Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-11-2018

Corrupcin y corruptores

Juan J. Paz-y-Mio Cepeda
Rebelin


La corrupcin es un fenmeno que existe desde la poca colonial. Naturalmente, en los distintos momentos o ciclos histricos cambian las circunstancias y sus expresiones.

En varias de sus obras, el precursor Eugenio Espejo (1747-1795) denunci la generalizada corrupcin en la Audiencia de Quito del siglo XVIII. Otro ejemplo: el volumen IV de la Historia General de la Repblica del Ecuador (1893) escrito por monseor Federico Gonzlez Surez fue demoledor: comprob la extendida relajacin y corrupcin en las distintas comunidades religiosas durante la colonia, de modo que las quejas contra la obra del clebre arzobispo llegaron hasta el Papa, incluyendo el pedido de excomunin. El arzobispo tuvo que defender seriamente su criterio histrico.

Pero vamos a la poca republicana, es decir desde 1830, cuando Ecuador se funda como repblica al separarse definitivamente de la Gran Colombia soada por Simn Bolvar. En los informes anuales de los ministros del Interior (gobierno) y de los de Hacienda (economa), puede encontrarse datos y denuncias constantes sobre la extendida corrupcin en el pas. Desde luego, el Estado era un botn para muchos gobiernos y tambin para quienes accedan a puestos claves, como las aduanas. Hasta nuestros das las aduanas han sido un botn, a pesar de los controles e institucionalidades logrados particularmente en la dcada pasada. El contrabando, las subfacturaciones o las sobrefacturaciones, las declaraciones fraudulentas, las coimas o el robo de cargas, estn ligados a la historia aduanera. Ese comercio ilcito fue parte del origen y crecimiento de la oligarqua guayaquilea. El tema ha sido documentado por investigadores como Vctor Emilio Estrada.

Durante el primer siglo republicano, la principal fuente de ingresos para el Estado provino de los aranceles al comercio externo, as es que puede imaginarse la permanente estafa al erario nacional lograda con los delitos aduaneros impunes.

Ha sido de tal magnitud la corrupcin aduanera, pblica y privada, que Osvaldo Hurtado, antiguo acadmico, pinta, en Problemas de gobernabilidad de la democracia ecuatoriana (2005) tanto la accin colusoria para el contrabando, como el regionalismo contra las reformas aduaneras; y llega a una afirmacin por dems elocuente: Existen partidos polticos -dice- que no slo estn al servicio de intereses particulares sino que adems operan como verdaderas mafias (PSC y PRE), conducta que parece no importar a sus numerosos seguidores, ya que en cada eleccin vuelven a entregarles generosamente sus votos en lugar de sancionarlos.

En los estancos pblicos (productos estatizados: alcoholes, tabacos, fsforo, sal, plvora), que rigieron hasta mediados del siglo XX, la corrupcin era un mal a todas voces conocido e igualmente realizado por funcionarios y por empresarios o personas particulares que lucraron de vender fraudulentamente al Estado.

El mayor escndalo bancario, fruto de la corrupcin privada, fue denunciado por Luis Napolen Dillon en La crisis econmico-financiera del Ecuador (1927), que demostr las jugosas sobreemisiones de billetes realizadas por los bancos privados durante la poca plutocrtica (1912-1925), un asunto de estafa al Estado y de burla a las leyes, que acab cuando la Revolucin Juliana (1925-1931) impuso los intereses nacionales, el intervencionismo estatal, la fiscalizacin a los bancos, multas y hasta prisin del ms grande banquero de la poca. Gracias a los julianos, nacieron instituciones como la Contralora General de la Nacin, la Superintendencia de Bancos, el Ministerio de Previsin Social y Trabajo, la Caja de Pensiones, as como el impuesto directo sobre las rentas (1928), constantemente eludido, evadido, boicoteado y cuestionado por las cmaras de la produccin y las clases ricas, perjudicando al Estado. Hoy han conseguido moratorias y exenciones tributarias hasta por 15 y 20 aos!! Pero, adems, puede imaginarse las fortunas con fondos pblicos durante el siglo en que no existi Contralora?

Saltemos a los tiempos contemporneos. Desde 1979 hasta hoy, durante la poca de gobiernos constitucionales ms larga en la vida del pas, se han sucedido 14 presidentes. Los escndalos de corrupcin han estado presentes en todo momento. Cito solo varios casos durante algunos gobiernos: sucretizacin de deudas privadas y caso Santay (O. Hurtado, 1981-1984); resucretizacin, recolectores de basura, Ecuahospital, trfico con vehculos robados, negociados en Enac, IEOS, Comisin de Trnsito del Guayas, robos en bodegas de autoridad portuaria, crditos y fondos fraudulentos extrados del Banco Central (L. Febres Cordero, 1984-1988); caso flores y miel (S. Durn Balln, 1992-1996); un semestre de corrupcin galopante, hasta que una impresionante revuelta ciudadana expuls de la presidencia a A. Bucaram (1996-1997), gesta recordada en una placa que se halla en el muro de la Catedral de Quito; salvatajes bancarios y feriado (J. Mahuad, 1998-2000); dolarizacin, privatizaciones, caso OCP, renegociacin de la deuda externa (G. Noboa, 2000-2003); nepotismo y coimas (L. Gutirrez, 2003-2005), etc. etc. Por cierto, todos los gobiernos hablaron del combate a la corrupcin y algunos hasta crearon entidades destinadas a perseguirla.

El gobierno de Lenn Moreno ha descubierto una serie de casos de corrupcin ocurridos en el gobierno de Rafael Correa (2007-2017). Desde luego, nadie va a justificar ni a defender los casos de corrupcin que ciertamente han existido y sobre los cuales hay que movilizar las leyes y el sistema de justicia. Pero tambin es evidente que en el camino de la descorreizacin solo se ha privilegiado la corrupcin pblica y no la privada, que aparece como inexistente, cuando se sabe bien que tras todo pago indebido a un funcionario hay quien lo ejecut y se benefici de la accin solicitada. En ese marco, resultan dbiles las acciones intentadas contra la reciente colusin entre bancos y aseguradoras para cobros indebidos a los clientes. Segn el diario gubernamental El Telgrafo, se resolvieron (hasta el 24 de octubre) solo 50.808 denuncias, con devolucin de 1.2 millones de dlares por parte de la banca (https://bit.ly/2OhuNWa).

En otro momento, L. Febres Cordero cre una oficina especializada para perseguir a O. Hurtado y sus funcionarios. Pero lo indito de la poca presente con respecto a cualquier pasado histrico es que se atribuye al corresmo toda la corrupcin existente en el pas; y, sobre todo, para hacer gala de la descorreizacin, se juntan acciones de gobierno, medios de comunicacin privados concentradores de la opinin y el direccionamiento ideolgico, elites empresariales, una serie de funcionarios de altas instituciones encaramados en la persecucin econmica y poltica, y hasta ciertos jueces, fiscales o abogados, que se esfuerzan por interpretar y alargar las leyes al servicio de los nuevos poderes en el Estado.

Pero, el mismo Hurtado, en otro de sus best seller titulado Las costumbres de los ecuatorianos (2007) afirma que Ecuador tiene una sociedad permisiva, en la cual los fondos pblicos han servido para enriquecerse; que, adems del contrabando, otra forma de corrupcin es la transferencia gratuita a particulares de recursos del Banco Central y otras instituciones (por ejemplo -aado- los salvatajes bancarios y el feriado de 1999 o las remisiones y exenciones tributarias de 2018); que existen una serie de formas de corrupcin privada (las describe en su libro); y que todo ello ha servido para que, desde 1996, Ecuador figure entre los pases ms corruptos del mundo en los ndices de Transparencia Internacional.

En la lnea argumental de este expresidente de la repblica, hoy altamente considerado en los crculos de las derechas polticas y los empresarios, se comprender que la corrupcin durante la Revolucin Ciudadana no logr ser abatida, por ser un problema estructural en el pas. Supongo que ya llegar el turno para saber sobre ella en el tiempo presente.

En todo caso, a un pas afamado por la corrupcin, es difcil que despegue la tan anhelada inversin. Para comprender lo que ocurre con esas inversiones sirve el reciente libro de la Cepal, Estudio Econmico de Amrica Latina y el Caribe 2018. Evolucin de la inversin en Amrica Latina y el Caribe: hechos estilizados, determinantes y desafos de poltica (https://bit.ly/2JwUXU5), en el que incluso se verifica que la inversin extranjera en Ecuador est rezagada, adems de que una serie de indicadores econmicos y sociales estn debilitados, en contraste con la dcada pasada.

Blog del autor: Historia y Presente
www.historiaypresente.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter