Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Egipto
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-11-2018

Desde la prisin
No es el mircoles azul?

Abdel Rahman Al Gendy
Mada Masr

Traduccin del rabe de Laura Galian Hernndez, investigadora posdoctoral en la Universidad de Granada.


No es el mircoles azul?

Ayman me mir perplejo como si me hubiera vuelto loco.

Es decir, tu nombre, Ayman, por ejemplo no es como rojizo?

Se te ha ido la cabeza? Me respondi riendo creyendo que estaba bromeando.


Sent que me llenaba de entusiasmo y empec a contarle acerca del fenmeno del que haba estado leyendo en un libro sobre los secretos del cerebro llamado Incognito. El fenmeno se conoce como sinestesia y los que la tienen ven en colores algunos estmulos cerebrales como nmeros, nombres, das de la semana o palabras, olores y sonidos en general. Mi sorpresa creca mientras lea la descripcin detallada de cmo me senta desde que era pequeo, ya que nunca haba notado que fuera algo extrao o diferente.

Como nio, y como todos a mi edad, siempre buscaba mis poderes de superhroe. Prob a volar, a mover las cosas con la fuerza de mi mente y ahora, finalmente, sent que encontr mi vocacin: la sinestesia mi poder de superhroe!

Vuelvo a pensar en este recuerdo mientras mi cara est apoyada en la ventana de hierro del coche de polica en el que me mont. Estaba solo. Un recuerdo de hace cuatro aos, con Ayman, a quien no vea desde haca dos.

Recuper este recuerdo en el tumulto de las sensaciones de mi cabeza en ese momento. Me di cuenta de una nueva dimensin de mis poderes de superhroe: los sentimientos.

La injusticia es marrn como el barro hmedo. La represin es roja como el xido. La ira es azul oscuro como una mancha de tinta.

Volva del hospital Leman Tora despus de la extraccin de un tumor extrao en mi dedo. En el camino pas por la habitacin de los detenidos del hospital y pregunt por Ammad. Despus de describirlo me dijeron que lo conocan y me informaron de que haba fallecido. La mancha de tinta explot de nuevo detrs de mis ojos. Trat de alejar el recuerdo. La ira salpica el alma igual que la mancha de tinta salpica el papel.

Dirig mi mirada a una calle por la que no pasaba desde haca dos aos. Las cosas ms triviales me provocaron grandes tumultos en mi interior. Un hombre camina. Otro habla por telfono. Un joven alrededor de un refrigerador de refrescos. Dos chicas regresan de algn lugar, o quizs vayan. No lo s. Los gatos comen de un cubo de basura lleno de otros gatos. Los coches circulan con exceso de velocidad. Algunas marcas las conozco y otras los veo por primera vez.

Cosas triviales, dolorosas, nunca imagin que un da las echara tanto de menos. Estoy lleno de nostalgia pintada de color rojo xido. Volver alguna vez para ver todas esas cosas como ellos las ven? O las redes de hierro permanecern frente a mis ojos donde quiera que vaya hasta que muera?

Hay esperanza de fusionarse en la vida, olvidar y borrar? O continuar esta sensacin de alienacin siendo el amigo ms fiel mientras sostiene su brazo en mi brazo con juramento de que nunca me dejar?

Extend mi mano sin prestar atencin para que uno de ellos eliminara las restricciones que rodeaban mi cuerpo. Camin ahogando mis pensamientos mientras entraba en la crcel. Algunas personas me miraron con lstima y compasin. Sus miradas me recordaron a la mirada del doctor hace unas horas durante la operacin. Odio las miradas de lstima. Prefiero que la gente me mire con odio. Cuando me miran con odio puedo despreciarles. Cuando me miran con lstima me desprecio a mi mismo.

Nunca pens que mi vida acabara siendo un objeto de compasin.

Me acost de espaldas en la celda. Mir al techo. Se me pas por la cabeza una estrofa de una cancin infantil que me gustaba:

No importa, la herida se curar. La oscuridad de la noche no durar.

La herida puede curar, pens, pero las llagas no desaparecern.

Cundo cerr mis ojos mis prpados estaban del color del barro hmedo.


Abdel Rahman al Gendy, estudiante egipcio, fue detenido con 22 aos en un coche en la Plaza Ramses junto a su padre en octubre de 2013, meses despus de la deposicin del presidente Mohammad Morsi.

Ambos fueron acusados, junto a otras 60 personas, de asesinato e intento de asesinato, destruccin de la propiedad privada, posesin de armas y de perturbar la paz general. Fueron sentenciados por el Tribunal Penal de El Cairo el 30 de septiembre de 2014 a 15 aos de crcel, 5 aos de seguimiento y 20.000 libras egipcias de multa. En marzo de 2016 el Tribunal de Apelacin rechaz su ltima peticin.

Al Gendi recibi una beca para estudiar ingeniera en la Universidad Alemana de El Cairo. Sin embargo, no tena ni 18 aos cundo fue arrestado. Como resultado de su encarcelamiento perdi su plaza en la universidad. Actualmente est matriculado en la Universidad de Ain Shams donde cursa sus estudios desde la prisin de Tora.

Las universidades pblicas permiten a los detenidos realizar sus estudios desde prisin. Este procedimiento es sencillo para los estudiantes de humanidades, sin embargo, con el considerable aumento del nmero de estudiantes de ingeniera encarcelados en la ltima poca, generalmente con altas medias acadmicas, se gradan sin la experiencia tcnica necesaria.


Fuente: https://madamasr.com/ar/2018/10/10/opinion/u/ من - السجن - أليس - الأربعاء - أزرق ؟/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter