Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-10-2018

Lo que los medios ocultan cuando solo le hablan del cambio climtico

Silvia Ribeiro
La Jornada

"La manera en que describimos un problema determina el tipo de respuestas que se plantean". La devastacin ambiental que caracteriza nuestro tiempo no tiene precedente en la historia del planeta ni las culturas. Los problemas ambientales son graves, con fuertes y desiguales impactos sociales y el cambio climtico - escribe la investigadora Silvia Ribeiro - es uno de los principales.


La devastacin ambiental que caracteriza nuestro tiempo no tiene precedente en la historia del planeta ni las culturas. Ha habido civilizaciones que han provocado desastres ambientales, pero nunca antes se haban mundializado, desequilibrando los propios flujos y sistemas naturales que sostienen la vida en el planeta. El capitalismo y su civilizacin petrolera, el modelo de produccin y consumo industrial y basado en combustibles fsiles (petrleo, gas, carbn) provoc este desastre en poco tiempo, acelerado en las ltimas dcadas.

Los problemas ambientales son graves, con fuertes y desiguales impactos sociales y el cambio climtico es uno de los principales. Pero no son causados por toda la humanidad. Ms que la era del antropoceno, como algunos la llaman, vivimos la era de la plutocracia, donde todo se define para que los muy pocos ricos y poderosos del mundo puedan mantener y aumentar sus ganancias, a costa de todo y todos los dems. Esta absurda injusticia social, econmica, ambiental, poltica, requiere de muchas armas para mantenerse y una de ellas es la guerra conceptual. Inventar conceptos que oculten las causas y caractersticas de la realidad, que desven la atencin de la necesidad de cambios reales y profundos y mejor an, que sirvan para hacer nuevos negocios a partir de las crisis.

En este contexto, el ensayo La mtrica del carbono: el CO2 como medida de todas las cosas?, de Camila Moreno, Daniel Speich y Lili Fuhr, editado recientemente por la Fundacin Heinrich Bll, es un aporte importante. (http://mx.boell.org/es/metrica-del-carbono)

Muestra cmo ante la convergencia de graves crisis ambientales locales, regionales y globales, junto a las crisis econmicas y financieras, se echa un fuerte foco de luz sobre el cambio climtico que Nicholas Stern llam la mayor falla de mercado que el mundo ha atestiguado, al tiempo que se posiciona las unidades de CO2 (dixido de carbono) como medida para definir tanto la gravedad del problema. As, otros temas quedan en la oscuridad del contraste de ese rayo de luz y todo se reduce a contar emisiones de CO2 a la atmsfera. Las autoras no dejan duda de que el cambio climtico es real y grave, pero cuestionan es ms importante y ms urgente que la prdida de biodiversidad, la degradacin del suelo cultivable, el agotamiento del agua dulce? Acaso es posible considerar cada uno de estos fenmenos como algo independiente y separado de los otros? La manera en que describimos y enmarcamos un problema, determina en gran medida el tipo de soluciones y respuestas que podemos considerar, plantean.

Justamente debido a la gravedad de la crisis ambiental, tenemos que evitar el epistemicidio ecolgico en curso que reduce la ptica, elimina conocimientos y destruye alternativas.

Aunque se sabe bien cules son las causas del cambio climtico, y los principales rubros industriales que lo provocan: alrededor de 80 por ciento se debe a la explotacin y generacin de energa, al sistema alimentario agroindustrial y al crecimiento urbano (construccin, transporte), basados en el uso y quema de petrleo, gas y carbn. Todo esto emite CO2 y otros gases de efecto invernadero (GEI) como metano y xido nitroso.

Se sabe tambin que lo necesario son reducciones reales, en su fuente y en la demanda, de todos esos gases y cambiar lo que las originan. Y se sabe que existen alternativas reales, diversas, descentralizadas y viables; quiz el ejemplo ms fuerte es que 70 por ciento de la humanidad se alimenta de agricultura campesina y agreocolgica, pescadores artesanales y huertas urbanas, que no son los que emiten gases de efecto invernadero.

Pero las propuestas dominantes de instituciones y gobiernos no son stas, sino otras principalmente basadas en mercados de carbono y altas tecnologas que permitiran supuestamente seguir emitiendo GEI como siempre, pero compensarlos absorbiendo el carbono emitido y almacenndolo en fondos geolgicos, es decir, formas de geoingeniera.

La propuesta de compensacin (offset en ingls) se viene desarrollando hace aos, asociada a los esquemas de pagos por servicios ambientales, por biodiversidad, etctera, componentes esenciales de la llamada economa verde. Se trata de justificar la destruccin en un lugar, mientras en otro otros se supone la compensan con algn pago, como si fuera lo mismo dejar sin bosques o agua a un pueblo entero en un pas o regin, porque hay una comunidad que los cuida y en otro. Esos pagos generan bonos, instrumentos financieros especulativos que son comerciados en mercados secundarios.

Ahora, para que todo pueda ser medido en unidades de CO2, todos los gases se traducen a la abstraccin de CO2 equivalente, sin considerar si se trata de gases emitidos por una trasnacional minera que devasta ecosistemas y pueblos, por la quema de un bosque o el estircol de algunos animales de un pastor. El concepto de que lo necesario son cero emisiones netas, no reales sino compensadas, completa esta operacin (http://tinyurl.com/jssokpr). De esta forma, la economa del carbono podra englobar todos los rubros anteriores, para convertirse en la nueva moneda de cambio, que justifica la contaminacin y produce ganancias para quienes la causan.

No solamente se pierden de vista las causas del cambio climtico, tambin de esta forma se simplifica burdamente la consideracin de los otros graves problemas ambientales y las interacciones entre todos ellos y se eliminan del campo de anlisis y accin los impactos sociales, el sistema que los provoca y las verdaderas soluciones.

Silvia Ribeiro, investigadora del Grupo ETC

Fuente: La Jornada



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter