Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Las venas abiertas de Nicaragua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-11-2018

Nicaragua
El golpe blando an no ha sido derrotado

Amaru Barahona
Rebelin


* La guerra total y global es un conceptoaccin de la geopoltica imperial originalmente formulado por Richard Nixon, en 1980, a la luz de la experiencia de la guerra de Vietnam.

Un diseo de guerra que agrede todas las dimensiones de la sociedad objeto de intervencin (todos los niveles de la vida y de la sociedad Nixon dixit); y se desenvuelve en todos los espacios globales.

La dimensin o nivel militar es slo uno de los componentes de la agresin, ni siquiera el ms importante. El objetivo de la agresin no es necesariamente una victoria militar; el objetivo es hacer inviable el proyecto del enemigo.

* Menos sofisticado que hoy en su elaboracin, este conceptoaccin se aplic en la guerra de los aos 80 contra Nicaragua. No existan en esa poca los escuadrones de ONG nativas y mercenarias, operando en las llamadas redes sociales. Pero la agresin funcion como estrategia multidimensional y global.

Humberto Ortega se jactaba, y se jacta, de que USA sali derrotado en su enfrentamiento con Nicaragua porque no pudo cumplir su objetivo de vencer militarmente al ejrcito sandinista. Humberto Ortega no se dio cuenta del tipo de guerra en que estuvo metido.

La agresin estadounidense contra Nicaragua en los 80, fue exitosa porque se propuso hacer inviable el proyecto revolucionario sandinista. Y lo logr.

* El llamado golpe suave que se impulsa, hoy, en Nicaragua, es un diseo ms sofisticado que el Conflicto de Baja Intensidad, denominacin con que se bautiz la agresin USA contra Nicaragua en los aos 80. Pero ambos diseos se derivan del conceptoaccin de guerra total y global. El golpe suave de hoy en Nicaragua, es una agresin multidimensional y espacialmente global; y su objetivo es hacer inviable el gobierno de Daniel Ortega. No importa si como dao colateral se vuelve inviable la sociedad nicaragense.

* Una verdadera hazaa. El desmontaje de ms de 2000 tranques (barricadas armadas que bloqueaban vas, controlaban ciudades, y operaban como autnticos cuarteles donde se torturaba, violaba mujeres, asesinaba, secuestraba, y desde donde se organizaban acciones de terrorismo espectacular) que paralizaron el pas y asaltaron militarmente el Estado, durante ms de 3 meses. Sin utilizar el ejrcito, slo la polica apoyada por cuerpos civiles de policas voluntarios, algo ntidamente legal conforme la Ley de Polica. Esta hazaa, constituye una derrota militar medular para los golpistas, porque los tranques eran la columna vertebral de la embestida violenta contra el Estado. (Le sali mal: con un mes de caos y destruccin tumbamos al tirano Dora Mara Tllez dixit.)

* Pero ello no significa que el golpe suave ya ha sido derrotado.

* Los golpistas lograron un objetivo estratgico: destruir la economa. Una economa que funcionaba como convivencia de antpodas. Por un lado, el implante neoliberal que hered Ortega inclume, sin cambios; gestionado adems mediante un riguroso tutelaje del FMI. Por el otro, un conjunto de medidas heterodoxas: los programas sociales para beneficio popular, costeados no por el modelo econmico, sino por la ayuda venezolana que ya prcticamente no existe.

Una reactivacin de este modelo es inviable, en cuanto el empresariado que fue su principal beneficiario, hoy est alineado con el golpe y subordinado a las orientaciones de USA. No veo posibilidades de un nuevo pacto COSEP y AMCHAM (cmaras de grandes empresarios) Ortega. Para reactivar la economa, Ortega tendra que cambiar el modelo. Desembarazarse del tutelaje FMI y de su ulica burocracia neoliberal; introducir reformas estructurales en el implante; y centrar la reactivacin en el financiamiento, asesora, capacitacin y creacin de redes para exportar de las micros, pequeas y medianas empresas. Para lo cual, es indispensable la creacin de una Banca de Desarrollo estatal, financiada con tasas a las transacciones financieras privadas.

* El golpe sigue ganando la guerra la meditica interna y externa. La respuesta del gobierno a una guerra meditica sofisticada y con recursos muy superiores, ha sido desastrosa. Las letanas de predicadora religiosa de Rosario Murillo, en vez de aumentar disminuye los partidarios y simpatizantes. En las redes, algunos militantes sandinistas de base, hacen una labor de esclarecimiento muy eficaz. Pero este esfuerzo loable es insuficiente.

Las entrevistas que Daniel Ortega ha concedido a medios internacionales, no creo que hayan servido de mucho. Ortega nunca tuvo carisma para la comunicacin meditica, y menos ahora en esta etapa de su vida. Adems, que suele presentarse mal preparado, confiando en su improvisacin que no revela mucha agilidad mental.

* Hay, s, un fenmeno que ha contrarrestado y ha hecho fracasar, en gran parte, el peso apabullante de la guerra meditica. La vivencia de los sectores populares durante los ms de tres meses de dominio de los tranques. La barbarie de los asesinatos, torturas, quemas de seres humanos vivos, quemas de cadveres en rituales necrfilos, violaciones de mujeres, secuestros de ciudadanos y de cerca de 500 transportistas centroamericanos; el ascendente de terror sobre la poblacin que los tranqueros establecieron en las zonas que llegaron a controlar; la multiplicidad de acciones de terrorismo espectacular que ejecutaron (asedios e incendios de los cuarteles de polica; incendios y destruccin de alcaldas, escuelas, centros de salud, ambulancias, centros culturales y viviendas; saqueos del Instituto de Seguro Social, centros de salud y comercios pequeos y grandes; robo y destruccin de bienes e infraestructura estatal Y otras tropelas). El desparpajo de los obispos y curas, a la luz del pueblo, apoyando a los pandilleros, lumpen proletarios, y ex contras financiados por los golpistas y colocados en la conduccin de los tranques. El uso de las iglesias como guarida de las pandillas y ex contras, escondite de armas y objetos saqueados, y centros de tortura.

Todos estos procesos objetivos, observados por sus propios ojos y sufridos en carne propia, por los estratos populares, provocaron un cambio radical en su conciencia sobre lo que estaba aconteciendo. Fueron capaces de percibir, con mayor o menor nitidez, la existencia de la conjura y su naturaleza, y develar paulatinamente los hilos de la trama siniestra. En los inicios del golpe el apoyo fue significativo, posiblemente mayoritario, o por los menos existi una mayora desconcertada que haba sido permeada en sus emociones y titubeaba. Hoy, sin dudas, la repulsa al golpe es popularmente dominante. Las concentraciones sandinistas son cada vez ms multitudinarias, en contraste con las convocatorias golpistas a la movilizacin, que son crecientemente disminuidas, aproximndose a los cuatro gatos; aunque no han cambiado su formato violento y necrfilo. Van destruyendo cualquier objeto que simbolice su antipata; insisten en levantar barricadas, infructuosamente (la polica no los deja, y la poblacin los rechaza); y, sobre todo, el dispositivo ms perverso: francotiradores que forman parte de la marcha, o siguen en vehculos la marcha, o esperan la marcha en lugares escogidos, y en determinado momento dispararan contra los manifestantes. Los medios txicos, siempre, afirman que los disparos fueron hechos por la polica o paramilitares sandinistas. Y esta es la informacin que se divulga internacionalmente.

Considerando el formato de las manifestaciones golpistas, la polica se vio obligada a establecer las siguientes normas, para autorizar una movilizacin: que los organizadores soliciten un permiso previo, sealen la trayectoria de su ruta, y asuman su responsabilidad frente a eventuales consecuencias como destruccin de bienes pblicos o privados, asesinatos, muertes, heridos y lesionados en el curso del evento, y, en general, frente a cualquier alteracin del orden pblico.

Los MRS (Movimiento Renovador Sandinista), el ncleo propulsor, internamente, del operativo golpista, se niega a acatar las normas dispuestas por la polica.

* Los rganos de inteligencia USA pudieron instrumentar el golpe blando en curso porque coordinaron, desde hace varios aos, el diseo, financiamiento y abastecimiento tcnico con un cuerpo poltico nativo y mercenario que representa la voluntad imperial operando al interior de la sociedad nicaragense. Este cuerpo poltico es el bloque que originalmente se denomin como FAD MRS (movimiento renovador sandinista), compuesto por minsculas expresiones de ultraderecha (la FAD), en alianza con el MRS (movimiento renovador sandinista). Es indudable, que en esta alianza el peso operativo determinante, como contraparte, lo tiene el MRS. Una entidad poltica integrada por ex sandinistas a quienes, en la lucha de los aos 90 por el control del aparato del partido FSLN, Daniel Ortega desplaz del poder. La base social del MRS est formada por una cadena de ONG formalmente dedicadas a actividades que defienden la democracia, los derechos humanos, el feminismo, la conservacin ecolgica (dentro estn las ONG que se oponen al proyecto de canal Nicaragua China), el desarrollo democrtico, la tica pblica; y varios medios que se promueven como defensores de la libertad de expresin. Todas estas ONG y medios se financian por la va que la dominacin imperial (especialmente, en el caso nica, USA y la Unin Europea) denomina con el eufemismo de cooperacin para el desarrollo. Y estn subordinadas a las orientaciones ideolgicas y prcticas sociales que determinan los intereses geopolticos de sus fuentes financieras. Una gran parte de la mnima clase media urbana nica vive de estos financiamientos que han sido millonarios, desde antes que Ortega asumiera el poder en el 2007. Fuentes especficas han sido, la red NED (National Endowment for Democracy), USAID, los institutos para la democracia fundados los dos partidos del Establishment, el Demcrata y el Republicano, la fundacin de Soros, la cooperacin de la Unin Europea y de buena parte de los gobiernos europeos que siguen, como furgn de cola, las directrices de poltica exterior de USA. Adems, hay que agregar las partidas especficas que son directamente aprobadas y asignadas por el congreso estadounidense.

Algunos ejemplos como muestra: la NED reconoce oficialmente que slo desde 2014 hasta hoy, ha donado ms de 4 millones 100 mil dlares para fortalecer las actividades de la cadena de ONG cuyos miembros militan o simpatizan con el MRS, o que son sus aliados en el bloque poltico FAD MRS. En 2018, la USAID asign un presupuesto superior a $ 5.2 millones de dlares destinado financiar de las ONG y medios que sustentan y giran alrededor del eje FAD MRS. Carlos Fernando Chamorro, vinculado al MRS, es dueo del grupo meditico CINCO que publica Confidencial y Esta Semana. A Chamorro se le asign antes de las elecciones en Nicaragua, abril de 2017, con el apoyo de la Fundacin Arias, el diseo de la guerra meditica contra el gobierno de Ortega, con una partida especial del congreso USA, por 4 millones de dlares, gestionada por el tro de ultra derecha de origen cubano: Ros Lehtinen, Marco Rubio y Ted Cruz.

* A partir del 18 de abril, una vez puesto en prctica el diseo del golpe, propulsado por el binomio inteligencia USA bloque mercenario nativo MRS-FAD, se plegaron inmediata y muy activamente fuerzas importantes: las organizaciones de los grandes empresarios y la cpula de la Iglesia catlica, cohesionada por el ultraderechista obispo Silvio Bez, quien desde hace varios aos viene colaborando con el sector que prepar el golpe. Adems, se aadi como parte muy activa, con gran afn de figuracin, un grupo de estudiantes egresados de los cursos de liderazgo impartidos por las ONG financiadas por la NED. Estos mismos estudiantes, junto con miembros de las ONG MRS, conformaron el grueso de los protestantes en las primeras manifestaciones. Este conjunto de factores constituy la alianza golpista que se denomin como Alianza Cvica. (ltimamente, le dio por cambiarse el nombre, pero en esencia es la misma mona).

De aqu, de esta alianza, sali el financiamiento, las armas, el trazo organizativo, el abastecimiento tcnico, la alimentacin y el contrato de quienes se colocaron en la gestin de los tranques: pandilleros, lumpen proletarios, algunos mareros centroamericanos, ex contras y algunos ex militares. De aqu salan tambin las ordenes. La expansin y sostn de los tranques en todo el territorio nacional, constituy el puntal de la estrategia golpista para el asalto y control militar del Estado. Fue un diseo concebido por el MRS en coordinacin con la inteligencia gringa. Fracasaron. Aunque insisten en repetirlo.

* La decisin de sectores de la clase dirigente USA, de imponer en Nicaragua un gobierno cliente, sumiso a sus directrices de poltica exterior, sigue su curso. No se detiene.

Cuando estas decisiones penetran en los rganos que conforman el Consejo de Seguridad Nacional, adquieren una dinmica inercial y es casi imposible revertirlas, aunque fracasen.

Inmediatamente despus del exitoso desmontaje de tranques por la polica, la USAID anunci una ayuda de emergencia de $ 1(un) milln, 500 mil dlares para las ONG mercenarias que sostienen al MRS. Ese dinero ya fue transferido.

Por otra parte, para el presupuesto de 2019, el troglodita senador Marco Rubio logr que el congreso estadounidense asegurara $ 5 millones de dlares para la promocin de la democracia y el apoyo a la sociedad civil en Nicaragua. Este dinero, tambin va dirigido para fortalecer las actividades de la contraparte mercenaria que tiene USA en el pas, los MRS FAD, y sus aliados golpistas de la Alianza Cvica.

Est tambin, promovido y observado con gran expectacin por los factores golpistas, el curso de las leyes Nica Act (que vetara los crditos aprobados por las IFIS para Nicaragua), de sanciones para funcionarios, y de amenazas para ampliar el marco de sanciones. Adems, se gestionan e impulsan esfuerzos para legitimar una intervencin de USA en Nicaragua mediante diversas vas: la OEA, la ONU, la Unin Europea, o bloques de pases latinoamericanos.

* La polica investiga, captura y remite a juicios a los operadores directos, responsables de los crmenes cometidos en y desde los tranques. Pero quienes emitieron las rdenes. Quienes les pagaron, abastecieron de armas, alimentos, ropa, suministro tcnico. Quienes siguen dirigiendo la guerra meditica como agentes mercenarios. Quienes reciben el dinero de las agencias de los titiriteros. Quienes viajaron a USA a pedir la Nica Act, las represalias econmicas, y estn solicitando la intervencin. Todos ellos, en su mayora, estn inclumes. Protegidos por USA y sus organismos internacionales, el gobierno no se atreve a enjuiciarlos, y en algunos casos, ni siquiera a mencionarlos. Quienes dirigen el golpe, se mueven con bastante holgura.

* La relacin de fuerzas interna es frgil. Internacionalmente, USA ubic a Nicaragua en el espacio de la trada de Estados malditos: Cuba, Venezuela y Nicaragua. Y promueve la hostilidad en su contra de los Estados clientes imperiales a nivel mundial, y especialmente en Amrica Latina.

Para resistir y salir airoso de la coyuntura, el FSLN tiene ante s una tarea histrica: restituir al partido su naturaleza de cuerpo vivo ideolgico programtico, con sus rganos e instancias funcionando democrticamente. Dejar de ser el aparato clientelar, caudillesco y electorero en que lo convirtieron la pareja Ortega Murillo. Una tarea que no es viable esperar que provenga de la cpula. Tiene que ser una tarea que se asuma conscientemente y se impulse desde las bases. Desde abajo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter