Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-11-2018

Per
El golpe cvico-militar que se viene

Csar Zelada
Rebelin


Si alguien pensaba que un sector importante de la burguesa limea no le haba bajado el dedo a la mafia fujimorista (al recular en el tema del indulto al dictador o la prisin preventiva de 36 meses a Keiko), pues, ahora debe estar pensando qu est pasando?. Y es que la prisin de Keiko, adems de generar la alegra orgsmica del pueblo antifujimorista y el cierra filas de toda la familia en nombre de la unidad (al ver peligrar sus intereses econmicos y polticos como mafia), tiene como fin, por ahora, encandilar y devolverle la confianza al pueblo en la justicia burguesa. Con la prisin preventiva (que puede ser apelada) de Keiko, la clase dominante, trata de cerrar un ciclo, y abrir otro, la de la negociacin poltica para llegar a un nuevo acuerdo en aras de salvar su sistema de dominacin y de intereses econmicos, pero este proceso se desarrollar con muchas contradicciones y declaraciones explosivas como las de Golpe de Estado de Alan Garca.

Una mayora de la clase dominante cede la cabeza de Keiko

Es verdad, que, en un principio, el panorama simulaba complicado para los poderes fcticos ya que uno de sus ms importantes representantes como Jos Graa Miroquesada tambin fue recludo en la crcel por el affaire Odebrecht (para luego salir libre y huir). No obstante, una mayora se dio cuenta que frente a la crisis del rgimen poltico que pona en peligro su establishment, tenan que tener a la plebe a punta de pan y circo (audiencias y audiencias), y a la vez ceder la cabeza de alguien que est involucrada en la corrupcin del gigante brasileo, que sea dscola y que exprese odio y rechazo: Keiko Fujimori.

Y es que al igual que con la mafia siciliana de Al Capone en EE.UU., uno de los capos de las familias, declar, algo as como, Dios perdona el pecado, pero no el escndalo, y esto porque Al Capone, en un exceso de narcisismo, apareca en los medios sonriendo y regalando plata, exponiendo los negocios de la familia en su conjunto. Al final, lo dejaron solo y termin preso por evasin de impuestos, al ser capturado su contador y utilizado como colaborador eficaz.

El caso de los Fujimori es parecido. La burguesa, puede tolerarlos siempre y cuando sean funcionales a sus intereses econmico-comerciales. Pero las peleas entre ellos, el estilo mafioso y confrontacional de Figary, Hertz y Ramrez, y los escndalos de corrupcin en la que estn envueltos, influyeron en un sector de la clase dominante para entregarlos como bandeja de plata al pueblo con el fin de descomprimir la presin social que est como una olla de agua hirviendo.

La prisin de Keiko no cierra la crisis

Sin embargo, como escribe el analista Juan De la Puente, Los ms optimistas creen que el derrumbe de Fuerza Popular no se llevar a nadie ms. En esa confianza subyace la certeza de que esta crisis es de otros. Eso crean los lderes de los partidos distintos al PT en Brasil y al PRI en Mxico, hasta que se dieron cuenta, incluso antes de las elecciones, que las crisis de rgimen poltico son de todos y afectan a todosNo les parece extrao que, en plena hecatombe de Keiko Fujimori , ningn lder alternativo obtenga por lo menos 20% de aprobacin, aunque el 52% demande el cierre de una vez del Congreso, segn la reciente encuesta del IEP?..., (No quieres un Bolsonaro?, La Repblica, 02/11/18).

Y en efecto, la crisis no se cierra con la prisin de Keiko. En el escndalo de Odebrecht estn embarrados los lderes polticos ms importantes de las ltimas dcadas como Lourdes Flores (PPC), Alejandro Toledo (PP), Alan Garca (APRA), Pedro Pablo Kuczynski (PPK), Susana Villarn (FS), as como empresarios de alto vuelo como Jos Graa Miroquesada.

Cipriani y varios actores polticos exigen dilogo

La misma Keiko lanz puentes a Vizcarra antes de ir presa llamando a un dilogo de Reencuentro Nacional.

Frente a esta propuesta, Vizcarra declar, No es que aqu haya una propuesta de dilogo de Keiko Fujimori   o del fujimorismo. La propuesta est puesta en la mesa y ratificada todos y cada uno de los siete meses de gestin que tenemos. A lo que Keiko respondi positivamente el 29 de octubre. Sin embargo, el mircoles 31, la justicia, dictamin su prisin preventiva.

En medio de esta pugna en las alturas, monseor Cipriani, un simpatizante del fujimorismo, declar das antes, "Un poder oscuro y muy fuerte . Lentamente se va copando y realizando casualidades, algunos quedan tranquilos en su casa, otros en la crcelEmpieza a haber una especie de publicidad oculta que quiere cerrar el Congreso. Yo no soy el que tiene que analizarlo, leo los peridicos, escucho los medios. Hay una estrategia para cerrar el Congreso. En nombre de quin? ... ya logr destruir el Poder Judicial Me preocupa porque vamos en un rumbo desconocido. Un da se dice referndum, cierre del Congreso, nueva constitucin, una marcha. Una serie de situaciones que son amenazantes (diario Per 21, 13/10/18; https://peru21.pe/lima/juan-luis-cipriani-hay-estrategia-cerrar-congreso-434210 ).

Las declaraciones de Cipriani expresan el sentir del sector ms reaccionario de la Iglesia Catlica, pero tambin de un sector de la burguesa limea, que quiere llegar a un nuevo pacto en base del modelo neoliberal o que se respete el que acordaron Vizcarra, keiko, Alan y la CONFIEP, para que el actual mandatario se haga del poder vacando a PPK. No obstante, Keiko termin presa y eso cambia la capacidad de negociacin del Fujimorismo. Hay una divisin que tiende a profundizarse con su lidereza presa.

El presidente del Congreso de la Repblica, Daniel Salaverry, pidi licencia, y acaba de plantear que, Independiente del proceso en el Congreso el propio fiscal de la Nacin debe evaluar, hacer un anlisis y una reflexin respecto a si su permanencia en el cargo le hace bien o un dao a su institucin, (diario El Comercio, 31/10/18). Y as como l, varios congresistas han pedido licencia o se esconden de las cmaras (el fin del fujimorismo es un debate ya que en Per no hay muertos polticos).

La nueva estrategia del fujimorismo: Dilogo y tocar la puerta de los cuarteles

Mientras que, por otro lado, la Comisin de Emergencia (o de Transicin), liderada por el congresista Miguel Torres (y que integran otros cuadros como rsula Letona), acaba de plantear al presidente Vizcarra un nuevo acuerdo para las reformas Ejecutivo-Congreso con el fin de mantener la unidad de la bancada.

En esta nueva recomposicin de la estrategia del fujimorismo, Keiko, nombr al congresista Carlos Tubino Arias Schreiber, como vocero de la bancada parlamentaria. Y es que Tubino no es cualquier cuadro poltico. Fue Cmdte. Gral. de Operaciones del Pacfico (2003-2004) e Inspector General del Ministerio de Defensa (2008).

Entonces, la jugada de Keiko, apunta, por un lado, a apelar al dilogo (teniendo en cuenta que Vizcarra tambin tiene sus anticuchos), y sostener hasta donde se pueda a Chavarry (alentando a la vez la apertura del juicio por Chincheros y dems denuncias que involucran al mandatario), y por otro, recomponer su correlacin de fuerzas en las FF.AA. y FF.PP. mandndoles el mensaje que ella representa al partido de los militares y policas y que con ella se aprobaron varias leyes a su favor y les dio su lugar en la jefatura de mando de la Nacin, agitando por un golpe de Estado, de no llegar a un acuerdo.

Vizcarra cambia los Altos mandos de las FF.AA.

Por eso no es casualidad que das antes al ver esta posibilidad, Vizcarra, se apresur en cambiar a todo el alto mando de las FF.AA. Es verdad, que cada cierto tiempo el presidente tiene el derecho de cambiar sus cuadros militares, pero, Por qu en este momento de crisis profunda del rgimen poltico? Es simple. Hay rumores de golpe. Y el fujimontesinismo tiene a sus cuadros infiltrados en esta columna vertebral del Estado burgus.

No obstante, es proco probable que el fujimorismo tenga suerte en su poltica hacia las FF.AA. teniendo en cuenta que estn de capa cada y divididos (sin embargo, de no crearse una nueva agrupacin poltica que capitalice, pues, el fujimorismo continuar).

Golpe de Estado: Vizcarra vs Chavarry y Alan Garca

Estas movidas en las alturas son las que generaron la respuesta poltica de Garca y el APRA planteando que detrs de la prisin de Keiko hay un golpe de Estado en ciernes.

El Fiscal de la Nacin denuncia que el fiscal Prez tiene inters poltico coordinado con el gobierno. Se ha politizado la justicia. Es un Golpe de Estado?, (La Repblica, 01/11/18).

En verdad, la vacancia de PPK, fue una especie de golpe de Estado del Congreso, pero que cont con el visto bueno de la CONFIEP y las FF.AA. (y es que simplemente no puede haber una remocin presidencial sin que la columna vertebral del Estado burgus de su punto de vista). Pero en este caso, Alan, a lo que est apuntando es a desinflar los aires bonapartistas de Vizcarra queriendo meterlo preso a l y cerrando el Congreso. A esto apunta toda la agitacin apro-fujimorista de que estamos frente a un nuevo Maduro que interviene en la Justicia, Cierra el Congreso, etc. Y tuvo efecto.

En un principio todo este show sobre el dilogo se basaba en ceder la cabeza de Chavarry (que como fiscal de la Nacin puede acelerar el proceso de denuncias contra Vizcarra as como la deslealtad de ste con Keiko-Alan y comenzar a hablar), sin embargo, Alan debe haberle dicho a Vizcarra, Keiko ya est presaquieres dialogar conmigo, Toledo, Ollanta, PPK, presos tambin?

Vizcarra llama a un pacto social

Algunos pensaban que despus de Keiko presa y Alan acompandola luego, se acababa la crisis. Pero es que en realidad para cerrar la crisis, como decimos lneas arriba, tendran que entrar Ollanta, Toledo, PPK, Lourdes Flrez, PPK, Susana Villarn, etc. Casi toda la nueva clase poltica que ha gobernado el Per los ltimos casi cuarenta aos. A esto hay que agregar que Vizcarra tambin tiene rabo de paja por el caso Chincheros, Hospital de Moquegua, etc.

Esta cuestin explicara porque el presidente, acaba de convocar, producto de la presin poltica, a "Un pacto social significa un dilogo con las fuerzas polticas () Pacto social contra la lucha contra la corrupcin y generar el desarrollo de los peruanos, y lo tenemos absolutamente claro", (La Repblica, 05/11/18).

A este nuevo pacto social, el presidente del Congreso y fujimorista, Daniel Salaverry (aliado temporal del ejecutivo), se ha sumado eufrico. Y es probable que ste en su visita a Keiko, le haya llevado el mensaje del nuevo pacto social y que ella saldr libre mucho antes de los tres aos y borrn y cuenta nueva.

Vizcarra a tratado de embellecer el nuevo pacto como social, con el Per, y ha puesto por delante unos puntos programticos gaseosos (as como surgi su gobierno), pero si al final la burguesa y sus partidos polticos, no voltean la pgina, en el tema de las prisiones preventivas, pues, no le servir de mucho.

Lo que es interesante porque, de la demanda confrontativa o la cabeza de Chavarry o no hay dilogo del gobierno acabamos de pasar a un Pacto social. Y es que claro si la justicia burguesa es consecuente, bajo el mismo criterio que meti presa a Keiko tambin tendra que meter a Alan y dems presidelincuentes implicados en el affaire Odebrecht. Por eso el posicionamiento acelerado de la necesidad de una nueva correlacin de fuerzas para conquistar el dilogo nacional.

As las cosas, estamos frente a una nueva etapa poltica donde, de no conciliar, las contradicciones del sistema se intensificarn entre Vizcarra y Chavarry-Alan Garca (y dems casta poltica), que, en un corto-mediano plazo, de no resolverse entre estos pueden generar una irrupcin independiente y revolucionarias de las masas o en su defecto puede desembocar en un golpe cvico-militar.

Pero, ser posible en pleno siglo XXI un golpe cvico-militar?

Recuerdo que connotados analistas polticos decan que, los golpes militares y las guerrillas son cosa del pasado. Sin embargo, en Honduras, fue un golpe militar (llmenle de nuevo tipo o cvico militar o lo que quieran), el que sac a Zelaya del poder con los tanques en las calles y decenas de jvenes y trabajadores asesinados. Luego sucedi en Paraguay, pero como Lugo no luch, fue un golpe incruento. Y ahora ltimamente estamos viendo a un ex militar y fascistoide como Jail Bolsonaro como nuevo presidente de Brasil (la 6ta potencia econmica por PIB nominal y la 5ta ms grande del mundo), producto del plan conspirativo que naci con la vacancia de Rouseff y la prisin de Lula (con la intervencin pblica de los militares para que la Corte Suprema lo meta en prisin), y que responde a un Plan imperialista regional de recolonizacin del continente, con el fin de desplazar las inversiones comerciales del subimperialismo chino.

As las cosas, la victoria de Bolsonaro en Brasil, es parte de un nuevo Plan conspirativo imperialista, donde los militares estn volviendo a la escena poltica (la vacancia de Dilma, la prisin de Lula, demandada por los militares pblicamente, son por derecha, parte del golpe de Estado), declarando su admiracin por Donald Trump, como lo acaba de hacer el ex militar brasileo. Y es que Bolsonaro es producto de la crisis econmica mundial y de un vaco poltico dejado por el sistema de partidos brasileos (includo el PT), que se encuentra en caos despus del affaire Odebrecht.

En el Per, asistimos a una coyuntura transitoria de reordenamiento de fuerzas, donde si, como decimos anteriormente, la burguesa y sus partidos polticos, no se ponen de acuerdo, pues, los tanques militares saldrn a tomar las calles para poner orden en nombre de la patria (ahora ms envalentonados con la victoria del neofascismo en Brasil). As tenemos que incluso se puede dar el caso que el efecto Bolsonaro influya en la clase dominante peruana para dar un salvavidas al fujimorismo (que fue la expresin anticomunista ms extrema y eficiente que tuvo en la historia del siglo XX).

Son momentos muy oscuros, polarizantes y voltiles por los que estamos pasando los trabajadores peruanos. Pero a casi 20 aos de cada la dictadura y a tres del bicentenario, los problemas del siglo XX (como la injusticia social, la pobreza, anemia, tuberculosis, analfabetismo, la corrupcin, salarios miserables, etc.), que algunos crean que podan superarse con la globalizacin, siguen presentes y con nuevos factores que expresan la miseria humana del capital (como la migracin, refugio y penuria de miles de migrantes venezolanos, la trata de personas, el sicariato, la creciente violencia contra la mujer), debido al carcter semicolonial y en descomposicin de la sociedad del capital.

El 09 de diciembre est a la vuelta de la esquina. Pero en un mes pueden pasar muchas cosas si la burguesa no se pone de acuerdo. De llevarse el referndum, ste no resolver nada. Y entre febrero y marzo seguiremos con el mismo impase y un nuevo ascenso de la lucha de clases. Entonces, se plantear el adelanto de elecciones. Y si stas tampoco resuelven el impase y la izquierda revolucionaria no se plantea como una alternativa poltica seria, pues, los militares ingresarn a hacer poltica y arrasarn con todo (Urresti o los cuadros que ha venido promocionando Acua en su estrategia presidencial de correlacin de fuerzas como Arteta, Anda, Cabrera, etc. pueden ser su carta).

Pero, as como los militares vuelven a la escena, tambin las guerrillas de nuevo tipo y las insurrecciones populares, lo harn.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter