Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-11-2018

Fiesta

Antonio Garca Vila
El Viejo Topo


No, no vamos a hablar hoy de Hemingway; no vamos a hablar de Pamplona ni de Sanfermines. Vamos a celebrar la fiesta que un veterano guitarrista, uno de los mejores guitarristas de la historia reciente del rock, ha ofrecido en Espaa en esta ltima semana.

Primero fue en Mlaga, y el domingo 28 de octubre en Madrid, en La Riviera, ante una sala que admita ms gente. Lamento que se lo perdieran los que se dejaran llevar por la pereza: fue una fiesta en la que mereca la pena participar. Michael Schenker, el legendariamente malhumorado enfant terrible de la guitarra, vena a Espaa en su gira Resurrection Tour, presentando su ltimo proyecto y disco homnimo. Y es una fiesta no solo porque sea un placer especial ver tocar su flyng V al virtuoso rockero, sino porque Michael Schenker ha conseguido reunir a los cuatro cantantes que han participado en sus anteriores etapas, y ha logrado salir de gira con los cuatro. No es una mala propuesta, desde luego. Y si tenemos en cuenta que el msico goza de una forma envidiable, que sigue tocando su instrumento con absoluta maestra, y que entrega a sus seguidores dos horas y media de concierto, les aseguro que la mejor forma de llamarlo es, efectivamente, fiesta.

Schenker no necesita mucha presentacin. Comenz su andadura con 17 aos, cuando, en 1972, su hermano mayor, Rudolf, le invit a formar parte de una banda que se convertira, poco despus, en un arrollador xito: Scorpions. No dur mucho all, es verdad, pero el cambi fue muy productivo. Se incorpor a UFO, una estupenda agrupacin britnica, liderada por Phil Mogg, que estaba abandonando el space rock de sus comienzos. Juntos compusieron algunos temas clsicos del hard rock de los setenta, la dcada dorada. Pero su dependencia del alcohol y su endemoniado carcter no facilitaban las cosas. Rompi con UFO, volvi a Scorpions, con los que grab en el 79 Lovedrive y, ya en 1980, form su primer proyecto en solitario, Michael Schenker Group. A lo largo de estas dcadas ha vuelto a grabar un par de discos con UFO, ha formado banda con el cantante irlands McAuley, y ha contado, en sus diferentes formaciones, con Gary Barden y Graham Bonnet, con el que, fundamentalmente, tuvo broncas. Y ya en el nuevo siglo cre con Doogie White el Temple of Rock. Son, pues, muchos aos, mucha carrera y muchos proyectos, que desembocan en este actual Resurrection con el que el alemn intenta aglutinar toda esa tortuosa trayectoria, ofreciendo un estupendo disco, y proponiendo un largo concierto en el que participan todos los cantantes que, en sus proyectos al margen de UFO y Scorpions, le han acompaado.

Olvidado su mal carcter, Schenker sale al escenario, puntual, saludando con amplia sonrisa, lanzando besos, y recuerda sus comienzos en Scorpions para animar al pblico a tararear Hollidays. A continuacin irrumpe la banda, a la que presenta, y suena un clsico, un tema que desde hace dcadas Iron Maiden ha escogido para dar la seal de partida de sus conciertos: Doctor, doctor, interpretado por otras voces. Despus es Doogie White el que canta, con estupenda voz, su parte del espectculo. Le sigue un Grahan Bonnet, ataviado con su habitual corbata, sus gafas de sol y su engominado pelo corto peinado hacia atrs, que aparenta tener problemas de sonido y no encaja bien la voz. Luego Gary Barden, animoso, se entrega, cantando algunos de los mejores temas de Schenker, con la voz justa, como siempre. McAuley le reemplaza y muestra estar a pleno rendimiento. Llevamos ms de dos horas y Schenker, que ya ha deleitado a la audiencia con sus clsicos instrumentales, se prepara para lucirse. En Rock bottom ejecuta un solo impresionante, maravilloso, que justifica, aunque no haga falta, todo el concierto. Y concluye la velada con el rpido y contundente Lights out, tambin de UFO. Un broche redondo. Para los que admiramos el trabajo de Schenker en la banda de Mogg fue un regalo especial ver al guitarrista interpretar casi al completo el Strangers in the night, uno de los directos imprescindibles de finales de los setenta, y otra gratificacin comprobar la amabilidad de un Schenker siempre sonriente, entregado. Es una lstima que segn ha manifestado con rotundidad no quiera compartir la gira de UFO, que proponen para el prximo ao, la de los 50. Y es que, desde que se separaron, nunca volvieron a ser los mismos. Schenker, desde luego, no volvi a dar con un cantante de la talla del incombustible Phil Mogg. De cualquier forma, hay que agradecer al alemn la fiesta que organiz para disfrute de todos los aficionados al buen rock.

Fuente: http://www.elviejotopo.com/topoexpress/fiesta/

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter