Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-11-2018

La caverna meditica y los mltiples trucos para esquivar la democracia real

Ibon Cabo Itoiz
Rebelin


Lo que es conocido y repetido por todos y todas, no siempre tiene porque ser verdad. En las ltimas fechas, parece que en el mundo poltico surgen novedades, cuestiones que antes, tericamente, no estaban sobre la mesa. Sin duda, algunas ideas viajan de boca en boca agitando miedos y conciencias como si estuviramos ante un cataclismo poltico completamente nuevo. Nada ms lejos de la verdad.

Cuando el mapa de la derecha mundial parece desdibujarse, cuando Altsasu y Navarra vuelven a ser objetivos polticos del ala conservadora estatal, cuando los derechos de las mujeres vuelven a estar en solfa y cuando los inmigrantes pobres vuelven a estar en el punto de mira, no pensemos que es por la irrupcin de nuevas formaciones polticas, sino que esas ideas, siempre estuvieron debajo de disfraces mediticos bien logrados. Estos fueron a su vez utilizados para ocultar las verdaderas intenciones de las clases privilegiadas del estado: la toma del poder en su mxima plenitud.

La caverna madrilea y la derecha espaola en general, tan solo acudieron a la democracia como forma de gobierno por obligacin. Durante siglos siempre han estado agazapados a la espera de poder volver a reconquistar el gobierno del pueblo pero sin el pueblo. Repasando algunas de esas cuestiones que Santiago Abascal, Albert Rivera o Pablo Casado han puesto recientemente en circulacin, con un simple y breve repaso histrico podemos observar como son ideas que una y otra vez, la derecha espaola ha tenido siempre en mente y ha recurrido a ellas cada vez que ha estado en la oposicin o simplemente cada vez que se han inventado una crisis.

No cabe duda, que la ms habitual ha sido la idea centrada en torno a la ruptura de Espaa como estado y nacin unitaria. No es nuevo para los vascos observar desde la distancia como siempre han preferido una Espaa Roja que una Espaa Rota. Y dentro de esta indivisibilidad mono celular y tal vez mono neuronal, Navarra ha jugado siempre un papel central. El estatuto frustrado de Estella, ya fue un eje en torno al cual las derechas trataron de recomponer sus relaciones con el Carlismo para sumar as mayora. Perpetuar a posteriori las polticas econmicas y los repartos de los aliados histricos de los borbones en los siguientes rgimenes fue siempre su objetivo principal. Por eso trat UCD de pactar con Arzallus en Navarra y por eso siempre que han podido han pactado en Madrid.

Cuando la Razn o el ABC alaban el papel de Felipe en la crisis catalana, lo hacen tambin con un ojo puesto en los decretos de nueva planta, la abolicin foral, las carlistadas, la dictadura de Primo de rivera o el franquismo. Al final el objetivo es siempre el mismo, que en el viejo reino, que luch por su independencia ante el reino de Castilla y por los Austrias a posteriori, no vuelvan a surgir dudas en torno a su necesaria pertenencia al reino de Espaa. Fortunato de Aguirre, catlico y de familia carlista fue fusilado por no entrar en el reparto. Por querer vivir en un reino diferente al borbn y al que estaban diseando desde la CEDA. En aquellos tiempos tambin el ABC fue smbolo de la restauracin hispnica y posteriormente borbnica, como hoy lo es como garante de la unidad de la patria. Navarra as, ltimo bastin ante la unidad Castellano Aranagonesa, vuelve a estar en el punto de mira pues para ellos la unidad de Espaa siempre tuvo su inici all. Lo vivimos tambin con el efmero gobierno de Urralburu y ahora el nuevo objetivo es descabalgar la cuatripartito a cualquier precio.

Pero la historia no la escriben solo los reyes, condes, duques y marqueses. Son los pueblos los que en ocasiones se levantan y se hartan de servir a las clases privilegiadas. Recientemente, si lo comparamos con lo hablado anteriormente, las mujeres de este pas se han levantado con el puo en alto y han decidido poner fn a la lacra de la violencia machista y de las violaciones. Tambin han reivindicado activamente su poder de decisin absoluto sobre sus cuerpos (aborto, diversidad sexual) y su vida (divorcio, matrimonio homosexual). Esto no sienta bien si acostumbrado a los privilegios maritales de repente empiezas a percibir que la igualdad es algo que tambin incluye a los ms pudientes.

Ante este hecho sin precedentes en la historia de Espaa, de nuevo la caverna meditica se ha levantado en armas con terminologa hueco que intenta vender que la igualdad es un hecho consumado en la Espaa de la transicin. Da igual cuantos estudios digan lo contrario, lo importante es distraer con falsos titulares para impedir el avance social real. Durante la segunda repblica ya hubo idas y venidas sobre el sufragio universal femenino. Hoy en da lo hay sobre el control del cuerpo de la mujer. La ltima frontera machista, la ltima barrera personal sobre la que los sectores conservadores pretenden seguir mandando. Los nmeros que algunos medios transmiten sobre violencia sobre hombres o sobre muertes prematuras de bebes son simplemente un insulto a la inteligencia.

Por ltimo, la inmigracin fue siempre un objetivo en s para las clases pudientes de cara a mantener el control sobre el reparto de la riqueza. Los indgenas en Amrica Latina, los habitantes de los valles escondidos o los musulmanes que siguieron viviendo en la pennsula, as como, las ltimas generaciones de inmigrantes, siempre fueron objeto de deseo de los privilegiados. Primero para arar sus campos, luego para activar sus fbricas y ahora para servir en sus cadenas hoteleras. Todos ellos tenan y tienen en comn su distancia con los ncleos de autntico poder.

Muchos de ellos son, actualmente, por su extremada pobreza o por pertenecer a generaciones de parados de larga duracin, carne de can a la hora de encontrar una cierta dignidad con la que poder vivir. Adems tienen en comn su dificultad para organizarse y articularse ante el poder. Son pobres pero ven la tele y gracias a eso son el blanco ideal, pues sin posibilidad de defensa se les puede reemplazar con facilidad a travs de cupos migratorios (propuesta que ya puso en su momento en marcha Jose Maria Aznar). Brasil; Estados Unidos; Espaatodos ellos a lo largo de sus historia trataron de marginar al inmigrante y mantenerlo en la pobreza intelectual, econmica y social. As pues, ese mensaje es una repeticin articulada de la autntica realidad: interesan solo como miembros de una nueva clase de esclavitud moderna, los obreros sin derechos. Para ello la derecha solo tiene que quitarles los papeles, la sanidad, la educacin y sobre todo. El amor propio. Va camino de ello y para eso juega un papel fundamental la rumorologa mal intencionada de las sufridoras clases medias bajas y sus grupos mediticos.

As pues, que los conservadores se redistribuyan en su propio espacio electoral para parecer versiones light de s mismos, no es pice para que recordemos que sus mensajes siempre han estado ah y que siempre han sido los mismos. Al fn y al cabo, para mantener necesitas en frente rivales oprimidos y mal informados, ya que si son libres de elegir, ser ms difcil que se dejen llevar por lo que es vox populi y seguramente sern ms crticos ante informaciones sesgadas. Cuidado. Ya vienen.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter