Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-10-2018

Entrevista a Francisco Bez Baquet sobre la industria criminal del amianto (I)
En el amianto-cemento, producto que representa el mayor tonelaje del amianto instalado, caduca el cemento no el amianto, que es virtualmente eterno

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Francisco Bez, ex trabajador de Uralita en Sevilla, autor de Amianto: un genocidio impune, inici en los aos 70 del pasado siglo la lucha contra esta industria de la muerte desde las filas del sindicato de CCOO. Ha dedicado ms de 40 aos a la investigacin sobre el amianto.

***

De nuevo le robo su precioso tiempo, querido y admirado amigo. Djeme empezar por una pregunta demasiado general tal vez y poco concreta, estoy muy equivocado si le sealo que tal vez, ltimamente, algunos errores se estn prodigando ms, con ocasin de lo que se va publicando sobre amianto, tanto en internet como en televisin o en otros medios?

Agradezco la oportunidad de expresar lo que considero correcto, respecto a tres cuestiones.

Aludir, en primer lugar, a lo dicho en el reciente reportaje emitido en el programa Informe Semanal, del primer canal de RTVE, cuando se habla de "amianto caducado".

Perdone, en el programa que se emiti el sbado 27 de octubre.

Exacto, el 27 de octubre. Siendo el amianto-cemento el producto que representa el mayor tonelaje del amianto instalado, con mucha diferencia respecto de las restantes utilizaciones, en l, lo que caduca es el cemento, y no el amianto, que es virtualmente eterno, de tal forma, que si alguien que ha inhalado amianto durante mucho tiempo, fallece, y su cadver es incinerado, en sus cenizas el amianto seguir estando presente en la misma cuanta que la del que estaba acumulado en el cuerpo del fallecido, y si esas fibras se llegaran a dispersar en el aire, podran volver a actuar de forma nociva, si llegaran a volver a ser inhaladas por otra persona o por un animal.

El cemento, por el contrario, se fragiliza y deteriora, por cristalizacin sobrevenida despus de instalado el amianto-cemento, progresivamente, a lo largo de los aos, permitiendo la liberacin de las fibras de amianto, antes encapsuladas, lo cual, evidentemente, es lo peligroso, al propiciar que puedan ser inhaladas.

En segundo lugar, me referir a la afirmacin, que he visto reiteradamente reflejada en algunos comunicados signados por algn miembro del sindicato CC.OO., en el sentido de que en Espaa fueron los trabajadores los que "se adelantaron" en denunciar la nocividad del amianto. Estimo que tal afirmacin requiere de algunas matizaciones.

Qu matizaciones son esas?

Si nos referimos, en primer lugar, a dicha cuestin, a nivel mundial, diremos que fue el doctor Selikoff quien tom la iniciativa, a travs de su acercamiento y concertacin de un extenssimo estudio, con el sindicato norteamericano de instaladores de aislamientos ignfugos, lo que hizo aflorar la elevada carga de enfermedades asbesto-relacionadas, que soportaban los trabajadores de dicha actividad, en la que el amianto era abundantemente utilizado en su modalidad ms peligrosa, esto es, como borra de amianto, como fibra en bruto, amianto friable, proyectado y pegado a las superficies a proteger.

A mitad de la dcada de los aos sesenta del pasado siglo, se celebr en Nueva York un congreso cientfico internacional, promovido por el doctor Selikoff, y en l qued consagrado un consenso experto general respecto del nexo causal de esas enfermedades, con la exposicin laboral al amianto.

En Espaa, la celebracin de ese congreso, y sus conclusiones, fueron publicados en un peridico no profesional, varios aos despus. Por lo que a m respecta, que era un empleado de la empresa Uralita, fue entonces cuando tuve conocimiento, por primera vez, de la nocividad del amianto.

En Espaa fueron los doctores Lpez-Areal, Rodrguez-Roisn y Picado, los que alertaron a los trabajadores.

Las enfermedades asociadas a la exposicin al amianto, presentan unos sntomas genricos, que no dan indicio especfico y concreto de cul es el origen. Podan, a lo sumo, sentirse enfermos, pero sin saber de qu, ni por qu. Si no hubiera sido por esos avisos, los trabajadores, por s mismos, probablemente jams habran llegado a esa conclusin.

A nivel profesional, en Espaa ya la registraban, desde haca bastantes aos, diversos artculos en las revistas profesionales, pero tal cuestin no llegaba al conocimiento de los potenciales o efectivos afectados, los trabajadores, y desde luego sus empresas y respectivos servicios mdicos -algunos externalizados- tampoco lo estaban haciendo, con las tres excepciones antes sealadas.

El llamado modelo italiano, de gestin de la prevencin de los riesgos laborales, en el que son directamente los propios trabajadores los que ejecutan, de forma exclusiva o predominante, el mapa de riesgos de su centro de trabajo, resulta prcticamente imposible de aplicar, cuando los sntomas y secuelas no afloran sino hasta transcurridas varias dcadas desde el inicio de la exposicin, cuando ya es ms bien poco lo que se puede hacer para paliar -que no evitar- las fatales consecuencias.

Es el llamado tiempo de latencia, que tan dilatado resulta, sobre todo por lo que respecta al mesotelioma, el incurable y agresivo cncer asentado en la pleura, o en el peritoneo, o en el pericardio, o en la tnica vaginal de los testculos.

Slo despus de haber asumido esa concienciacin, fue ya cuando los trabajadores se movilizaron para hacer pblica denuncia, no sin incomprensiones e indiferencias, tanto dentro del sindicato denunciante, Comisiones Obreras, en las dems secciones que no eran la de Construccin, como fuera de l, en las restantes organizaciones sindicales.

Paso finalmente, a la tercera cuestin que quiero abordar aqu, en lo relativo a conceptos equvocos o incompletamente explicados.

Cuando quiera. Lo que ha sealado es muy interesante, tanto desde un punta de vista histrico como sindical.

Aludir, en esta oportunidad, al hecho de equiparar cuerpos asbestsicos, con el polvo de amianto (reportaje en Internet, de la Agencia EFE, y publicado en varios medios, como, por ejemplo, en ABC).

Los cuerpos asbestsicos son unas estructuras reactivas generadas por el organismo del paciente, y compuestas por una fibra central (de amianto, o, eventualmente, de partculas silceas alargadas), rodeada de una cubierta protenica, que se acumula predominantemente en los extremos, dndole un aspecto caracterstico de halterio o de pesas de gimnasia.

El detalle importante a retener es que, en cualquier tejido biolgico, las fibras sueltas, sin encapsular, son muchsimo ms abundantes que los cuerpos asbestsicos, por lo que el recuento de estos ltimos. que es lo que habitualmente se hace, cuando es el microscopio ptico el utilizado (ms barato y fcil de manejar, que el electrnico), y que es el recurso habitualmente utilizado para los recuentos en el mbito laboral, y en espacios confinados, en donde no hay perturbaciones importantes, causadas por corrientes de aire.

De todo esto se infieren dos consecuencias: que los recuentos hechos con microscopio ptico, no son representativos de la verdadera magnitud del nmero de fibras en suspensin en el aire, y por otra parte, que los recuentos correspondientes a las exposiciones medioambientales, generadas en espacios no confinados, deben de hacerse, para una correcta evaluacin del riesgo, mediante microscopa electrnica, y haciendo uso de una sonda isodinmica, que neutralice las perturbaciones causadas por el viento.

Adems, no todos los das son adecuados para efectuar tales mediciones, debindose evitar hacerlas con lluvia o en das en los que el viento es particularmente intenso. 

Muchsimas gracias por sus aclaraciones. He ledo un artculo sobre el fibrocemento en las redes de agua de Javier M. Elizondo Oss . Cundo hablamos de este tema, de qu redes hablamos? La de toda Espaa, las redes de una determinada comunidad? Dnde se usaba el fibrocemento? Se puede reemplazar? Cmo? Con urgencia?

Las tuberas de amianto-cemento se han usado para la conduccin y distribucin de agua potable para regados, para kilomtricos desages, en las pistas de rodaduras de los aviones, en los aeropuertos (por la resistencia que a los esfuerzos mecnicos exteriores, ofrecen este tipo de tuberas destinadas habitualmente a la conduccin de fluidos a presin), para la conduccin de gas ciudad, para las conducciones de alcantarillado (desages de aguas pluviales y fecales), y para el aislamiento del cableado de conductores elctricos o telefnicos, para aislarlos de la humedad del terreno, y para protegerlos de la accin de los roedores (topillos, ratas, ratones, etc.).

La substitucin de estas tuberas, al trmino de su vida til, o -preferentemente-, antes, se debe hacer por empresas especializadas y autorizadas, por personal debidamente equipado y entrenado, con aislamiento de la zona de trabajo, delimitando y restringiendo el acceso a la misma, con la ayuda de los adecuados medios tcnicos de aspiracin, filtrado y retencin del polvo generado, con la elaboracin previa de los oportunos planes de trabajo, debidamente visados y autorizados previamente por la Inspeccin de Trabajo, y con el encapsulado y transporte a vertedero autorizado, de los residuos generados, en cuyo destino quedarn almacenados en condiciones idneas, y sujetos a eventuales inspecciones peridicas, por parte de la autoridad medioambiental competente.

Sin embargo, lo que habitualmente se viene observando, es que son los propios tcnicos y operarios de los respectivos servicios municipalizados de abastecimiento de agua, los que directamente se vienen ocupando de realizar las reparaciones de las averas (cada vez ms frecuentes, por la generalizada obsolescencia de la mayora de las instalaciones), en sustitucin y detrimento de remociones generales y planificadas, de la totalidad de las instalaciones, ya con evidentes signos del envejecimiento generado por el uso y el tiempo transcurrido desde que se efectu la instalacin y puesta en funcionamiento.

Es digno de ser destacado el hecho de que la entidad que agrupa, a nivel nacional, al conjunto de estos servicios municipalizados, en alguna de sus publicaciones viene a desdear la trascendencia del riesgo que as se puede generar, tanto para los propios operarios como para los vecinos y viandantes y curiosos que forman corro en torno a la zona de trabajo. Se trata de una situacin, que por nuestra parte ha sido denunciada pblicamente en nuestros escritos:

Antonio Bernardo Reyes, Paco Bez Baquet, Paco Puche Amianto por un tubo Revistas Rebelin y El Observador. Diciembre 2014

http://www.rebelion.org/docs/192613.pdf

http://www.revistaelobservador.com/opinion/29-lecturas-impertinentes/9585-amianto-por-un-tubo-informe-acerca-del-amianto-presente-en-las-tuberias-de-abastecimiento-de-agua-y-saneamiento-en-espana-y-sus-consecuencias-para-la-salud-publica

http://www.revistaelobservador.com/images/stories/envios_14/diciembre/amianto_tubo.pdf

 

Antonio Bernardo, Paco Puche y Paco Bez Amianto por un tubo (Segunda parte) Rebelin, 20-07-2017 http://www.rebelion.org/docs/229327.pdf

La sustitucin de las tuberas de amianto-cemento, es menos urgente que la de las cubiertas realizadas con dicho tipo de material, y ello por dos razones: porque se degradan antes, y porque la dispersin de fibras de amianto en el aire, es ms directa y con mayor probabilidad de que se produzca. 

Una informacin que, por supuesto, me llega de usted: Publicada en Colombia una traduccin de este apasionante artculo de contenido histrico, pero pleno de actualidad, vigencia e inters: https://fundclas.org/crisofilicos-versus-crisofobicos/. Por qu apasionante? Conoces a los autores?

Apasionante porque nos pone de manifiesto la enconada pugna dialctica y meditica, tanto en el mbito acadmico como fuera de l, entre los expertos que se han manifestado detractores del amianto blanco o crisotilo, y los defensores de su supuesta inocuidad, mediante el "uso controlado" del mismo. Con una diferencia radical entre ambos bandos: que slo entre estos ltimos es donde se han podido detectar ejemplos de ocultados conflictos de intereses, con remuneraciones veladas, a cargo de la industria del asbesto.

Por lo que respecta a los autores del artculo, se trata de dos renombrados historiadores de la medicina ocupacional, en general, y de la historia de las patologas asbesto-relacionadas, en particular, y ello ha sido as, hasta el punto de que uno de ellos -McCulloch-, recientemente ha fallecido de mesotelioma, presumiblemente a causa de la contaminacin por amianto, adquirida durante sus tareas "de campo", en su afn de comprobar in situ la realidad sobre la que versaban sus escritos. 

Por cierto, cul es la situacin del amianto actualmente en Colombia?

En el pas hermano estn actualmente, por ensima vez, intentado que sea prohibido el uso de todos los tipos de asbesto, crisotilo incluido. En dicho empeo se esfuerzan, tanto los activistas anti-amianto, como los polticos que, desgraciadamente de forma minoritaria por el momento, tienen el firme convencimiento de que tal proceder sera el correcto.

Eso, frente a la feroz accin de lobby de la industria del asbesto. En ese contexto, se est gestando la prxima aparicin de un libro sobre dicho asunto, escrito por varios prestigiosos autores, y capitaneados por el relevante activista Guillermo Villamizar, con quien he tenido el honor de colaborar, aportndole mi modesta ayuda. 

Y en Canad?

En Canad ha entrado en vigor una sumamente imperfecta prohibicin, acerca de la cual, criticndola, publiqu:

El amianto en Canad: una prohibicin harto peculiar Rebelin, 11/06/2018 http://www.rebelion.org/docs/242688.pdf

A su vez, Rebelin tambin ha publicado, atendiendo a mi ruego, la traduccin de otro artculo sobre dicho asunto:

Kathleen RUFF Finalmente, Canad prohbe el asbesto Rebelin, 22/10/2018 http://www.rebelion.org/noticia.php?id=248032 

Tomemos un descanso si le parece. Proseguimos en breve. 

De acuerdo, cuando quiera.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter