Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Arabia Saud
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-11-2018

Arabia Saudita
Una implosin controlada?

Guadi Calvo
Rebelin


Finalmente ha quedado develado que el asesinato del periodista y ex agente de la inteligencia saudita, Jamal Khashoggi, en el consulado saudita de la ciudad turca de Estambul, el ltimo dos de octubre, tiene ms ribetes de ajuste de cuentas mafioso, que un atentando, ms, a la libertad de prensa de la secta Saud.

Sobre el caso en s mismo, ya poco queda por informar, solo se espera el informe oficial de los servicios de inteligencia turca, que ya est en manos del Presidente Recep Erdogan, que como los grandes jugadores de pker descubrir su juego en el momento que ms ventaja le pueda sacar.

Aunque, en un intento para salvar sus responsabilidades los Estados Unidos y el Reino Unido, ya estn presionando a Arabia Saudita, para que no solo detenga la masacre en Yemen, sino que se sienten a negociar la paz con la resistencia houthi, que a tres aos y ocho meses de guerra total, Arabia Saudita y los Emiratos rabes Unidos (EAU), junto a la inteligencia y asistencia de los Estados Unidos e Israel, no han podido ya no derrotados, sino ni siquiera contenerlos.

La evidente responsabilidad del prncipe heredero al trono saud, Mohammed bin Salman (MbS), en el asesinato de Khashoggi, le ha quitado juego poltico, como para seguir manteniendo la guerra en Yemen y ha roto el frreo escudo meditico y diplomtico del que disfrutaba, hasta el dos de octubre.

Quizs la prueba ms incuestionable del desgaste del poder de MbS, es el llamado del ltimo martes treinta del Secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, para que cesen los bombardeos en treinta das.

El informe secreto en poder de Erdogan, que ya habra compartido con Washington y Londres, primero y segundo vendedores de armamento al reino, podra provocar la cada del prncipe, lo que el rey Salman y su corte intentaran defender hasta ltimo momento, ya que MbS, es el arquitecto de todas las polticas del reino desde la asuncin de su padre en enero de 2015.

Por lo que los tres puntos que exigir la Casa Blanca sern aceptados, que el prncipe acept compartir el poder con otras figuras importantes del reino como tu to y nico hermano vivo del rey el prncipe Ahmed bin Abdulaziz, abriendo as la posibilidad de que MbS, acot su poder, y vuela a prestar atencin a las opiniones del Majlis al-Shura (Consejo Consultivo) y el Consejo de Ministros que est facultado para la promulgacin de leyes y reglamentos, los que prcticamente no ha tenido injerencia en los ltimos aos. El segundo reclamo de las potencias occidentales es levantar el boicot contra el emirato de Qatar, que desde 2017 ha lanzado el reino saudita, acompaado por Egipto, Bahrin, Emiratos rabes Unidos, Yemen, Maldivas y Libia quienes han roto relaciones con Qatar, acusado de respaldar al Daesh y al-Qaeda, lo que Doha niega rotundamente aunque en realidad tanto los emirates como los sauditas, tienen infinidades de pruebas en su contra que afirman que no solo han financiado, sino que han alentado sus acciones por ejemplo en Siria, Afganistn y Filipinas.

La cuestin de tiene que ser resuelta de manera inmediata ya que para los inters de Washington es fundamental no solo por sus monumentales yacimientos gasferos, sino por la base area de al-Udeid al suroeste de Doha, la capital qatar, la ms importante que tiene Estados Unidos en Medio Oriente, con una dotacin de 10 mil hombres y en plena ampliacin.

El tercero punto que exige Estados Unidos, es terminar la guerra en Yemen, ya que los clculos del Pentgono dicen que la guerra no se podr ganar, sin ocasionar un desproporcionado nmero de vctimas civiles, difcilmente tolerado por la opinin pblica mundial, adems de que terminar por hacer estallar la hambruna que asola el pas y compromete a catorce millones de personas. Las Naciones Unidas, han advertido que podra convertirse en una de las peores crisis alimentarias de que la humanidad tenga memoria. Hay que considerar que solo en el mar Rojo 220 barcos pesqueros fueron destruidos por lo que la pesca se ha reducido a ms de la mitad y que casi todas las reas cultivables han sido destruidas.

Las consecuencias que han precipitado el crimen de Khashoggi, han permitido que Martin Griffiths, el enviado especial de la ONU para Yemen, en su reciente gira por los Estados Unidos, Francia y el Reino Unido, en el contexto del asesinato del periodista, haya reclamado que se articulen las acciones para poner fin del conflicto.

La guerra en este momento se encuentra empantanada, tras el fracaso de la coalicin saudita, de la conquista del estratgico puerto de al-Hodeidah en el Mar Rojo (Ver Yemen: al-Hodeidah, la batalla decisiva.) que desde junio ltimo es asediado por tierra, mar y aire sin lograr su conquista. Segn algunas fuentes al-Hodeidah es por donde la resistencia yemen recibe armas aunque en realidad es el puerto a donde arriba toda la ayuda internacional para contener la hambruna, por lo que su cada sera el golpe final a la resistencia houthi.

Los trgicos nmeros de la realidad.

Debido a la importancia estratgica y comercial de los sauditas, tanto para Washington como Londres, es que hasta el caso Khashoggi se les haba otorgado un pasaporte de impunidad que pareci infinito. Aunque le ha llegado la hora de caducar por lo que han comenzado a conocerse ms informacin, que pondra tanto al rey Salman, enfermo de alzhimer y su hijo MbS, frente a cargos por genocidio, apenas Donald Trump decida quitarles finalmente ese pasaporte.

Las cifras que hasta ahora han brindado las potencias occidentales, unos 10 mil muertos, los convierten tambin en cmplices de la tragedia, ya que esa cifra estara prxima a los 60 mil solo desde principios de 2016, incluido mil soldados sudaneses pagados por Riad y sin contar las muertes por desnutricin y distintas enfermedades como el clera, de la que se ha desatado una ya larga epidemia. Desde junio ltimo la batalla por al-Hodeidah, est dejando cerca de unos 2 mil muertos por mes, segn datos aportado por el grupo de investigacin de la Universidad de Sussex, Proyecto de datos de eventos y ubicacin de conflictos armados (ACLED). Aunque finalizado el informe estiman que sern unos 80 mil los muertos.

La cifra de 10 mil que sostienen las ONU, solo cuenta a los civiles desde principios de 2017, cuando la guerra comenz en marzo de 2015 y no ha vuelto a modificarse nunca ms. La desinformacin obedece a la complicidad de occidente adems de las trabas a la informacin y el acceso del periodismo al teatro de operaciones por parte de Arabia Saudita y los Emiratos rabes Unidos, que dificultan el acceso a periodistas extranjeros y representantes de organizaciones internacionales. En oposicin de lo que Estados Unidos, Reino Unido y Francia han hecho con las cifras Siria.

Desde, Sanaa, la capital yemen, la ONG internacional Oxfam informa, que un civil muere cada tres horas y que en el puerto de al-Hodeidah, entre el 1 de agosto y el 15 de octubre, murieron 575 civiles entre ellos 136 nios y 63 mujeres, sin conocerse la cantidad de civiles, que todava quedan atrapados en los combates con una poblacin de 600 mil personas.

Lo inocultable de la dimensin de la masacre yemen est obligando a las grandes potencias occidentales, que hasta hace un mes ocultaban hechos y cifras, han empezado a restar apoyo a los criminales sauditas.

El rpido cambio de posicin frente a la crisis yemen del principal sostenedor de la dictadura de los Saud, los Estados Unidos, podran dar lugar a conjeturar, que el crimen de Khashoggi, perpetrado sin dudas por un comando saudita en el consulado de Estambul, haya sido de alguna manera alentado por algina agencia norteamericana, en procura de generar el escndalo que hoy vivimos, para tener la excusa necesaria para desacreditar a la monarqua, y se produzcan los cambios necesarios en Riad y abandonar el cada vez ms farragoso pantano que se ha convertido Yemen. Y que solo paguen por ello responsables primarios como el prncipe MbS, y que las acusaciones no alcancen a ninguna gran figura de la poltica de occidente, por lo que se estara alentado, una implosin controlada en el reino saudita.

Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en frica, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter