Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-11-2018

La democracia burguesa chilena

Mximo Constanzo
Rebelion


Vivimos en democracia?, as sin apellidos. Claro es una pregunta valida solo para aquellos que todava les interesa los asuntos de vivir en sociedad, al parecer a la mitad de chilenos nos les interesara la pregunta.

Toda la clase poltica actual, incluyendo a los partidos denominados de izquierda, respondern en coro, SI, sin lugar a dudas estamos en democracia.

Constatamos que en el plano poltico comunicacional existe un relato, muy bien construido de cmo se conquist el rgimen actual a pesar de los intentos de Pinochet y sus partidarios de perpetuarse en el poder, en ese relato por supuesto Chile es una democracia imperfecta, como toda obra humana, pero hay que defenderla, cuidarla, despus de tanto sufrimiento y los intentos de la derecha de volver atrs.

Las ideas de la transicin a la democracia, ideas que caracterizaron a buena parte de la izquierda en los 90, para definir un momento intermedio entre dictadura y democracia, ya qued en el pasado y se acept que la transicin a la democracia termin y ahora estamos en una democracia madura, lo que no quiere decir que sea perfecta. La contradiccin DEMOCRACIA O DICTADURA fue reemplazada por la idea de profundizacin democrtica, solo queda un largo camino, diramos infinito, para perfeccionarla.

Hay una mxima poltica actual, cuidar lo que tenemos, es una idea muy potente, porque hace referencia a no volver a la dictadura, pero tambin no volver al periodo previo a la dictadura, es decir el periodo de la Unidad Popular, ms all de las valoraciones morales que tengamos de aquel periodo, pues lo que est claro que los extremos no son deseables, extremos que nos llevan a la confrontacin fratricida entre chilenos y chilenas, lo cual hay que evitar. Nuestras diferencias como chilenos tenemos que enfrentarlas de forma civilizada, normada, en definitiva hay que ser responsables.

Hace aos atrs se puso de moda en el poco mundo que le interesa la poltica, que lo correcto era ser de centro izquierda o de centro derecha, incluso ser de izquierda o derecha ya no era relevante, lo ms importante es pertenecer a coaliciones amplias, porque la amplitud es una idea que refiere un consenso, un acuerdo que evite los extremos.

La hegemona intelectual imperante es que ser radical o extremo, se acuo la palabra extremista, tanto de izquierda o de derecha es un peligro para la sociedad. Particularmente los pueblos originarios han sufrido esta violencia lingstica. No importa si tienes razn o no, lo importante, es que seas civilizado, razonable.

Como diaria Sol Serrano, actual premio nacional de historia, acadmica de la UC, integrante del CEP, la democracia chilena es madura, porque no se ve que sea posible extremos, como en otros pases de la regin (CNN octubre 2018).

Para el discurso oficial democracia es poder decir nuestras diferencias, luchar por nuestras ideas, pero sin violencia. Democracia es en esencia consenso de cmo vivimos civilizadamente. Para eso hay elecciones, separacin de poderes (ejecutivo, legislativo, judicial), leyes que nos protegen y son obligatorias para todos, se asegura libertad de pensamiento y podemos debatir nuestras diferencias a travs de los medios de comunicacin, claro, eso s, son de la clase dominante.

Democracia, es evitar extremos o minimizarlos, democracia comunicacionalmente significa que no hay lucha de clases y toda la violencia que implica. Democracia es ciudadana, imaginariamente es la existencia de un aparato estatal neutral y que tiene que velar por todos los chilenos. El Estado no tiene dueo, la ley no tiene dueo. Por fin todos estamos protegidos, al menos en la fantasa de las ideas.

Pero todo lo anterior es relato poltico comunicacional, y en buena parte mentira, un relato construido para justificar y suavizar la dictadura del capital en la que vivimos.

La definicin correcta para nominar el rgimen en el que estamos es el de DEMOCRACIA BURGUESA, pues cumple con la formalidad de separacin de poderes, de Estado de Derecho, elecciones libres, libertad de expresin, etc., pero junto con ello, es un rgimen capitalista extremo, de dominacin brutal de clase (burguesa, ahora aliada con la burocracia de carcter estatal y privada).

Democracia burguesa est construida sobre una violencia de clase extrema, esta cimentada sobre los cadveres de miles chilenos y chilenas, est alojada en la ms amplia impunidad de los que saquearon Chile, si algunos violadores de los DDHH estn presos, son solo aquellos subalternos que la lite de poder estuvo dispuesta a sacrificar en funcin de sus intereses.

El aparato estatal no es neutral, las leyes no son neutrales, la burguesa y la burocracia, tienen el monopolio de la armas, se guardan el legitimo derecho a usar la violencia, la democracia burguesa, pide, exige no usar la violencia, salvo la que pueden usar ellos, supuestamente a nombre de todos nosotros, como la usan contra los pobladores de Quintero y Puchuncav, que claman por sus vidas o contra los mapuche en sur o los rapanui en Isla de Pascua o contra las huelgas de los trabajadores que piden mejoras laborales.

Las leyes no son neutrales, es cosa de escuchar a Nelly Len Capelln de la crcel de mujeres de San Joaqun que habl en representacin de las 400 internas del Centro Penitenciario Femenino, cuando vino el papa Francisco, Nelly sentenci: Lamentablemente en Chile se encarcela la pobreza o el Capellan de Gendarmera, Luis Roblero S.J., ms categrico an En Chile, si t tienes medios econmicos, una familia por detrs, cierto prestigio, por supuesto que la crcel no es para ti. La crcel es para los pobres. Eso digmoslo con sper harta claridad.

La lite de poder, que no son solo los polticos profesionales, deciden sobre el alto mando de las FFAA y las policas, sobre los jueces, sobre los candidatos (pues los financian), sobre los directores de los medios de comunicacin, etc. El Estado es de ellos y en funcin de sus intereses.

Alguien en su sano juicio piensa que Luksic, Angelini, Matte, Paulman u otro multimillonario es igual ante la ley que usted o yo. Alguien en su sano juicio piensa que tenemos el mismo acceso al debate pblico todos los chilenos en unos medios de comunicacin que estn en manos monoplicas de la burguesa y la burocracia.

En Chile, en esta democracia, que segn algunos tenemos que cuidar para protegerla de la derecha, ni siquiera podemos tener una Asamblea Constituyente, ni siquiera se puede degradar a los violadores a los DDHH, ni anular la legalidad de partidos comprometidos con la dictadura o que se coluden para delinquir como la UDI, el PDC o el propio PS, que a esta altura es una sociedad annima que su capital econmico lo transa en bolsa de comercio.

Los promotores y vendedores de la democracia burguesa dirn, pero que proponen? , la ley de la selva?, volver a la dictadura?, caer en un rgimen como el cubano o el venezolano?. Es decir el cncer marxista.

Simple, primero reconocer las cosas como son, hay lucha de clases y nada es neutral, menos el aparato estatal, que en Chile, defiende el capital y usa la fuerza diaria en funcin de asegurar los intereses de la lite de poder y las clases a las que pertenecen.

Reconozcamos que vivimos en la ley de selva, donde, como en la naturaleza, existe una cadena alimenticia donde la moral, salvo la de los ricos, no existe. Todo es ideologa para justificar el actual orden brutal de las cosas. Es el imperio de los avaros y toda la tropa de znganos que trabajan para justificar la naturalizacin de la actual sociedad.

Segundo, comprender para nosotros, dominados, esclavizados, embrutecidos, engaados, que solo la organizacin y la fuerza nos permitir conquistar algo de justicia en la actualidad y que tenemos que luchar por una sociedad que supere el capitalismo, en sus formas de regmenes dirigidos por strapas, reyes, personajes democrticos de distinta ndole, al final todos son representantes de la dictadura del capital, algunos ms sangrientos que otros, pero sangrientos al fin.

El Estado, el aparato estatal, es una dictadura de clase, cualquier forma de gobierno bajo un rgimen econmico determinado, aunque se vista de seda, est al servicio de una clase social determinada o de alianzas de sectores de clases, de ah la importancia del contenido profundo de reconocer la existencia de la lucha de clases en la sociedad actual.

El dilema actual no es dictadura o democracia, menos la democratizacin del sistema burgus, ms all que pueda ser preferible, en una coyuntura determinada, la disyuntiva real, urgente, necesaria, es entre el capitalismo o una sociedad pos capitalista.

Luis Emilio Recabarren tena razn, No, no dejemos en manos de los capitalistas avaros nuestra suerte, porque ellos nunca querrn mejorar nuestras condiciones. No esperemos de los gobernantes lo que nunca pudieron dar. Confiemos a nuestras fuerzas y a nuestra inteligencia la misin de conquistar el bienestar que necesitamos. Que construyamos de nuevo el poder que necesitamos, que hagamos el poder obrero, la fuerza obrera, (y del pueblo agregamos nosotros) para vencer la injusticia y el desorden de esta sociedad capitalista que nos oprime y nos explota.

Mximo Constanzo, Centro de Estudios Francisco Bilbao.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter