Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-10-2018

Dos palabras

David Brooks
La Jornada


Foto

El rabino Hazzan Jeffrey Myers, de la sinagoga rbol de la Vida, en una vigilia para recordar a las vctimas del tiroteo del sbado en Pittsburgh, Pensylvania. Foto Afp.

A lo largo de ms de 25 aos reportando sobre Estados Unidos para La Jornada nunca imagin que algn da tendramos que usar dos palabras para informar sobre la realidad nacional de este pas: fascismo y socialismo.

Pero desde las campaas electorales de 2016 y su culminacin en el triunfo de un bufn peligroso, esas dos palabras se han vuelto necesarias. Primero, las malas noticias:

La violencia ultraderechista vinculada con los neonazis y otras agrupaciones supremacistas blancas, nutrida por la retrica explcitamente racista, xenfoba, antimigrante y nacionalista proveniente de la Casa Blanca tuvo su expresin ms reciente en lo que la Liga de Anti-Difamacin (principal organizacin juda de defensa de derechos civiles) califica como el peor ataque mortal antisemita en la historia del pas: 11 muertos y seis heridos en una sinagoga en Pittsburgh. El responsable acus a los judos de apoyar a refugiados morenos y musulmanes que estn invadiendo al pas para destruir a mi gente. Esto, en una semana en la que otro ultraderechista envi 14 bombas a prominentes crticos de Trump casi todos calificados como enemigos por el mandatario y el asesinato al azar de dos personas afroestadunidenses en un supermercado por un hombre que antes buscaba ingresar para matar a afroestadunidenses en una iglesia.

Vale subrayar que todos estos atentados de terror y odio violento de los das recientes como gran mayora de los incidentes de tiroteos masivos en los ltimos aos han sido realizados no por mexicanos o centroamericanos, ni por otros inmigrantes criminales, ni por musulmanes, sino por hombres estadunidenses blancos.

La ultraderecha y sus seguidores aqu tienen una larga historia de violencia, pero nunca antes han contado con un presidente que habla su mismo idioma y que activamente alienta el racismo, la xenofobia, el sexismo y el antisemitismo que los caracteriza.

Hace unos das en un mitin electoral en apoyo de candidatos republicanos, Trump proclam que es un nacionalista, y se opone a los globalistas. Los nacionalistas blancos entendieron perfecto y, como seala el profesor de historia en la Universidad de Michigan Juan Cole, Trump est imitando a Mussolini, quien se defini como un fascista nacionalista.

Aqu, segn la narrativa ultraderechista, los nacionalistas combaten al complot internacional judo, o a veces comunista, contra este pas. Por eso cuando Trump se declar nacionalista, su pblico empez a corear encarcelen a Soros, el prominente filntropo judo liberal que tanto es usado como ejemplo de ese complot (poco despus recibi uno de los paquetes-bomba), y quien ha sido culpado por el presidente y/o sus aliados de promover la migracin, incluso de financiar la caminata de centroamericanos. Trump sonri y se sum al coro.

El profesor Jason Stanley, de la Universidad de Yale, alerta que Trump est empleando las tradicionales polticas fascistas para promover su agenda.

El profesor Henry Giroux, de la Universidad McMaster, considera que esta agenda poltica est produciendo una formacin econmico-poltica que llamara fascismo neoliberal. Seala que el fascismo empieza con idioma y se vuelve una fuerza organizativa para formar una cultura y legitimar lo que se pensaba era inimaginable, como la violencia indiscriminada contra grupos enteros: negros, inmigrantes, judos, musulmanes Trump enmarca a sus crticos como enemigos del pueblo estadunidense. Esto es verdaderamente un resurgimiento de la ideologa fascista actualizada para el siglo XXI.

Respondiendo a la noticia del asalto contra la sinagoga, el cineasta Michael Moore expres su solidaridad en un tuit, y pregunt si alguien en este pas an recuerda que haba un acuerdo de que ante la primera seal de fascismo, lo frenaramos antes de que creciera y se convirtiera en algo peor. Bueno, ese momento es ahora.

Ahora hay un masivo coro de repudio y resistencia por todo el pas que grita no pasarn. Entre ellos (tema de la segunda parte de esta columna) los que afirman que en un futuro prximo, Estados Unidos ser socialista.

Fuente: http://www.jornada.com.mx/2018/10/29/opinion/029o1mun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter