Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-11-2018

Latinoamericanismo contra bloqueo a Cuba

Juan J. Paz y Mio Cepeda
Prensa Latina


La dcada de 1960 en Amrica Latina se inici con el triunfo de la Revolucin Cubana, el 1 de enero de 1959. En ese momento, ms del 70% de las exportaciones e importaciones de Cuba provenan de los Estados Unidos, gobernado por el republicano Dwight D. Eisenhower (1953-1961), quien inici el embargo de bienes contra Cuba (estaban excluidos alimentos y medicinas) en octubre de 1960, como represalia por las expropiaciones de propiedades a compaas norteamericanas.

Sin embargo, fue con el presidente John F. Kennedy (1961-1963) cuando la guerra fra se instal definitivamente en Amrica Latina. En su primer discurso presidencial (20/enero/1961), Kennedy marc los ejes de esa guerra: 1) nueva alianza para el progreso; 2) oposicin a toda agresin, subversin y potencia hostil; 3) los EEUU sern la potencia hegemnica del continente (https://bit.ly/2yE81D0). En marzo de 1961 la nueva estrategia de los EEUU en Amrica Latina se concret en el programa Alianza para el Progreso (ALPRO).

En forma coincidente, para esta poca la CEPAL contaba con un elaborado pensamiento econmico sobre la regin, basado en el cambio de las estructuras latinoamericanas, para fortalecer una industrializacin sustitutiva de importaciones, la superacin de la dependencia externa y de los desniveles en los trminos del intercambio, la ampliacin del mercado interno hasta entonces estrangulado y la necesidad de reformas agrarias que lo viabilicen, una fuerte redistribucin de la riqueza mediante el sistema progresivo del impuesto a la renta, el fomento a las inversiones privadas aunque con controles y regulaciones sobre el capital extranjero y, ante todo, la activa participacin del Estado para promover inversiones pblicas, la modernizacin econmica y el desarrollo de cada pas.

Tanto por la implementacin de la ALPRO como por las ideas de la CEPAL, la dcada de 1960 inaugur el desarrollismo que favoreci, en ltima instancia, la consolidacin del capitalismo latinoamericano, un proceso que, de todos modos, implic el paso histrico ms importante para una regin anclada en el pasado econmico, el subdesarrollo y el predominio del tradicional rgimen oligrquico.

Si en lo econmico se impuls un programa modernizador, en la geoestrategia imperialista continental se trabaj en otros frentes.

En lo ideolgico, mediante el uso de la prensa, comics, libros, artculos y cualquier otro elemento til para la propaganda y la difusin, permanentemente se edific la idea de que Cuba era una amenaza para el continente, con un gobierno represivo y violador de derechos, una isla sin democracia, en manos de los comunistas y finalmente de los rusos, etc.

En lo poltico, la guerra fra implic desestabilizar a todo gobierno que no se inclinara a seguir las directrices de los EEUU e incluso el derrocamiento de gobernantes identificados como izquierdistas, para lo cual se potenciaron las acciones de la CIA. As ocurri en Ecuador: ni Jos Mara Velasco Ibarra (1960-1961) ni Carlos Julio Arosemena (1961-1963) quisieron romper con Cuba; hasta que un movimiento militar oblig a que Arosemena hiciera la ruptura y luego un golpe orquestado por la CIA derroc al mandatario e instaur una Junta Militar (1963-1966) anticomunista y pronorteramericana.

En lo militar, no solo se asentu la preparacin tcnica e ideolgica de los militares latinoamericanos en escuelas e instituciones norteamericanas, sino que las fuerzas armadas de la regin pasaron a ser el mejor instrumento aliado de la lucha contra la subversin y el peligo comunista. A qu punto lleg ese verdadero lavado de cerebro en las fuerzas armadas de la regin puede advertirse con la instauracin de los regmenes terrotistas y anticomunistas iniciados por Augusto Pinochet en Chile (1973-1990) y reproducidos en el Cono Sur latinoamericano de la poca.

En lo diplomtico, se arrib a la reunin de la Organizacin de Estados Americanos (OEA - enero/1962) en la que se acord la expulsin de Cuba del sistema interamericano, con lo cual la isla qued plenamente bloqueada. Pero la diplomacia imperialista, adems del cerco y del embargo, incluy acciones directas para asesinar a Fidel Castro, un intento de invasin (Baha de Cochinos, 1961) y la crisis de los misiles (1962), todo lo cual oblig a que Cuba definiera como socialista a su Revolucin y buscara alianzas en los pases socialistas, incluso por razones de supervivencia. El socialismo en Cuba y el auxilio de la URSS salvaron a la isla de la asfixia econmica y del ahorcamiento poltico continental e impidieron el derrumbe de la revolucin.

Para los EEUU el bloqueo a Cuba pas a ser una poltica de Estado permanente. Aunque Jimmy Carter (1977-1981) fue flexible con los viajes de norteamericanos a Cuba, Ronald Reagan (1981-1989) reanud el bloqueo total.

En forma paralela, con el inicio de la perestroika (1985), su desenlace en el derrumbe del bloque socialista y el fin de la URSS (1991), la situacin de Cuba se torn precaria. En tales circunstancias, el bloqueo a la isla desde los EEUU se agudiz, con el propsito de lograr el fin del castrismo y del socialismo. En 1992, la Ley Toricelli suscrita por George H. W. Bush (1989-1993), sancion a empresas estadounidenses que tuvieran negocios con Cuba a travs de terceros pases, as como se prohibi (6 meses) la entrada a puertos norteamericanos de barcos que hayan comercializado con Cuba; y en 1996, la Ley Helms-Burton, con Bill Clynton (1993-2001), sancion, con represalias legales, a compaas extranjeras (no norteamericanas) que tuvieran relaciones econmicas con Cuba, provocndose as un claro uso de la extraterritorialidad de las leyes de EEUU sobre el mundo.

Sin embargo, en forma paradjica, mientras el bloqueo norteamericano se reforzaba, en Amrica Latina los pases rompieron el cerco y progresivamente restauraron relaciones con Cuba (Ecuador lo hizo en 1979). Gracias especialmente a la posicin asumida por los gobiernos progresistas de Amrica Latina, en 2009 la OEA levant las sanciones a Cuba; en 2011 este pas form parte de la fundacin de la CELAC; en 2015 Cuba fue incorporada, por primera vez, a la VII Cumbre de las Amricas, en la cual Rafael Correa, presidente del Ecuador (2007-2017) tuvo una actuacion decisiva. Europa ha condenado el obsoleto e ilegal bloqueo norteamericano; y hasta en las Naciones Unidas hubo (desde 1992 hasta 2017) 26 ocasiones en que su Asamblea acord rechazar el boqueo de EEUU a Cuba.

Bajo ese ambiente mundial es que despus de 54 aos deruptura de relaciones, el 20 de julio de 2015 se abri la embajada de Cuba en Washington y el 14 de agosto la de Estados Unidos en La Habana, un hecho que reivindica, para la historia contempornea, a los presidentes Ral Castro y Barack Obama, quienes se reunieron en La Habana el 21 de marzo de 2016, en un encuentro indito, que presagi el posible fin del bloqueo norteamericano.

Todo el panorama se alter con el ascenso presidencial de Donald Trump (20/enero/2017), quien abandon la poltica de acercamiento de su antecesor y revivi la del reforzamiento del bloqueo a Cuba, con una serie de medidas que recuerdan a la dcada de 1960.

Con esta nueva situacin, Cuba no puede comercializar con los EEUU; debe pagar en efectivo, en forma previa y a travs de terceros pases, una serie de adquisiciones de bienes; no puede haber inversiones norteamericanas en la isla y distintas empresas boicotean la adquisicin de productos destinados a la isla; y han retornado las prohibiciones para visitas de estadounidenses a Cuba. El bloqueo explica la escasez de productos en la isla, precariza el mercado interno y afecta a toda la poblacin cubana. Representa, hasta el momento, unos 822 mil millones de dlares en daos histricos acumulados. Es decir, unas 8 veces el valor del PIB del Ecuador, que es, en cifras redondas, de 103 mil millones de dlares en 2017.

Por la experiencia histrica descrita, Amrica Latina es la regin que mejor puede defender sus propios intereses y sin duda, encabezar la defensa de Cuba y el cuestionamiento al injusto y brutal bloqueo que los EEUU han mantenido en contra de Cuba. Pero el latinoamericanismo es, de todos modos, una poltica que depende de la existencia de gobiernos que comprendan el movimiento de la historia y sepan ubicar al fenmeno del imperialismo en su significado nefasto para nuestros pases. Algo que se pone en jaque cuando aparecen gobiernos derechistas, que son los que suelen inclinar su cabeza ante los poderosos imperiales y los intereses privados internos, en lugar de movilizar la dignidad, el honor, el latinoamericanismo y la soberana de los pueblos.

Fuente: http://firmas.prensa-latina.cu/index.php?opcion=ver-article&cat=P&authorID=129&articleID=2560&SEO=paz-y-mino-cepeda-juan-jose-latinoamericanismo-contra-bloqueo-a-cuba


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter