras la infernal tasa de homicidios de 43 por cada 100 mil habitantes, por lo que es considerado como uno de los pases ms violentos del mundo, y en particular San Pedro Sula una tasa de 142 por 100 mil habitantes, lo que la hace la ciudad ms violenta del mundo (L. Hernndez Navarro, El nuevo xodo hondureo, La Jornada, 23 oct. 2018). El narcotrfico y el pandillerismo han asentado sus reales en esa nacin, como en Guatemala y El Salvador. Que los migrantes masivos digan hoy que sus promotores son la muerte y el hambre no es, por ello, ninguna metfora.

Pero Honduras, con su atraso econmico a cuestas, ha vivido en aos recientes dos conflictivos procesos polticos, siempre conducidos por la mano invisible o no tan invisible del gobierno de los Estados Unidos. El primero, el derrocamiento en 2009 del presidente constitucional Manuel Zelaya por el Ejrcito y la instalacin de un gobernante ilegtimo, con lo que la inteligencia estadounidense inici su combate contra los regmenes progresistas de Nuestra Amrica, que siguieron con el golpe blando contra Fernando Lugo en Paraguay, el cerco econmico y poltico al rgimen venezolano, el apoyo a Mauricio Macri en la Argentina, la defenestracin parlamentaria con infundios de Dilma Rousseff y el encarcelamiento bajo cargos falsos a Luiz Inacio Lula Da Silva en el Brasil. En este ltimo pas, es casi inminente el arribo de un nuevo gobierno fascistoide y semidictatorial (o pseudodemocrtico: surgido de las urnas, pero que operar como una dictadura militar).

El segundo episodio fue el fraude electoral y la reeleccin anticonstitucional del presidente Juan Orlando Hernndez a finales de 2017, siempre con apoyo del Departamento de Estado, y cuya imposicin cost al pas 33 muertes en las protestas callejeras. La caravana es hija, tambin, del fraude y de un rgimen antipopular que reprime con violencia las expresiones de resistencia social u oposicin poltica.

En Mxico, particularmente en Chiapas, trabajan desde hace mucho miles de hondureos y centroamericanos que levantan las cosechas de caf y hacen otras faenas agrcolas. Ahora se han estado uniendo tambin a la caravana y esperan llegar a la frontera norte. Quiz no pocos mexicanos lo hagan tambin.

El tambin llamado xodo centroamericano ocurre en medio del proceso electoral en los Estados Unidos, que en los sondeos se presenta hasta ahora adverso al presidente Trump y a su partido. Mostrar a la columna de migrantes como una amenaza que se dirige a las puertas del imperio, y en la que van delincuentes, terroristas, narcotraficantes y hasta islmicos es, desde luego un recurso electoral para los republicanos que podran perder la Cmara de Representantes y su mayora en la de Senadores ante el Partido Demcrata en las elecciones del prximo 6 de noviembre. Pero son argumentos desatinados y no probados, al igual que culpar a los legisladores demcratas de promover la migracin masiva o de ser demasiado permisivos por no aprobar leyes ms duras contra los migrantes. Si el partido en la Presidencia pierde su mayora en las cmaras ser slo por los errores y desatinos del presidente mismo y el incumplimiento de muchos de sus compromisos de campaa.

Pero la coyuntura comicial estadounidense no alcanza a explicar la movilizacin de los parias centroamericanos hacia el norte. El mismo Trump, antes que realizar una demostracin de fuerza en su propia frontera sur que le sera ms conveniente para efectos electorales, ha presionado a los gobiernos de Honduras, Guatemala y Mxico para que sean stos los que atajen a los migrantes. Para eso envi a Mxico a Mike Pompeo, su secretario de Estado, a entrevistarse con el presidente Pea, el canciller Videgaray y el futuro secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard. Por eso, en un acto de indigno sometimiento al imperio, el gobierno mexicano envi a la Polica Federal a la frontera con Guatemala. Y por eso el mismo Donald Trump no pudo contener su ira al amenazar en sus acostumbrados tuits al gobierno hondureo y al guatemalteco con retirarles apoyos econmicos. Es el emperador disciplinando a sus vasallos.

La diferencia entre la migracin tradicional, realizada individualmente o en pequeos grupos para protegerse, cuando es posible, de los ataques de la delincuencia organizada en el territorio mexicano y la caravana masiva de San Pedro Sula da cuenta de hechos importantes. Es un grito de hasto con la miseria y la violencia que el Imperio mismo ha propiciado con el saqueo y con su imparable consumo de estupefacientes, y de defensa del derecho a buscar la felicidad, plasmado en la Declaracin de Independencia de los Estados Unidos por los Padres Fundadores de esa nacin. Como las potencias coloniales, el imperio estadounidense no quiere hacerse cargo de las consecuencias antisociales de su dominacin sobre otros pueblos. Son stas las que ahora se le revierten.

En su bsqueda de la felicidad los hondureos y centroamericanos han decidido salir a la luz pblica y expresarse como un movimiento social. Cito al socilogo marxista alemn Claus Offe, quien caracteriza a los nuevos movimientos sociales por tres de sus rasgos ms notables: a) el aumento de ideologas y de actitudes participativas que llevan a la gente a servirse cada vez ms del repertorio de los derechos democrticos existentes. b) El uso creciente de formas no institucionales o no convencionales de participacin poltica, tales como protestas, manifestaciones huelgas salvajes. Y c) las exigencias polticas y los conflictos polticos relacionados con cuestiones que se solan considerar temas morales (el aborto) o temas econmicos (p. ej. la humanizacin del trabajo) ms que estrictamente polticos.

Como todos los movimientos sociales autnticos, el xodo centroamericano busca visibilizar una situacin de injusticia, anteponer derechos frente a sta y ganar adeptos y simpatas en el medio social. se es su desafo a las estructuras jurdicas y de opresin prevalecientes. La fuerza moral y la numrica son tambin sus argumentos. Por eso polarizan a los factores formales e informales de poder y a la parte de la opinin pblica que se pliega a stos. La aplicacin de leyes hechas para mantener las estructuras dominantes y de dominacin, y la despolitizacin de los conflictos econmicos son los recursos que en nuestros tiempos utilizan los poderes reales para frenar la insurgencia de los sectores ms damnificados por el capital ultraliberal. El racismo, la xenofobia y la aporofobia, o terror y rechazo a los pobres, son sus expresiones ideolgicas.

La nica posicin digna y social ante el parafascismo de Donald Trump y sus semejantes, as como ante la sumisin del gobierno de Enrique Pea Nieto es la defensa de los derechos humanos, el apoyo tico y material a los desvalidos y la lucha por un cambio moral de la sociedad que progresivamente vaya abriendo espacios desde abajo a la inclusin y a la vida, no a la opresin y a la muerte.

Eduardo Nava Hernndez. Politlogo UMSNH

Fuente: http://www.cambiodemichoacan.com.mx/columna-nc48047

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter