Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-11-2018

El juicio de la vergenza

Jess Gellida
Rebelin


La cuenta atrs para el juicio del Procs ha empezado con la Fiscala y la Abogaca del Estado concretando sus acusaciones por rebelin, sedicin y malversacin a los lderes polticos y civiles del movimiento independentista que se enfrentan a penas de prisin, que van desde los 7 hasta los 25 aos, por su compromiso con la autodeterminacin. Unas decisiones que tendrn consecuencias directas en la gobernabilidad de Catalua y del Estado espaol y que pueden rehacer la unidad de accin de todo el sobiranismo. El juicio llega despus de ms de un ao de prisin preventiva y de haberse sucedido toda una serie de reveses judiciales europeos cuando no se acept la extradicin de ningn de los exiliados, ya que la justicia europea no ha visto violencia en ninguna parte.

Un juicio donde se juzgar una voluntad poltica ejercida democrticamente, que marcar el calendario electoral y que disparar de nuevo una indignacin que habr que transformar en iniciativa poltica, operativa y efectiva para avanzar en el objetivo de la autodeterminacin. As pues, en el horizonte inmediato el juicio poltico del Procs se perfila como otro Momentum en el que se tendran que aglutinar los apoyos del movimiento independentista pero, tambin, de todas aquellas personas que el 1-O defendieron los colegios electorales y que el 3-O llenaron las calles de Catalua contra la represin del Estado y en defensa de la autodeterminacin en la huelga general ms grande de la historia del pas. Un juicio injusto que tiene que servir para situar las demandas de libertad, de justicia y de democracia como espacio central antes, durante y despus del mismo. En este sentido, Oriol Junqueras declaraba que la prisin es indispensable para que el mundo abra los ojos y acababa diciendo que es el precio de la libertad. Sea como fuere, el juicio tiene que servir para explicar el 1-O al mundo y denunciar la deriva represiva del Estado.

El presidente Quim Torra ya ha avisado, sin ms concreciones, que no aceptar una sentencia condenatoria; avanzando as la hiptesis nada descartable de que, llegado el momento, pondr su cargo a disposicin y convocar, de nuevo, elecciones. Una opcin que reestructurara el sistema poltico cataln y, tal vez, abrira nuevos caminos, pero que pondra en riesgo la mayora independentista en el Parlament. As pues, el juicio supondr un nuevo cambio de escenario en Catalua, pero tambin en Espaa donde aumentar la inestabilidad del gobierno de Pedro Snchez, que necesita de los apoyos de los soberanistas. No obstante, hoy por hoy las encuestas le son favorables a Snchez y no es descartable un adelanto electoral de las elecciones generales que podran apuntar hacia una mayora estable entre el PSOE y Unidos Podemos.

Ante el juicio de la vergenza hace falta una respuesta institucional, jurdica y civil, donde se denuncie la carencia de garantas democrticas del sistema judicial espaol. En este sentido, el Gobierno de la Generalitat reclama una mediacin internacional para la resolucin poltica del conflicto, las defensas de los presos polticos acabarn llevando el caso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos y, finalmente, desde la sociedad civil hay que profundizar en un movimiento anti-represivo y solidario contra la (in)justicia del Rgimen del 78 y las sentencias que se deriven.

Jess Gellida, politlogo e investigador social

@jesusgellida

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter