Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-11-2018

Trump o el arte de caer de pie

Rodolfo Bueno
Rebelin


El suspenso finalmente termin, las elecciones otoales de EEUU despejaron la incgnita. Los republicanos ampliaron su mayora en el Senado, pero los demcratas ganaron la Cmara de Representantes, lo que ha vuelto improbable la destitucin presidencial, pues cualquier intento demcrata para un impeachment en contra de Trump fracasara al ser bloqueado por el Senado, dominado por los republicanos. En este sentido, la victoria de Trump es cudruple: consolid su liderazgo dentro del partido republicano, situ en el Congreso a partidarios suyos, controla el Senado y tiene garantizada su candidatura para la reeleccin presidencial. Que sea o no reelecto depende de lo que haga en los prximos dos aos. Si contina como hasta ahora, cosechando triunfos macro econmicos, el mundo ser testigo de su doble mandato.

Esto no implica que la lucha contra Trump vaya a menguar, al contrario va a arreciar y se va a volver ms virulenta. Trump tiene a favor que a sus oponentes los motiva el odio y no aprendieron nada de su pasada derrota en las elecciones presidenciales. Trump sigue la lgica del empresario que conoce lo que quieren sus votantes y sabe llegar a esa canasta de deplorables, racistas, xenofbicos, sexistas, islamofbicos e irredimibles que no son Amrica, segn define la Sra. Clinton a los partidarios de Trump. Sus enemigos lo presentan como un nuevo Hitler y sostienen que la manera ms simple de corregir la catstrofe Trump es el asesinato en la Casa Blanca. Se olvidan que Trump est apoyado por los sectores ms retrgrados, intolerantes, racistas y, adems, bien armados de esa sociedad, por lo que si llegaran a eliminarlo, es factible que suceda todo lo malo que pudiera suceder.

Se salva de ese pandemnium Bernie Sanders, que ha ganado meritoriamente su puesto en el senado como candidato independiente. Alrededor de su figura se aglutina lo mejor de la sociedad estadounidense, su juventud, que conformar un movimiento aguerrido. Su respuesta sobre si se considera parte del sistema capitalista es tajante: Si me considero parte del proceso del capitalismo de casino por el cual tan pocos tienen tanto y la inmensa mayora tiene tan poco, con el cual la avaricia y el descuido de Wall Street destruyen esta economa? No, no lo soy.

Estas palabras son ms que suficientes para atraer a los que buscan evitar que por las calles de EEUU, el pas ms rico del mundo, deambulen millones de indigentes; a la mayora de los estadounidenses que no puedan enfrentar gastos de emergencia de slo unos $ 500, en un pas donde pululan los multimillonarios; a los que padecen por un sistema de salud privada que, pese a ser el ms caro del mundo, es inferior al de cualquier pas desarrollado; a los que sufren por un sistema judicial en el que los acusados se declaran culpables a cambio de una sentencia menor, por no poder costearse a un abogado; a los que entienden que EEUU tiene un sistema electoral poco democrtico, que da lugar a todo tipo de chanchullos; a los que estn en contra de que la polica asesine por cualquier nimiedad al transgresor afroamericano. Algo no cuaja en esa sociedad, que pretende ser ejemplar.

En EEUU, los grupos de odio se incrementan sin cesar y las personas de color temen la presencia policial incluso cuando se trata de detenciones por infracciones de trnsito, temor que se sustenta en las estadsticas de que cada da ms de un negro es asesinado extrajudicialmente, sin que importe que d aviso de no portar armas, no corra y presente sin chistar los documentos requeridos. Si a todo esto se aade que las crceles estn repletas de negros y latinos, en muchas ocasiones inocentes, se hace vlida la pregunta adnde marcha ese pas?

En el plano internacional, lo alarmante es que todo mandatario de EEUU saca las garras y comete cualquier barbaridad a nombre de la libertad; en este sentido, Trump no es la excepcin. Por eso, el resto del mundo estar en capilla, pues ambos partidos competirn por demostrar cual los representa mejor, o sea, peor. As, los demcratas seguirn con la cantaleta de que Trump es agente ruso y propondrn ms sanciones contra Rusia; y Trump, para negar esta acusacin, las impondr ms rigurosas, algo similar pasar en la guerra econmica contra China.

Las sanciones impuestas por EEUU contra Rusia tienen un efecto contraproducente: encarecen el precio del petrleo y disminuyen el valor del rublo, una combinacin doblemente positiva para la economa rusa; adems, se trata de un pas que para derrotar a sus contrincantes saca fuerzas de la adversidad. Napolen crey ganar la Batalla de Borodin, entr a Mosc, se sent en el Kremlin para esperar la rendicin de los rusos, despus debi salir con el rabo entre las piernas y regresar derrotado a Pars, luego de abandonar a sus tropas en Rusia. Algo parecido le pas a Hitler. Lo real es que EEUU no puede acorralar a Rusia ni la puede derrotar militarmente. Si con Rusia no puede, menos todava podr con la milenaria China, que va y vuelve antes de que sus rivales arranquen, y menos an podr competir con xito contra una alianza entre China y Rusia. Tampoco le va a funcionar la poltica de sanciones contra Irn, pues es casi imposible que Europa les acompae en esta loca aventura.

Cuba, Venezuela y Nicaragua sern los que lleven la peor parte, van a presentarlos como los enemigos de EEUU, como un peligro para la estabilidad poltica de Amrica Latina, acusacin que sern apoyada por los regmenes tteres de la regin. Por eso sern cada vez ms estrictas las sanciones en contra de estos pases y ser ms riguroso el intento de aislar a esta troika de Tirana y tringulo de terror... gnesis de una srdida cuna del comunismo en el hemisferio occidental, como los define John Bolton, asesor de seguridad nacional del Presidente Trump.

Al mismo tiempo que EEUU se pelea contra el resto del mundo, deja intactas sus dificultades reales, los pobres se multiplican como pulgas en un perro callejero y el sueo americano se reduce a la nada. Ni Trump ni los anteriores gobernantes han tocado los problemas de fondo sino que para disimular y ocultar sus lacras sociales hablan de lo que pasa fuera de EEUU. El mismo Trump y sus enemigos son tan ciegos que ni siquiera proponen cambios para que nada cambie. Lo nico que hacen es subir sin parar los gastos militares y la deuda pblica, que se aproxima a los 22 billones de dlares. Bernie Sanders advierte: Espero que cada estadounidense preste atencin a lo que dicen que van a contrarrestar este gran dficit con recortes a la Seguridad Social y a los programas Medicare y Medicaid.

Trump, con su retrica belicosa, pretende ocultar los conflictos que vive la sociedad de EEUU. Cmo va a enfrentar el desempleo, el inmenso desnivel en los ingresos, la inseguridad social, la pobreza, el abandono a la vejez?, problemas que agobian a ese pas aunque l mismo y los medios de informacin masivo los oculten.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter